Diferencias entre culebras y víboras

Eugenio 23 mayo, 2018
Estas se presentan fundamentalmente en la cabeza de las especies: en las escamas y en la forma tanto de la testa como de los ojos

En países europeos como España las serpientes entrañan escasos peligros. Aún así, se siguen matando en muchas ocasiones por mera ignorancia. Por ello, conviene saber las diferencias entre culebras y víboras, que son los principales tipos de serpientes que hay en Europa.

¿Qué serpientes hay en España?

En la península ibérica podemos encontrar unas 13 especies de serpientes: la mayoría están entre los diversos tipos de culebras en España, que no entrañan ningún peligro, mientras que hay tres especies de víboras que sí son serpientes venenosas.

Estas tres especies son la víbora cantábrica, la hocicuda y la del Pirineo. Aunque son venenosas, no se consideran especies peligrosas: las serpientes nos temen más que nosotros a ellas y tienden a huir; solo nos morderán en accidentes, como si las pisamos por error.

¿Son peligrosas las víboras?

También hay dos culebras venenosas, pero difícilmente pueden inocularnos grandes cantidades de veneno, salvo que las manipulemos. Además, su veneno no es especialmente tóxico y los colmillos que lo inoculan se encuentran en la parte trasera de la boca.

Por ello, la razón de que nos interesen las diferencias entre culebras y víboras es que la inmensa mayoría de mordeduras venenosas son de víboras: solamente 130 al año en España, y únicamente el 1% de estos casos termina en mortalidad.

En general, los casos de muertes se atribuyen a tardanza en el tratamiento, generalmente por producirse la mordedura en zonas de difícil acceso. También, la mordedura de personas con la salud comprometida, o de niños y ancianos, puede resultar en tragedia, a pesar de que en principio las serpientes ibéricas no debieran ser mortales para un humano.

Por ello, hay que decir que no nos debe preocupar que una serpiente nos mate en España; sin embargo, conviene que si vamos al campo de forma asidua conozcamos las diferencias entre culebras y víboras: resulta didáctico, y además puede ayudarnos si tenemos un accidente con estos animales.

Víboras cornudas

Diferencias entre culebras y víboras: fíjate en la cabeza

Saber las diferencias entre culebras y víboras es sencillo en la teoría; el problema suele ser que no solemos observar a estos animales en las mejores condiciones de visibilidad, por lo que conviene prestar especial atención.

Una de las principales diferencias entre culebras y víboras son los ojos: las víboras tienen ojos rasgados, con la pupila alargada en vertical. La pupila de las serpientes recuerda por tanto a la de los felinos, mientras que las culebras poseen unos ojos grandes de pupila redonda, que le dan un aspecto más afable y recuerdan a los del ser humano.

Debemos recordar, sin embargo, que las pupilas son una parte del ojo que se adapta a la luz, por lo que en situaciones de poca luz hasta la pupila de una víbora puede parecer redonda.

Las escamas de la cabeza son otras de las diferencias entre culebras y víboras: las culebras tienen escamas de diferentes tamaños en la cabeza, y algunas de ellas son muy grandes. Sin embargo, las escamas de la cabeza de las víboras son pequeñas, y de tamaño similar al resto del cuerpo.

Otra de las clásicas diferencias entre culebras y víboras es la forma de la cabeza, si bien esta última diferencia puede llevar a error: mientras que las víboras suelen tener una cabeza triangular, las culebras tienen la cabeza más ovalada.

Culebra viperina

La culebra viperina, la culebra que se cree víbora

Sin embargo, existen culebras como la culebra viperina que basan su defensa en parecer una víbora e incluso comportarse como tal, por lo que la forma de la cabeza no siempre es una forma fiable de diferenciarlas.

Por otro lado, aunque algo más difícil de evaluar, las culebras suelen ser esbeltas y con cola larga y delgada, mientras que las víboras son ofidios más gruesos, con cola corta y cónica. Los diseños en zig-zag también son bastante típicos de las víboras, aunque de nuevo la culebra viperina ha decidido adoptar este aspecto para asustar a sus enemigos.

Toda esta información te puede ayudar en caso de un accidente con una serpiente, pero sobre todo recuerda mantener la calma y que las serpientes ibéricas no son peligrosas ni merecen nuestros ataques.

Te puede gustar