4 curiosidades del gavilán común

23 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Si hay algo que define al gavilán común, además de sus habilidades y destreza durante el vuelo, es la fidelidad a su pareja a lo largo de su vida.

El gavilán común (Accipiter nisus) es una especie de halcón de tamaño medio parecida al azor en su pigmentación. Este animal es común en la cetrería gracias a su rápido vuelo, pero no puede cazar grandes presas.

Esta especie está totalmente especializada en la caza de pequeños pájaros (Passeriformes) que vuelan escondiéndose en el bosque. La gran agilidad del gavilán para moverse en este terreno lo hace un depredador infalible. ¿Quieres conocer más sobre esta rapaz diurna? ¡Continúa leyendo!

1. Un ave muy monógama solo si se reproduce

El gavilán común puede no ser un ave monógama al 100 %. A veces, en la vida del gavilán pueden darse situaciones en las que un miembro de la pareja desaparezca, por la razón que sea.

Según los estudios, cada año las parejas establecidas de gavilanes se mantienen inamovibles, siempre y cuando la riqueza de su territorio se mantenga. Si las presas escasean, la pareja al completo busca un nuevo territorio cercano en el que establecerse y construir el nido.

La principal razón por la que una pareja de gavilanes se separa es por la falta de descendencia. En primer lugar, cuando una pareja no logra tener polluelos, lo primero que hace es cambiar de territorio.

Si al año siguiente los gavilanes emparejados tampoco logran concebir, suele ser la hembra la que se va en busca de un nuevo territorio y una nueva pareja. El macho tiende a quedarse en el viejo territorio y buscar en él una nueva hembra con la que reproducirse.

Un gavilán común dando de comer a sus polluelos.

2. Velocidad del vuelo del gavilán común

El gavilán común no es de las rapaces más rápidas, pues se ve superado por aves como el halcón peregrino (Falco peregrinus), que puede llegar a desplazarse a 386 kilómetros por hora. No obstante, los 120 kilómetros por hora que pueden alcanzar los gavilanes no son ni mucho menos ridículos.

Como todos las aves tipo halcón de la familia Falconidae, estos animales son extremadamente rápidos y ágiles en el vuelo. Su pericia los convierte en habilidosos depredadores de pequeñas y rápidas presas.

3. Seleccionan presas enfermas

Es sabido que los animales más débiles y enfermos son presas más fáciles en la naturaleza. Si un mamífero cojea, un ave vuela mal o tiene cambios en su conducta que lo expone más a la depredación, es muy probable que sea cazado antes que un animal sano y fuerte. No obstante, no siempre es así, pues también son depredados animales sanos en muchas ocasiones.

Los gavilanes se alimentan principalmente de aves paseriformes o cantoras. Además, existe una marcada diferencia en la dieta del gavilán hembra y macho. Ellos cazan aves que rondan un peso de entre 40 y 50 gramos. Como mucho, podrían llegar a cazar aves de hasta 120 gramos. Sus presas favoritas son los pinzones, gorriones y carboneros.

Por otro lado, las hembras tienen predilección por presas más grandes. En general, el peso medio de las aves cazadas por un gavilán hembra ronda los 50 y 70 gramos, pero pueden llegar a capturar animales de medio kilo.

Lo más interesante de todo esto es que, según un estudio, estas aves son capaces de seleccionar presas infectadas con parásitos sanguíneos, como Leucocytozoon o malaria. Las aves infectadas tienen una probabilidad entre el 16 y 25 % mayor de ser capturadas que las que no lo están.

4. El dimorfismo sexual del gavilán común

Los individuos machos y hembras de gavilán común pueden diferenciarse fácilmente, pues presentan un dimorfismo sexual muy marcado. Los machos tienen una coloración general más grisácea, mientras que las hembras son más pardas.

No obstante, lo más llamativo de la especie es la diferencia del tamaño. El hecho de que las hembras coman más no es porque sean unas glotonas, sino porque miden el doble que el macho y pesan también el doble.

Esto tiene una sencilla explicación. Generalmente, las hembras de cualquier especie de rapaz pasan más tiempo protegiendo el nido y sus polluelos, aunque la cría suele ser compartida. Por lo tanto, las hembras necesitan ser más grandes y fuertes para poder defender activamente todo su territorio, así como a su descendencia.

Un gavilán común volando.

Como has podido comprobar, el gavilán común es una rapaz fiel a su pareja siempre y cuando consiga reproducirse con ella. Más allá de este curioso dato, se trata de un ave rápida, con capacidades para reducir el parasitismo entre sus presas de forma indirecta y, con ello, mejorar sus poblaciones.

  • BirdLife International. 2016. Accipiter nisus. The IUCN Red List of Threatened Species 2016: e.T22695624A93519953.
  • Newton, I., & Marquiss, M. (1982). Fidelity to breeding area and mate in sparrowhawks Accipiter nisus. The Journal of Animal Ecology, 327-341.
  • Trowbridge, C. C. (1895). Hawk flights in Connecticut. The Auk, 12(3), 259-270.