Dime tu trato a los animales y te diré qué tipo de persona eres

Virginia Duque Mirón · 6 octubre, 2015

Si alguna vez has conocido a personas que dedican su vida a cuidar y proteger a los animales, sin duda te has sentido atraído por su dulce personalidad. Muy diferente en cambio de aquellos que los maltratan, quienes son maleducados, desagradables y personas con las que no es agradable estar. Todo parece indicar que el trato a los animales nos hace tener una u otra personalidad.

¿ A qué se debe esto? ¿De veras influye nuestro trato a los animales en nuestra personalidad? Si es así, ¿de qué maneras? Veamos cómo son las diferentes personalidades según el trato a los animales que le dan.

El buen trato a los animales nos hace mejores

abrazo persona perro

Seguro que muchas veces hemos oído decir que los animales son mejores que las personas. La verdad es que los animales tienen la capacidad de detectar sentimientos y desarrollar cualidades que muchos humanos no son capaces. Estos son algunos de ellos, que hacen que el buen trato a los animales nos haga mejores personas.

  • Empatía. Esta palabra se traduce literalmente “meterse en los zapatos del otro” o “sentir tu dolor en mi corazón”. Además, esta cualidad siempre va acompañada de un sentimiento de compasión que impulsa a hacer algo por remediar la situación. Los animales tienen esta capacidad. Ellos pueden detectar cuando estás triste, estresado, enfadado o deprimido y desean y se esfuerzan por hacer algo para hacerte sentir mejor.

Estar con los animales y darles un buen trato nos puede contagiar de esta bella cualidad que podemos poner en práctica, no solo con ellos sino también con las demás personas. ¿No sería el mundo un lugar mejor si todos fuéramos empáticos como nuestros amigos los animales?

  • Aprendemos a compartir. Dar un buen trato a los animales nos hace ser cariñosos y bondadosos con ellos, además de estar felices y dispuestos a compartir nuestro hogar con ellos. No nos referimos solo a nuestro hogar físico, es decir, nuestra casa, sino también nuestro hogar La Tierra. El estar dispuestos a compartir con los animales, nos hace tener mucha más facilidad para compartir con otras personas.

El mal trato a los animales, ¿en qué nos convierte?

Tanto el mal trato a los animales, como el maltrato, ambos son crueles. Se ha demostrado científica y psiquiátricamente que las personas que dan un mal trato a los animales o que incluso llegan a maltratarlos, tienen problemas mentales y mayor facilidad de agredir a otras personas. Esto no es excusa para hacer daño a un animal.

Las personas que tienen un cruel trato a los animales, son personas déspotas, arrogantes, egoístas y violentas. Esta agresividad en el trato a los animales, va intímamente relacionada con la violencia familiar. Piénsalo bien antes de querer formar una familia con alguien que maltrata a los animales.

Si sabes de alguien que esté dando un mal trato a los animales o agrediéndolos, por favor, denúncialo. No lo ocultes, debemos frenar todo este tipo de conductas para que el mundo esté lleno de mejores personas.

Cómo amar a los animales

curiosidades de los conejos

Los animales domésticos, es decir, nuestras mascotas, son dependientes de nosotros. Por eso, debes darle todo lo que necesitan de ti. Alimento, higiene y amor. Este debe ser un gesto altruista, no debemos dar un buen trato a los animales para ser mejores personas, sino hacerlo porque ya somos buenas personas.

Estamos seguros que si eres asiduo/a a nuestro blog es porque amas a los animales, y te felicitamos por ello. El amor es una cualidad que no tiene límites, por lo que puede crecer durante toda la eternidad. Sigue aprendiendo cómo mostrar amor y dar un buen trato a los animales y ser mejor persona cada día. Convivir no es fácil, pero, ¿cuánto nos dificultan la vida los animales? ¿No somos más bien los humanos quienes se la estamos dificultando?

                                                               Hay más felicidad en dar que en recibir

                                   -La Biblia-

No seas partícipe de campañas de caza, espectáculos con animales, ni compres nada que esté hecho con alguna parte del animal por la que este haya tenido que sufrir al quitársela. Dales lo que necesitan y comparte con ellos lo que tienes. Hazlos felices y serás feliz.