Cómo cuidar la dentadura del perro

Yamila · 19 enero, 2018
Existen productos especializados para el cepillado de dientes de los canes; así como piensos específicos que mantendrán sana la dentadura del animal

Las mascotas no saben cómo lavarse los dientes ni usar hilo dental, mucho menos emplear enjuague bucal… Por lo tanto, los dueños deben cuidar la dentadura del perro y evitar así ciertas enfermedades comunes como las caries, la placa o la halitosis.

Cuidar la dentadura del perro es una tarea diaria

Mantener la higiene dental de tu mascota es necesario para prevenir la aparición del mal aliento o problemas más graves, como por ejemplo caída de piezas dentales en mal estado.

Los dueños somos los responsables de que el animal esté bien, en todos los sentidos, y por eso como primera medida deberíamos prestar más atención a su boca y dientes, ya que las enfermedades son habituales. Hay algunos ‘pasos’ que podemos seguir para cumplir con una rutina de cuidado y limpieza.

Para empezar, separa las mandíbulas del perro delicadamente, pues así no se sentirá amenazado. Observa algunos indicadores de problemas bucodentales como, por ejemplo, manchas de color amarillo en los dientes, sangrado, encías rojas, dientes flojos o perdidos, mal aliento y salivación excesiva.

Persona cepillando los dientes de su perro

Además, fíjate si cambia algunos de sus hábitos alimentarios, tiene dificultades o dolor al masticar, o si refriega el hocico con un objeto o las patas delanteras. En cualquiera de estos casos es fundamental la revisión por parte del veterinario, quien podrá indicar un tratamiento adecuado para el problema.

Tips para cuidar la dentadura del perro

Se suele decir que es mejor “prevenir que curar” y es completamente cierto, incluso en cuanto se refiere a cuidar la dentadura del perro. Añade a la rutina estos hábitos y reducirás notablemente los problemas dentales de tu mascota:

1. Cepilla sus dientes

Antes que nada, debes recordar que la anatomía del perro es diferente a la nuestra y, por ende, necesita un cepillo de dientes y un dentífrico especiales –se consiguen en la veterinaria o tiendas de mascotas– para evitar problemas adicionales.

El cepillo se adapta a las necesidades de la boca del animal y la pasta no le provoca indigestión ni dolor de estómago. El mejor momento para comenzar a cepillarle los dientes a la mascota es antes de los cuatro meses, ya que lo tomará como un juego y mantendrá esa ‘idea’ toda la vida.

Cepillar dientes

Si tu perro ya es más grande, igualmente puedes empezar hoy mismo, con cuidado y lentamente hasta que se acostumbre. No debe tomarlo como algo malo, sino como un momento divertido.

2. Dale comida seca

El pienso, entre otras cosas, sirve para actuar como un cepillo de dientes, y para eliminar la placa acumulada entre las muelas y los colmillos. El hecho de masticar comida con cierta textura mantiene su boca saludable y reduce el mal aliento.

Por lo tanto, si eres de darle comida húmeda –para humanos– a tu mascota, te recomendamos que trates de ofrecerle pienso al menos dos veces por semana. Y no te olvides de comprar uno de buena calidad para que le ofrezca todos los nutrientes necesarios para fortalecer sus piezas dentales.

Perro con la comida está ansioso.

A su vez, ten mucho cuidado con los huesos de animales –pollo o vaca por ejemplo– que le das a tu mascota, ya que se pueden astillar y clavar en las encías; esto le causará lesiones, sangrados y dolores.

3. Elige sus juguetes

En las tiendas de mascotas o veterinarias puedes conseguir ‘golosinas que, además de servir como premio cuando tu perro se porta bien, son excelentes juguetes comestibles y buenos para su salud oral. Están confeccionados con ingredientes similares a los del pienso, y le ayudan a eliminar la placa y el mal olor.

Además, puedes comprarle juguetes de otros materiales –no comestibles– para que se entretenga, pero ten cuidado de que no sean dañinos para su dentadura en caso de que se rompan.

Los más adecuados son los de caucho natural o Nylon, porque favorecen la eliminación del sarro y, al mismo tiempo, fortalecen las muelas y los colmillos.