El caimán negro: información y características

28 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Paloma de los Milagros
A pesar de su aparente fiereza, este reptil se caracteriza por su paciencia y nocturnidad a la hora de cazar

El caimán negro, denominado científicamente como Melanosuchus niger, pertenece a la familia de los aligatóridos, propios del continente americano. Concretamente, esta especie es la que presenta mayor tamaño, y es que puede alcanzar los seis metros de longitud.

A nivel morfológico, el caimán negro cuenta con cuatro o cinco hileras de placas óseas cervicales junto con un par de hileras de escamas dorsales muy pronunciadas y tres crestas, una doble y una sencilla, en la parte caudal. Su tonalidad es mayoritariamente negra a excepción de una región ventral crema y su cabeza amarillenta. Además, presenta bandas de un color más claro en los flancos.

Reproducción, alimentación y conducta del caimán negro

Durante la estación seca, período que comprende desde septiembre hasta diciembre, la hembra se dedica a construir su nido en una especie de montículo. En él deposita los huevos que incuba dos o tres meses dependiendo de la temperatura, aunque algunos estudios relacionan la eclosión con la llegada de las lluvias.

Caimán negro: comportamiento

Por lo general, las nidadas presentan 50 o 60 huevos, de los cuales la mitad muere durante las primeras semanas. Las crías que consiguen sobrevivir tienden a permanecer juntas, a pesar de que procedan de nidadas diferentes, para ser protegidas por su progenitora. Por su parte, los machos carecen de un papel activo en la reproducción, más allá de la fase de cópula.

La alimentación del caimán negro coincide con la llevada a cabo por el caimán común debido a que ambos comparten el mismo tipo de hábitat. Así, peces como las pirañas o el denominado pez gato, junto con moluscos y pequeños vertebrados terrestres o acuáticos, constituyen las principales fuentes energéticas de los reptiles adultos. En el caso de los juveniles, los insectos y crustáceos son el principal recurso alimenticio.

Este animal se define por sus hábitos nocturnos y su paciencia a la hora de cazar, tanto ambientes terrestres como acuáticos. Para comerse sus presas, normalmente las ahogan y, una vez que fallecen, las despedazan. A pesar de su aparente fiereza, no se encuentran entre los reptiles más agresivos y el número de ataques a humanos es reducido.

La marcada estacionalidad tropical influye en el comportamiento de estos animales. Durante los meses de mayo a julio, con inundaciones, tienden a estar más distribuidos con respecto a sus semejantes. Sin embargo, a lo largo de la estación seca  permanecen agrupados en las reservas acuáticas, ya sean ríos o lagos, lo que les garantiza una fuente de agua permanente.

Caimán negro: hábitat

El caimán negro se caracteriza por emitir unos sonidos retumbantes para la comunicación con sus congéneres. No obstante, el número de vocalizaciones es menor que el producido por otro tipo de reptiles.

Hábitat y estado de conservación

Esta especie se distribuye a lo largo de la Amazonía de Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y Brasil, normalmente a una altitud que no supera los 250 metros. En general, ocupan cursos de aguas tranquilos y permanentes; evitan aguas salobres.

A pesar de que hace unos años el número de caimanes negros era abundante, el auge de la caza furtiva a partir de mediados del siglo XX ha acabado con un gran número individuos. La demanda del cuero negro es su principal amenaza; no obstante, la deforestación y la devastación de pantanos está acabando con gran parte de la población mundial.

Actualmente, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) la considera como especie de preocupación menor en cuanto al riesgo de su estado de conservación. Alcanzar un nivel más crítico depende directamente de la acción antrópica, de ahí la importante misión que deben llevar a cabo las autoridades sudamericanas en particular, e internacionales en general, en el control de actividades ilegales.

  • Morales-Betancourt, M. y Trujillo, F. (2000). Humboldt.org. Caimán negro. Recuperado de http://reporte.humboldt.org.co/biodiversidad/assets/docs/2016/2/201/libro-rojo-de-reptiles/44-Melanosuchus%20niger.pdf
  • Quirola, D; Rodríguez Guerra, A. (2018). Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Melanosuchus niger. Recuperado de https://bioweb.bio/faunaweb/reptiliaweb/FichaEspecie/Melanosuchus%20niger#home
  • Sydlowski, R. (2010). Animal Diversity Web. Melanosuchus niger. Recuperado de https://animaldiversity.org/accounts/Melanosuchus_niger/