Control de las colonias felinas: aspectos legales

14 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Las discusiones sobre los aspectos legales de las estrategias de control de las colonias felinas siempre 'chocan' con cuestiones éticas fundamentales: ¿cómo abordar el problema?

En la actualidad, las colonias felinas se han convertido en un alarmante problema de salud pública, especialmente en los centros urbanos. No obstante, la sobrepoblación callejera de gatos evidencia un problema muy importante de nuestra sociedad.

A continuación, intentaremos abordar las principales consideraciones sociales, legales y éticas relacionadas con la multiplicación de gatos callejeros en los alrededores de los grandes centros urbanos.

Lógicamente, será imposible profundizar en estas cuestiones, pero trataremos de destacar el rol que todos nosotros, como sociedad, debemos asumir en la prevención de colonias felinas.

Los alarmantes números del abandono en España

La Fundación Affinity realiza anualmente un estudio sobre la adopción y el abandono de animales de compañía. En 2018, los datos publicados a través de esta infografía nos alertaron para una lamentable realidad: desde 2017 se viene incrementando la cantidad de animales abandonados en España.

Solo en el mencionado año, se han recogido de las calles españolas cerca de 138 000 animales de compañía. A esta cifra se suma la información brindada por el Instituto Nacional de Estadística; estos datos revelan que aproximadamente 1,7 % de los perros y más del 1 % de los gatos de la península ibérica fueron víctimas de abandono o extravío durante el 2017.

Afortunadamente, varios de estos animales logran ser rescatados del abandono o del extravío y son recogidos en protectoras y refugios. No obstante, un significativo porcentaje termina vagando por las calles y, en el caso de los gatos, forman colonias felinas callejeras.

Gatos abandonados

Colonias felinas: ¿por qué son tan preocupantes las cifras de crecimiento?

Más allá de poder refugiarse en propiedades abandonadas, revisar oportunamente la basura o generar molestias con sus ruidos a los vecinos, las colonias felinas representan un significativo riesgo para la salud pública. Principalmente, si consideramos los peligros de transmisión de enfermedades zoonóticas a los seres humanos y otros animales.

Las zoonosis son todas aquellas patologías y afecciones que los animales pueden contagiar a los seres humanos, de forma directa o indirecta. Al no contar con una nutrición mínimamente controlada o una medicina preventiva, los colectivos felinos callejeros se convierten en un foco de zoonosis, principalmente en los centros urbanos.

El riesgo directo o indirecto que las colonias felinas representan para la salud humana origina que las autoridades deban tomar ciertas medidas para prevenir y controlar la sobrepoblación callejera. De hecho, gran parte de las comunidades autónomas ya han aprobado algunas normativas sobre esta materia, como la expresa prohibición de alimentar a los animales callejeros.

Pero estas normativas aún se revelan muy poco eficaces, tanto para reducir la proliferación de gatos callejeros como para diagnosticar las acciones brutales que son llevadas a cabo por muchos vecinos en su intención de ‘deshacerse’ de las colonias felinas.

Es una realidad que el envenenamiento de gatos callejeros sigue siendo algo frecuente en España, aunque esté expresamente prohibido y sea susceptible de pena de hasta dos años en prisión, según el artículo 336 del Código Penal.

Gatos callejeros

¿Es posible controlar las colonias felinas de forma ética y eficaz?

Para hablar de un control ético de las colonias felinas, lo primero es desconsiderar cualquier estrategia que proponga sacrificios o exterminios masivos de felinos callejeros.

Basta con recordar que el Código Penal prevé pena de prisión de hasta un año para quienes maltraten, exploten sexualmente o causen lesiones a animales domésticos o que no vivan en un entorno salvaje.

Además de ser un claro ejemplo de maltrato animal, la eutanasia masiva de felinos callejeros escapa a cualquier noción de empatía o justicia social.   

Por ello, ya en la introducción resaltábamos que las colonias callejeras son un síntoma de nuestras carencias como sociedad y de la poca eficacia de las políticas públicas respecto a la sobrepoblación callejera. Pero la pregunta central aún se nos queda sin responder….

La clave está en la prevención

Después de todo, ¿es posible controlar las colonias felinas de una forma ética y digna? ¡Por supuesto que sí! Para ello, podríamos considerar la estrategia de captura, esterilización y suelta para una prevención inmediata de la proliferación de estos colectivos.

También se podría ofrecer mayor apoyo económico y social a las protectoras y refugios. Estos centros seguramente están dispuestos a trabajar en la resocialización de estos felinos para, posteriormente, intentar encontrarles un hogar digno.

Cualquier estrategia de control de las colonias felinas debe estar acompañada por iniciativas de concienciación popular sobre la tenencia responsable y la promoción a la adopción de animales. Solo de esta manera lograremos combatir la principal causa de la sobrepoblación callejera: el abandono animal.

  • Fundación Affinity. Web oficial. Extraído de: https://www.fundacion-affinity.org/    Infografía sobre abandono animales en 2017: https://www.fundacion-affinity.org/sites/default/files/infografia-estudio-de-abandono-y-adopcion-2018.pdf
  • Instituto Nacional de Estadística. Web oficial. Extraído de: https://ine.es/