¿De dónde viene la leyenda de la cigüeña y los niños?

Se remonta a los griegos y los romanos la consideraron sagrada; a lo largo de los siglos se fue enriqueciendo y modificando hasta llegar a la afirmación de que los bebés vienen de París

La sexualidad humana ha sido por mucho tiempo un tabú social y familiar. Un tabú por un absurdo pudor que ha impedido a los adultos contarles a sus hijos la verdad sobre la concepción. Es así que se han elaborado metáforas como la de la semilla, y la leyenda de la cigüeña y los niños; esta última es la más popular de todas.

La leyenda cuenta que los niños son traídos a las madres por el ave en un lazo de tela, pendiendo de su pico. A continuación, veremos las razones por las cuales este ave se asoció al nacimiento o llegada de los bebés humanos; también analizaremos su repercusión en diferentes manifestaciones de la cultura popular.

Origen de la leyenda de la cigüeña y los niños

Las características y comportamiento de este animal zancudo de largas patas ha favorecido que se les relacione con el advenimiento de los bebés.

Por una parte, las cigüeñas son aves migratorias, por lo que suelen regresar cada año al mismo lugar. Su regreso suele coincidir con la llegada de la primavera, época de floración y fertilidad.

Las cigüeñas viven con la misma pareja durante toda su vida y tienen un comportamiento reproductivo muy particular. Para la incubación elaboran el nido con mucho celo, lo conservan y continúan construyéndolo por años. Lo ubican en lo alto de árboles o edificaciones como torres o campanarios.

Una vez nacidas las crías de cigüeña, son alimentadas y cuidadas con esmero y dedicación hasta que puedan volar.

Ave: características de la cigüeña

Este comportamiento de la cigüeña fue observado desde la antigüedad por los griegos y con mucho respeto, tanto que se tomó como un delito matar ejemplares de esta ave. Los romanos, por su parte, las consideraron sagradas; creían que su presencia era capaz de proteger a la mujer como al matrimonio, a los niños pequeños y al proceso de parto.

La leyenda se continuó alimentando en la Edad Media. En este tiempo se pensó que los bebés no nacidos se encontraban en los humedales frecuentados por estas aves.

Siguiendo con este viaje en el tiempo, para los viejos pueblos escandinavos la cigüeña era símbolo de suerte y su presencia auguraba los embarazos.

Ya en el siglo XIX, la leyenda según la cual estas traen a los bebés es recogida por Han Christian Andersen. En su relato Las cigüeñas presenta una historia relacionada.

Posteriormente la leyenda se fue modificando y se incorporó la afirmación de que estas aves traían los niños desde París hacia cualquier parte del mundo.

¿Por qué según la leyenda las cigüeñas vienen de París?

Se dice que unas cigüeñas solían emigrar a una zona cerca de París, en lugar de hacerlo hacia África. Tenían su nido sobre una casa y su llegada coincidió con el nacimiento de un bebé de la pareja que la habitaba. De esa forma, se difundió la tesis de que fueron las aves quienes trajeron al bebé de París.

Leyenda de la cigüeña y los niños

La imagen más común que remite a esto es la cigüeña con el bebé envuelto en un trapo colgando de su pico. La leyenda ha llegado intacta hasta la actualidad y todavía se sigue utilizando.

Para los padres de niños que hacen muchas preguntas, esta leyenda de la cigüeña que trae niños de París ha sido la opción menos incómoda; antes que decir la verdad sobre la reproducción humana.

Difusión de la leyenda

La leyenda de la cigüeña y los niños ha encontrado en la literatura y otros géneros una gran difusión. En la época contemporánea la publicidad comercial, las agencias de anuncios han aprovechado esta simplificación romántica de la reproducción humana para sus propósitos. Como resultado, la han reforzado aún más.

Por ejemplo, la película Dumbo, de Walt Disney, presenta el nacimiento de los niños acorde con la leyenda descrita; si vemos las películas infantiles, observaremos más ejemplos.

¿Deben los padres seguir contando a los niños la leyenda de las cigüeñas?

Es potestad de los progenitores elegir la información que dan a sus hijos en su educación; muchos todavía emplean el cuento de la blanca cigüeña trayendo desde París en su pico a un niño envuelto. Otros padres escogen explicar la verdad, de forma totalmente natural, lo que permite desarrollar adecuadamente la inteligencia del niño.

Te puede gustar