¿Desde cuándo hay ginetas en España?

Eugenio Fernández · 11 agosto, 2018
Se especula que los fenicios pudieran haber traído a esta especie antes de la llegada de los árabes allá por el siglo VIII dados los últimos descubrimientos arqueológicos

Ver ginetas en España no es algo extraño, pues hablamos de un carnívoro abundante en la península ibérica, que en Europa también podemos encontrar en Francia y en las islas Baleares.

Sin embargo, este animal parece ser autóctono de Oriente Medio y el continente africano, el cual ocupa en toda su extensión salvo en las zonas más desérticas, como el desierto del Sáhara.

¿Qué es una gineta?

Su semejanza a un gato no debe llevar al error: hablamos de un vivérrido, un grupo de pequeños carnívoros que también incluye a las civetas y a otros animales más grandes, como el desconocido y curioso binturong.

La gineta es un animal grisaceo con motas negras, de cola rayada y que alcanza hasta los dos kilogramos y medio de peso. Posee unos ojos grandes que le permiten ser un hábil depredador nocturno, que llega a los 10 años de edad en estado silvestre.

Son animales apreciados por su piel. De hecho, se cree que su nombre tiene como origen el término jinete en árabe, debido a que los guerreros musulmanes adornaban con su pelaje las sillas de montar.

Historia de la gineta

Teorías de la presencia de ginetas en España

Existen muchas teorías sobre la llegada de las ginetas en España. A día de hoy se acepta que fue introducida por el ser humano en Europa, aunque la fecha y la forma aún son debatidas en la actualidad.

Dado que la inmensa mayoría de ginetas se encuentran en África, la teoría más popular siempre ha sido la introducción de la gineta en España por parte de los árabes en nuestras fronteras.

Son varias las especies ‘africanas’ que han aparecido por Europa, y cuyo origen aún se debate en el presente: el erizo moruno, el macaco de Gibraltar o el camaleón son algunas de ellas.

En general, hay dos formas de establecer si una especie es autóctona o hablamos de especies invasoras traídas en la antigüedad: comprobar el registro fósil y atender a los registros históricos. Por ejemplo, sabemos que hay castores en España desde hace millones de años, y que su extinción se produjo probablemente en la Edad Media.

Gineta (Genetta o genetta)

La historia de la gineta en España

En el caso de la gineta, en 1994 se encuentran restos en el Castillo Árabe de Mértola que corresponden a la época almohade, concretamente a principios del siglo XIII. Sin embargo, en 2017 se encuentran dos esqueletos de ginetas en Málaga, una de las cuales habría muerto a finales del siglo VII.

Esta gineta sería la más antigua encontrada en Europa, lo que sugiere que la primera estancia de la gineta en España es anterior a la llegada de los invasores árabes a comienzos del siglo VIII, aunque por un escaso margen de tiempo.

Otro dato curioso es que el ADN mitocondrial de esta gineta es diferente al de otras encontradas en Europa, lo que parece sugerir al menos dos llegadas diferentes de esta especie al continente Europeo.

Curiosamente, los restos de estas ginetas fueron encontrados en yacimientos mucho más antiguos que los restos, algo que sugiere que estos animales llegaron excavando a ese lugar siglos después, por lo que es importante no datar la presencia de animales en cierto ecosistema únicamente por el estrato arqueológico en el que se encuentra.

Por tanto, sigue siendo un misterio la aparición de la gineta en España. Estos últimos descubrimientos parecen culpar a los fenicios, pero se desconoce si la tenían como controladora de plagas, como ocurre al norte de África o como mera mascota.