Descubre el canto de la cigarra

Francisco María García · 20 agosto, 2018
Son los machos los que emiten ese característico sonido en época estival, con objeto de mandar una señal de apareamiento o para marcar territorio

Cantan y nos ofrecen un ruido veraniego muy característico. Y lo hacen porque quieren aparearse o porque hace calor. Ellas anuncian la llegada del verano, la época más calurosa del año, cuando el sol brilla con mayor esplendor. ¿Cómo es el canto de la cigarra y sus características como insecto?

Un ciclo vital apasionante

El ciclo vital de la cigarra desconcierta y apasiona a científicos y a los amantes de la naturaleza. Esta habita entre campos y bosques, laderas y llanos de todos los continentes, con excepción de la Antártida. Las ninfas viven bajo tierra hasta 17 años; los adultos en los árboles, durante muy corto tiempo, apenas unas semanas.

Pese a su enorme tamaño, que puede alcanzar los seis centímetros, observar una cigarra a simple vista es complicado. Logra camuflarse por sus tonos similares al de ramas y árboles; cuando no hacen ruido son prácticamente invisibles.

La cigarra posee un cuerpo robusto, cabeza ancha y dos grandes ojos. Su aparato bucal suctor les permite atravesar la corteza de los árboles y alimentarse de su savia. Las transparentes y bien diseñadas alas poseen una especie de venas y 11 manchas negras; sus formas y colores varían según la especie.

Una familia grande

Estos insectos hemípteros integran la familia Cicadidae. Están divididos en subfamilias integradas por tribus. La subfamilia Cicadinae, de cigarras translúcidas, se compone de 12 tribus.

Siete especies integran la subfamilia Tibiceninae o cigarras con timbal oculto. Las cigarras estridentes se organizan en base a 12 tribus en la subfamilia Tettigadinae; 12 también son las tribus que integran la subfamilia Cicadettinae, o cigarras con timbal visible.

Ciclo vital de la cigarra

La cigarra ha recibido diversos nombres desde tiempos ancestrales. Es conocida como chicharra, coyuyo, cocora, tococo, chiquilichi, cícada y algunas denominaciones más. Hay pueblos que las consideran un símbolo de renacimiento y de buenas nuevas.

Son ejemplares de costumbres diurnas, solitarias y sedentarias. Se alimentan de plantas y arbustos, lo que las convierte en una especie de insectos epífitos y a la vez arborícolas. Las crías o ninfas se alimentan de la savia de las raíces.

Descubre el canto de la cigarra

El canto de la cigarra es un sonido chirriante, y para muchos irritante, que emiten en la mañana y el atardecer, también en las horas de más calor. Son los machos los que cantan o estridulan. Llaman a las hembras para el apareamiento y también pueden hacerlo para marcar territorio o como señal de alarma.

El sonido se produce en el abdomen, donde la cigarra macho tiene un órgano estridulador, llamada tímbalo, que está compuesto por membranas. Se trata de una especie de sacos de aire que se inflan y desinflan; dos cavidades conforman la caja de resonancia que amplifica el sonido.

En las hembras existe un órgano timpánico situado también en el abdomen. Les permite escuchar el canto o estridulo de los machos a más de un kilómetro de distancia.

Cigarra: sonido

En la corteza de los árboles

La cigarra hembra responde. Gracias al oviscapto deposita entre 400 y 600 huevos en huecos que perfora en la corteza de los árboles. Cuando eclosionan en otoño, las crías o ninfas caen a tierra, donde cavan galerías hasta encontrar raíces de las que se alimentarán. Allí pueden vivir entre 2 y 17 años, y experimentan hasta cinco ciclos de vida.

Corta vida al aire libre

Cuando las larvas salen de la tierra se produce el cambio imaginal, que las convierte en adultos con alas y genitales aptos para la reproducción. Es un corto ciclo de vida al aire libre, de apenas unas semanas; en ese tiempo suben a los árboles, cambian de piel, cantan, vuelan y se aparean.

Estos insectos tienen algunos riesgos vitales: las hembras mueren tras la reproducción. Los machos pueden morir por la presión sonora de su aparato estridulador.

Así continúa el espectáculo misterioso de las cigarras, un enigmático ciclo de la vida que atrae a biólogos, entomólogos y amantes de la naturaleza. Cuando se descubre el canto de la cigarra, un estridulo que durará todo el estío, se aprende sobre un ciclo vital único en el reino animal.

La larga existencia de la cigarra bajo tierra y una corta etapa adulta de vuelo, canto y muerte, la han convertido en protagonista de fábulas y cuentos. También en personaje habitual en la historia y tradiciones de varios países.