El canibalismo en las focas: ¿Por qué sucede?

22 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Hace unos años, unos investigadores consiguieron documentar por completo un acto de canibalismo en una especie de foca.

Aunque el canibalismo no es una práctica muy bien vista desde nuestra perspectiva, en el mundo animal es común en ciertas especies, como los tiburones toro, las focas grises y los perritos de las praderas, así como también en algunos sapos, arañas y serpientes. No obstante, a continuación nos centraremos exclusivamente en explicar el canibalismo en focas grises.

Las focas grises son animales que, a primera vista, a los aficionados despierta mucha ternura. Sin embargo, no todo en su comportamiento es tan tierno y adorable como parece.

¿Por qué ocurre el canibalismo en el mundo animal?

El canibalismo y el infanticidio ocurre en varias especies de mamíferos marinos y terrestres, existen varias hipótesis que intentan explicar su razón:

  • Ventaja reproductiva. El infanticidio en algunas especies aumenta las probabilidades del macho para reproducirse, esto ocurre por ejemplo en los grandes carnívoros, como los felinos, cánidos, hienas, serpientes, mustélidos, hienas y osos. Pero no solo los machos cometen infanticidio, también se ha detectado casos ataques de hembras dirigidos a crías con las que no están emparentadas. Parece que los individuos infanticidas prefieren matar a las crías del sexo con más probabilidades de convertirse en futuros rivales.
  • Adquisición de alimentos. Cuando los recursos son limitados o la densidad poblacional es muy alta. En un grupo familiar existe una relación inversamente proporcional entre densidad de la descendencia y su supervivencia. Comer o abandonar a las crías puede ser una adaptación para mejorar la supervivencia general de la descendencia al reducir su densidad.
  • Alterar la dinámica social dentro de un grupo en especies sociales.

Existen muchos ejemplos de especies animales que practican el canibalismo por alguna de estas razones. Por ejemplo, las hembras de los perritos de las praderas acaban con las crías de otras para que las suyas tengan más posibilidades de sobrevivir. O los renacuajos de los sapos de caña que se alimentan de los huevos de su propia especie.

Perrito de la pradera: reproducción

El caso de la foca gris

Hace unos pocos años, unos investigadores de la Universidad de Medicina Veterinaria de Hannover, en Alemania, presenciaron un ataque caníbal de un macho de foca gris de unos cinco años a un ejemplar juvenil de su propia especie.

El macho atacante hirió mortalmente al macho más joven y después empezó a alimentarse de su piel y grasa. Más tarde, los investigadores recogieron el cadáver de la foca gris y examinaron minuciosamente las heridas y desgarros para reconstruir y documentar el ataque al completo.

Es la primera vez en la historia que se documenta de esta forma el ataque caníbal de la foca gris. Esto permitió al equipo restablecer el patrón distintivo que provocan las focas cuando se canibalizan las unas a las otras. Muchas muertes de esta especie con estos patrones de heridas se habían atribuido anteriormente a ataques de tiburón o al choque con las hélices de los barcos.

Foca gris: características

¿Canibalismo para tener más energía?

La explicación que el investigador principal, Van Neer, aporta en este caso de canibalismo en focas es el alto aporte energético que gana el macho caníbal alimentándose de una fuente tan rica calorías como es la piel y grasa de foca, pese al riesgo que tiene este comportamiento.

Se desconoce si la motivación principal es la adquisición de energía u otra razón, como la agresión en sí. De todas formas, no parece haber razones sociales o de reproducción en este caso concreto, dado el momento del año en el que ocurrió, fuera de la temporada reproductiva y en época de recursos suficientes.

Como ya comentábamos anteriormente, existen especies que practican el canibalismo ante un gran gasto de energía, como el canibalismo sexual de las arañas y las mantis religiosas que se alimentan del macho antes de engendrar sus crías. Ante esta situación también se ha documentado cómo algunos machos de estas especies ofrecen un «regalo nupcial» a su pareja, reproducirse y seguidamente escapar.

A pesar de que nos pueda parecer una práctica con connotaciones negativas, debemos tener presente que en el reino animal las reglas del juego son muy distintas a las que tenemos los seres humanos en sociedad. Allí fuera, la supervivencia del más apto prima en muchos ámbitos, a cada instante.

  • National Geographic. Canibalismo animal: cinco ejemplos.
  • National Geographic. El canibalismo es más habitual de lo que se creía en las focas grises, 2019.
  • Balme, G. A., & Hunter, L. T. B. (2013). Why leopards commit infanticide. Animal Behaviour, 86(4), 791–799.
  • Van Neer, A., Gross, S., Kesselring, T., Wohlsein, P., Leitzen, E., & Siebert, U. (2019). Behavioural and pathological insights into a case of active cannibalism by a grey seal (Halichoerus grypus) on Helgoland, Germany. Journal of Sea Research, 148-149, 12–16.
  • Davenport Mackenzie E., Bonsall Michael B., Klug Hope. Unconventional Care: Offspring Abandonment and Filial Cannibalism Can Function as Forms of Parental Care. Frontiers in Ecology and Evolution, 2019.