¿Cuándo hay que separar a los cachorros de su madre?

Virginia Duque Mirón · 29 mayo, 2018
Un perro sano, feliz y equilibrado precisará estar con su madre al menos durante 10 semanas, y es que en cada una de estas se van cumpliendo una serie de objetivos marcados por ella

Los primeros minutos de vida de los cachorros pertenecen a uno de los periodos más importantes de su vida. Hacer que tengan un estrecho vínculo con su mamá y sus hermanos es necesario y esencial para su buen desarrollo. Si te preguntas cuándo hay que separar a los cachorros de su madre, te vamos a dar la respuesta.

Por qué lo cachorros deben estar con su madre

Existe una etapa que todo cachorro debe vivir y que se denomina imprinting. Esta etapa es vital llevarla a cabo de la forma correcta, porque de ella dependerá que el cachorro se desarrolle de manera correcta y que sea un animal equilibrado y feliz cuando crezca.

¿En qué consiste el imprinting? Pues no es ni más ni menos que el primer proceso de socialización que el animal tiene en su vida y que le enseñará ciertas pautas. Pasará los primeros momentos de su vida con su madre y sus hermanos, lo que le ayudará a varias cosas que le servirán en su vida adulta. Estas son algunas:

  • Aprenderá a convivir con otros. Un animal que ha pasado el suficiente tiempo con su madre y hermanos no se asustará cada vez que vea a otra mascota o a alguna persona. Se habrá acostumbrado a estar rodeado de otros y esto le permitirá ser un perro sociable y simpático.
  • Sabrá comportarse. Los cachorros pueden ponerse pesados o demasiado juguetones, pues acaban de llegar al mundo y no saben cómo comportarse. Si pasan el tiempo adecuado con su madre, esta le marcará lo que hacen mal y aprenderán a permanecer tranquilos por la vida.
  • Necesitan ganar peso. La alimentación en los primeros días de vida es vital para el desarrollo físico del cachorro. Si se separa a los cachorros de su madre antes del tiempo indicado, estos podrían sufrir problemas de desnutrición que más adelante podría llevarlos a tener otras dolencias o afecciones.
  • Aprenden a jugar. Estar con su madre y sus hermanos les ayudará a socializar también en el juego, y a controlar sus fuerzas y ‘armas’ naturales, como sus uñas o sus dientes.
  • Aprenden lo que es el cariño. Su madre les dará todo el amor y el cariño que pueda, y esto hará que los cachorros también sean animales dispuestos a desmontar estos sentimientos.
Imprinting de cachorros

Estas razones son las que marcan la diferencia entre un perro y otro. Los perros que ves que ladran por todo, que no quieren estar con nadie más que con sus dueños, y que se asustan ante cualquier cosa, es porque no han tenido un buen imprinting. Hasta ese punto es de importancia esta etapa.

Cuándo entonces se debe separar a los cachorros de su madre

Debido a todo lo que el imprinting supone, se debe permitir que los cachorros y su madre estén juntos todo el tiempo posible, pero mínimo se recomiendan 10 semanas. ¿Por qué? Porque cada una de las semanas tiene un fin.

Cuánto tiempo debe pasar un cachorro con su madre

  • Las primeras semanas el animal recibe primero el calostro y más tarde la leche materna que le proporciona todos los nutrientes necesarios para su desarrollo.
  • Entra las semanas cuatro y cinco, el animal aprende a jugar con sus hermanos y esto le crea un carácter afable.
  • En la semana cinco o seis el cachorro aprende a manejar sus relaciones sociales, especialmente en el juego y el zarandeo que más tarde le ayudará en su sexualidad.
  • Para la séptima semana comenzará a interactuar con objetos, lo cual ayudará enormemente en su desarrollo motriz, y además comenzará a correr y dar volteretas.
  • A partir de la novena semana, la madre considera que los cachorros han crecido lo suficiente como para establecer ciertas normas que les obligará a cumplir. Por ello, es importante que estén con la madre al menos hasta la semana 10.

Si puedes permitirte no separar a los cachorros de su madre hasta los tres meses de edad sería perfecto, y es que tendrás un cachorro con un buen imprinting que resultará en un perro sano, feliz y equilibrado.