5 curiosidades de los delfines

12 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Los delfines son animales increíbles con una gran inteligencia y habilidades sociales.

Los delfines son animales excepcionales, pues su gran desarrollo cognitivo, las habilidades acuáticas o la capacidad para seguir nadando mientras duermen los convierte en seres increíbles. Aun así, todavía pueden sorprendernos más: al vivir siempre debajo del agua, aún nos quedan cosas por conocer de estos cetáceos.

Actualmente, se conocen 37 especies diferentes de delfines y la inmensa mayoría habitan los mares y océanos del planeta, pero existen algunas pocas especies de agua dulce. Si quieres conocer algunas particularidades acerca de estos fascinantes animales, continúa leyendo.

¿Cómo viven los delfines?

Los delfines son mamíferos cetáceos que dan a luz a sus crías en aguas abiertas y tienen un periodo de lactancia durante largos periodos de tiempo. Están completamente adaptados a la vida marina, pero continúan siendo vertebrados mamíferos ectotermos, a pesar de su forma y hábitos vitales.

Viven en grupo y son animales muy sociales y comunicativos. Utilizan una serie de chirridos y silbidos agudos para comunicarse entre los miembros de la sociedad —y las madres con sus crías—. Tienen un sofisticado sistema de ecolocalización que los ayuda a localizar otros individuos, presas o tener una idea de lo que se encuentra a su paso.

Son excelentes nadadores, ya que pueden alcanzar velocidades más de 30 kilómetros por hora en mar abierto. Durante sus desplazamientos, salen a la superficie a respirar entre 3 y 5 veces por minuto, aunque pueden llegar a mantener la respiración hasta 10 minutos seguidos.

Esta es su forma de vida general, pero existen muchas más curiosidades sobre estos cetáceos. A continuación, te presentamos 5 de los rasgos más relevantes que los caracterizan.

Un delfín abre la boca contento.

1. Los delfines duermen con medio cerebro despierto

¿Cómo es posible que los delfines duerman y sigan respirando en el agua? La respuesta se encuentra en el sueño unihemisférico que presentan los mamíferos acuáticos y las aves. Existe una alternancia entre ambos hemisferios cerebrales, que les permite a estos animales descansar plenamente mientras respiran y nadan —o vuelan— a la vez.

Al dormir solo un hemisferio del cerebro, el otro se mantiene lo suficientemente consciente como para que el animal salga a la superficie en busca de oxígeno. A esta peculiaridad se suma el hecho de dormir con un solo ojo abierto, el contrario al del hemisferio despierto.

2. Emplean «herramientas»

Hace años, se observó un curioso comportamiento en algunos delfines de la bahía australiana Shark Bay. Dichos cetáceos aparecían cada día cargando una esponja en el hocico.

Tras investigar a fondo este comportamiento —dónde lo realizaban y con qué fin— los investigadores Eric M. Patterson y Janet Mann, de la Universidad de Georgetown (EEUU), llegaron a la conclusión de que los delfines usaban esponjas a modo de protección para escarbar el fondo marino en busca de su presa favorita, el pez Parapercis nebulosa.

Este truco los ha permitido especializarse en la pesca de esta especie, a la que no tienen acceso otros predadores, incluso otros delfines que comparten la bahía. Por si la capacidad para utilizar herramientas fuera poco, este saber se transmite socialmente, ya que las crías aprenden de sus madres esta singular técnica para cazar peces.

3. Los delfines tienen el mejor sónar del reino animal

En la cabeza del delfín se encuentra el órgano del melón que utiliza para la ecolocalización, gracias a la cual puede conocer su entorno mediante la emisión de sonidos y la interpretación del eco que rebota en los elementos que hay a su alrededor. Los delfines emiten sonidos a una frecuencia de 120 kHz.

Además, se sabe que estos cetáceos tienen un gran oído. Mientras que una audición excelente en humanos va de 20 Hz a 20 kHz, los delfines son capaces de escuchar hasta 150 kHz, lo que significa que tienen un oído hasta 7 veces más sensible que el nuestro.

4. Tienen nombres propios

El sistema de comunicación de los delfines es muy variado, hasta utilizan silbidos específicos para identificarse a sí mismos y otros miembros del grupo.

Dado que la visibilidad en el océano es reducida, el sonido es el mejor medio para transmitir mensajes. Por esta razón, recibir información de esta manera y saber «quién está ahí » es esencial para su supervivencia. El concepto de identidad está presente en otras muchas especies de animales sociales, por ejemplo las aves, pero no por ello deja de ser sorprendente.

5. Todos sus dientes son iguales

Los delfines son animales isodontos, es decir, todos sus dientes son exactamente iguales, pero en el caso de los delfines estas piezas no se utilizan para la masticación, sino más bien para retener los peces que capturan antes de tragar. Los delfines tienen un total de unos 250 dientes.

Suelen trabajar en equipo para cazar entre grandes bancos de peces sin que se dispersen sus presas. Son depredadores carnívoros, pues su alimentación se basa en otros animales, normalmente peces, calamares, crustáceos e incluso pulpos. También suelen verse persiguiendo los barcos pesqueros en busca de los desechos que estos sueltan al mar.

Los delfines sienten empatía.

Como habrás podido comprobar, los delfines son animales dignos de admirar. Sus habilidades física, su comportamiento, comunicación y relación de grupo se sigue estudiando a fondo hoy en día, pues aún queda mucho que aprender de ellos.

  • Yuske Sekiguchi, Kazutoshi Arai, Shiro Kohshima. Sleep behaviour: sleep in continuously active dolphins. Nature (2006).
  • Cultural transmission of tool use in bottlenose dolphins Michael KrützenJanet MannMichael R. HeithausRichard C. ConnorLars BejderWilliam B. Sherwin.
  • delfinpedia.com
  • Vocal labeling in bottlenose dolphins. Stephanie L. KingVincent M. Janik