Curiosidades sobre las púas de los erizos

Las púas de los erizos son muy interesantes, pero hay que ir más allá de su función defensiva para encontrar curiosidades que te dejen con la boca abierta.
Curiosidades sobre las púas de los erizos
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 10 abril, 2022

Es posible que de todas las partes de su cuerpo, las púas de los erizos sean las que más acaparan la atención de los humanos. Estar cubierto de agujas por todo el lomo parece incómodo e ineficiente. A pesar de ello, se trata de la principal forma de defensa de estos animales y gracias a ella sobreviven a la mayor parte de los ataques de depredadores que reciben.

Como seguro te imaginas estas púas tienen más funciones que la de proteger al erizo. Por eso, en este espacio vas a conocer más datos sobre ellas, algunos fáciles de deducir, otros muy sorprendentes. No te pierdas nada, pues estos mamíferos son dignos de conocer, proteger y observar.

Las curiosidades sobre las púas de los erizos más sorprendentes

Los erizos son mamíferos pertenecientes al orden Erinaceomorpha, al que también pertenecen los topos y las musarañas. Su dieta se compone de insectos, los cuales encuentran en sus alrededores y bajo tierra. Gracias a su increíble olfato esta tarea es sencilla.

Su estilo de vida es solitario, pues solo se encuentran entre ellos para aparearse en la época de cría. Es por ello que los erizos son territoriales y echarán de su área de alimentación y refugio a cualquier otro de su especie que pueda suponer competencia a la hora de sobrevivir.

Por otro lado, estos erináceos son la presa de otros carnívoros como los zorros, las rapaces, las serpientes o los tejones. Ante esos enemigos necesitan de un método de defensa radical, las espinas. Esta modificación anatómica de los erizos está llena de peculiaridades como las que puedes leer a continuación.

¿Sabes cómo es el comportamiento de los erizos?

1. Están formadas por queratina

Las púas de los erizos son una modificación anatómica del pelaje del animal. Se trata de haces de fibras pilosas, huecos y recubiertas de queratina, la misma proteína que forma nuestras uñas. Gracias a esto, cada púa es consistente y flexible a la vez.

2. No se desprenden cuando se clavan

En ocasiones se confunde al puercoespín con el erizo. A pesar de que ambos portan púas queratinosas en su lomo, pertenecen a órdenes diferentes, el puercoespín es un roedor, mientras que el erizo es un erinomorfo.

Aunque es cierto que las púas de los puercoespines se desprenden de su cuerpo cuando se clavan en sus atacantes, no es el caso de los erizos. Podrías ver cómo se les cae alguna, pues las mudan, pero esta caída no responde a un mecanismo de defensa.

3. Tampoco las disparan

Este es otro mito que afecta a puercoespines y erizos por igual. No, aunque hayas oído que son capaces de dispararlas hacia sus presas, los erizos no tienen esta habilidad. Esta leyenda urbana corresponde a una imagen muy curiosa, la del puercoespín estornudando.

La sacudida de un estornudo puede hacer volar alguna púa de estos roedores, pero no es un acto voluntario.

4. Tampoco son venenosos

Otra leyenda urbana que circula sobre las púas de los erizos es que son venenosas. Estos animales no segregan ningún veneno ni tampoco lo untan sobre las púas. Sí es cierto que pincharse con uno puede producir una infección, ya que portará entre sus púas diferentes bacterias y otros microorganismos procedentes del medio en el que vive.

5. Nacen sin púas

Las púas de los erizos recién nacidos aún se encuentran bajo la piel. Ahí tienen una capa extra rellena de líquido, donde se hidratarán las púas antes de salir para fortalecerse. No se teñirán de negro hasta que pasen unos días, momento en el que la melanina les da color.

Este proceso es necesario para no dañar a la madre durante el parto.

6. La famosa “rosca” del erizo

Seguro que sabes que los erizos se “hacen bola” cuando se sienten amenazados. Esconden la cabeza y las patas hacia el vientre, dejando al aire solo sus púas. De esta manera, los depredadores no pueden atraparles sin herirse.

7. No siempre te pinchas si los tocas

Esta rosca defensiva de la que se acaba de hablar no sería efectiva sin otro detalle, los erizos poseen músculos en la piel con los que son capaces de erizar sus púas. Este reflejo aparece cuando se sienten en peligro, de forma que podrías tocarlos en el caso de que se encontraran a gusto contigo cerca (lo cual es improbable).

8. El ungimiento

Otro de los comportamientos más curiosos del erizo en relación con sus púas es lo que se conoce como ungimiento. Cuando este mamífero detecta un olor nuevo en su ambiente, buscan la fuente del mismo y la lamen o mastican.

Después, con el olor impregnado en su saliva, lamen sus púas con dedicación para cubrirlas con este. Se teoriza que este comportamiento va orientado a crear un camuflaje olfativo, gracias al cual se protegerían de algún nuevo depredador que quisiera encontrarles mediante este sentido.

¿Conocías todos estos datos? Los erizos son animales sorprendentes que necesitan protección contra la acción del hombre en el planeta. Recuerda que no es ético secuestrarlos de su medio para tenerlos en casa y aunque su tenencia está permitida en algunos países, no son animales que vivan bien en cautividad. Quiérelos, pero quiérelos libres.

Te podría interesar...
9 curiosidades sobre las gambas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
9 curiosidades sobre las gambas

Conoce algunas curiosidades sobre las gambas, unos seres que van más allá de un plato delicioso o de una mascota en tu acuario.



  • Vincent, J. F., & Owers, P. (1986). Mechanical design of hedgehog spines and porcupine quills. Journal of Zoology210(1), 55-75.
  • Crofts, S. B., & Stankowich, T. (2021). Stabbing spines: a review of the biomechanics and evolution of defensive spines. Integrative and comparative biology61(2), 655-667.