Curiosidades de las belugas

Eugenio Fernández · 3 octubre, 2018
Entre las curiosidades de las belugas destaca que son especies migratorias que en invierno van desde los océanos del Ártico hacia mar abierto, bajo la superficie helada o remontando ríos

Las belugas son unos de los animales más llamativos que pueblan los océanos del planeta. Es por ello que poseen múltiples curiosidades de las que conviene hablar para entender a estos maravillosos cetáceos.

No es una ballena

La beluga ha sido apodada por muchos como la ballena blanca debido a su color único y a ser un cetáceo. Sin embargo, el término ballena es erróneo, ya que se usa para referirse a los cetáceos que carecen de dientes y en su lugar poseen barbas para filtrar el plancton, conocidos como misticetos.

En su lugar, las belugas poseen dientes, por lo que pertenecen al otro gran grupo de cetáceos conocidos como odontocetos. Estos animales consumen organismos mucho más grandes, principalmente pescado, por lo que son grandes depredadores que necesitan de dentición. Las orcas y los delfines son parientes directos de la beluga, mientras que las ballenas son más lejanas.

Curiosamente, la ballena blanca tampoco sería un término correcto para referirse a Moby Dick, puesto que este animal fue en teoría un cachalote, que es otro cetáceo dentado al igual que las belugas y los delfines.

Melón de la beluga

El melón de las belugas

Una de las características más curiosas de la beluga es un órgano conocido como melón. Es un tejido ovalado y graso que se encuentra en la frente de muchos cetáceos, en concreto en la mayoría de odontocetos (cetáceos dentados) como los delfines.

Se considera que el melón forma parte del aparato nasal y se encuentra entre el espiráculo y la punta de la nariz, sobre la mandíbula superior. Se cree que es vital para la ecolocalización, ya que crea un medio similar al agua en los primeros centímetros en los que avanzan estas ondas, lo que hace que no pierda energía.

Aunque el melón aparece en varias especies de cetáceos, incluso en el depredador más grande del mundo, lo cierto es que el de la beluga es especial. El melón de la beluga es especialmente prominente, y está formado por un aceite compuesto de ácidos grasos. Además, puede deformarlo a voluntad gracias a la musculatura que le rodea.

Las belugas, del mar al río

Las orcas son unos animales que se ubican en la zona circumpolar, es decir, viven en los océanos del Ártico. Sin embargo, son especies migratorias que en invierno se ven obligadas a vivir en mar abierto o bajo la superficie helada, aunque algunas de ellas remontan los ríos, si bien parece que el cambio climático está cambiando sus rutas migratorias.

Avistamiento de belugas

Su presencia en los ríos es muy llamativa, ya que parece darles un estímulo metabólico, además de protegerlas de las orcas, frente a las cuales sus crías son especialmente vulnerables. De forma increíble, en el Támesis han aparecido ya en dos ocasiones estos cetáceos, en la última ocasión hace apenas unos días.

En este último caso, una beluga ha sido avistada a solo 40 kilómetros al este de Londres, algo bastante llamativo teniendo en cuenta de que rara vez se aproximan tan al sur de su distribución. En Europa no es raro verlas durante el invierno en Groenlandia u otros países del norte, por lo que se sospecha que podría estar perdida.

Y es que es extraño ver a una beluga vagar sola por un río inglés, pero más extraño es ver un grupo de belugas remontar un río en Canada acompañadas de un narval. Esta imagen se daba hace apenas unos días en el río Saint Lawrence, en Canadá.

Este río es de frecuente uso en las belugas, pero no en los narvales, que se mantienen aún más al norte. Lo llamativo es que este avistamiento ya se produjo en 2016 y 2017, y se han visto interacciones entre los animales, por lo que parece que el narval está integrado en el grupo.

Animal con menopausia

Recientemente, un estudio revelaba que eran cuatro las especies, además del ser humano, que sufrían la menopausia, una etapa de las hembras donde no pueden concebir. Entre ellas, se encontrarían los cetáceos.

Los científicos creen que la explicación está tras la hipótesis de la abuela, en la que estos animales, entre los que también se encuentran las orcas, serían vitales para guiar al grupo y ayudar a su descendencia en el cuidado de las crías. Esto da una idea de lo complejos que son estos animales, ya que la menopausia solo se ha descubierto en algunos cetáceos y en el hombre.

Donna Hauser et al. “Decadal shifts in autumn migration timing by Pacific Arctic beluga whales are related to delayed annual sea ice formation” Global Change Biology diciembre de 2016