4 perros de la literatura

Luis Francisco · 11 abril, 2016

De las diferentes manifestaciones artísticas que existen, la literatura es una de las más increíbles por la manera en la que obliga al lector a materializar el contexto que está leyendo a través de su imaginación.

Una de las mayores características del arte de las letras es la forma en que cualquier ser vivo puede ser protagonista, como es el caso de los perros, quienes se han visto enmarcados en numerosas obras literarias hasta el punto en el que se han vuelto personajes inolvidables. Estos han sido los 4 más resaltantes.

Bull’s Eye, de Oliver Twist

perros en un pueblo

A lo largo del tiempo, el Reino Unido se ha caracterizado entre tantas cosas por hacer gala de una serie de escritores que han marcado un antes y después en la historia de la literatura gracias a su manera impresionante de relatar una historia y envolver al lector en su trama.

Sin lugar a duda, uno de los que más consiguen generar esta sensación mientras leemos alguna de sus obras es Charles Dickens, quien con sus magníficas piezas literarias ha conseguido inmortalizarse en el mundo del arte.

Una de sus novelas más famosas es Oliver Twist, en la que además de romper todos los paradigmas de ese entonces al hacer de un niño el protagonista de su historia, Dickens incluye en la trama a Bull´s Eye, un canino de raza Bull Terrier inglés que era la mascota del antagonista Bill Sikes.

Si bien los canes son animales hermosos e inocentes, en esta novela el perro es también uno de los enemigos del protagonista al serle incondicionalmente fiel a su malvado amo, hecho que resulta muy común en el mejor amigo del hombre, aún cuando muere su dueño.

Flush, uno de los más recordados en la literatura

La particularidad de la literatura es que no solo existen infinidades de recursos y maneras de contar una historia, sino que en algunas oportunidades suele llegar un artista que deshace los esquemas establecidos para relatar su obra de una forma que resulte única y sin igual.

Esto fue precisamente lo que ocurrió con la mítica novelista Virginia Woolf y su novela Flush, la cual es una biografía imaginaría del perro de Elizabeth Barrett, llamado de esta misma forma.

En esta impresionante obra se describe la vida de este hermoso Cocker Spaniel, su relación con su dueño y la vida de todos sus antepasados.

Fang, de Harry Potter

Una de las sagas literarias más importantes en los últimos tiempos ha sido sin lugar a dudas la de Harry Potter, la cual ha alcanzado un grado de popularidad tan grande que incluso se ha llevado a la gran pantalla, hecho que refleja el impacto conseguido por esta majestuosa obra de la escritora J.K.Rowling.

Y es que este fenómeno de la literatura de fantasía ha roto con el prejuicio de ser para niños y adolescentes, al convertirse en uno de los libros más leídos a nivel mundial en el siglo XXI gracias a una serie de acontecimientos y personajes que resultan memorables.

Uno de ellos en Fang, el canino Gran Danés (en la película aparece como Mastín Napolitano) del enorme Hagrid, quien además de acompañarlo a todas partes como buen perro tiene su protagonismo en la inolvidable batalla de Hogwarts.

Argos, de La Odisea

Esta legendaria obra significa  para la literatura lo mismo que El Padrino para el mundo del cine, ya que este poema épico escrito por Homero representa una de las manifestaciones artísticas más sublimes que se recuerden.

En esta obra el autor incluye entre los protagonistas al perro Argos, un canino que es quien de una forma extremadamente triste y enternecedora a la vez, manifiesta el amor absoluto y la fidelidad más fuerte que puede existir en el mundo al reconocer a su dueño mucho tiempo después de la última vez que lo llegó a ver.

Esta es una escena que ha quedado marcada a fuego en la literatura, al ver Argos a su amo Ulíses tras 20 años de espera desde que este iniciase su periplo.

Más allá de que existen otros perros en obras literarias muy conocidas, estos han sido los más representativos.