Protectoras de animales: cómo acabar con una situación insostenible

Aitana Bellido · 30 enero, 2018
8 de cada 10 ejemplares abandonados son mestizos y más de la mitad son de avanzada edad, mientras que el 30% son cachorros; las soluciones a esta desgracia son: esterilizar, identificar con microchip o adoptar antes que comprar, aunque la ley –ya considera a los animales como seres vivos– también juega un papel clave

Según un estudio de la Fundación Affinity, en 2016 se recogieron 104 447 perros y 33 335 gatos en las protectoras de España. En 2015, las cifras fueron prácticamente similares y todo indica que los datos del año 2017 no van a ser muy halagüeños. ¿Qué podemos hacer para mejorar la situación?

Perfil del animal abandonado y causas del abandono

El mismo estudio identificaba las características de los animales que llegaban a los refugios. ¿Es cierto que se abandona más a animales mestizos que a los denominados ‘de raza pura’?

  • El 81% de los animales y perros abandonados por sus dueños es de raza mestiza. Esto apoya la creencia de que, aún a día de hoy, se ve con mejores ojos tener a un animal de raza.
  • El 30% de los gatos y perros abandonados corresponde a cachorros. El 57% a ejemplares de edad adulta, y el 32% restante a animales senior. Los cachorros suelen ser populares entre las familias hasta que, en el caso de los perros, alcanzan un tamaño no previsto que las obliga a deshacerse del animal. Los cachorros permanecerán en el refugio sólo la cuarta parte del tiempo que pasarán los animales de más edad.
  • A pesar de ciertas prácticas poco éticas, este estudio afirma que solo se abandona a un 32% de animales enfermos, a pesar de que, muchas veces el abandono suele ocurrir ante la imposibilidad de afrontar gastos veterinarios.
Abandono de mascotas en 2015

En cuanto a las causas del abandono, podemos decir que suelen relacionarse con camadas no deseadas que, en el peor de los casos, lleva a algunos dueños hasta a sacrificar a los cachorros, así como animales de caza de avanzada edad que ya no pueden desempeñar su tarea.

También podemos encontrar el caso de perros que no han recibido un adiestramiento adecuado de cachorros y que, al llegar a la edad adulta, se convierten en inmanejables para sus dueños.

Qué puede hacer la ciudadanía para mejorar la situación

En primer lugar, debemos poner de relieve que muchas protectoras de animales dependen de las contribuciones de particulares y del trabajo de sus voluntarios para salir adelante. Esto quiere decir que, si la tendencia a abandonar animales no empieza a disminuir, pronto no darán a basto.

Muchas protectoras ofrecen hasta créditos ECTS a estudiantes universitarios a cambio de unas horas de trabajo voluntario, o animan a los ciudadanos a participar en sorteos o fiestas benéficas que les permitan obtener fondos.

Sin embargo, la única solución a largo plazo para mejorar la vida de los animales es una conducta responsable y solidaria por parte de los dueños. Esto pasa por:

  • Esterilizar a los animales a una edad temprana, para evitar camadas indeseadas y complicaciones relacionadas con el sistema reproductor y las hormonas del animal.
  • Identificar a tu mascota con un microchip que permita a las protectoras devolvértela en caso de que se pierda.
  • Reflexionar antes de comprar o adquirir un animal: recuerda que un gato o un perro van a requerir ciertas horas de tu tiempo, además de recursos económicos. No trates a un ser vivo como a un objeto.
  • Adoptar antes de comprar. Como ya se ha expuesto en este artículo, las protectoras de animales no dan a basto y, además, la adopción supone una oportunidad de mejorar las condiciones de vida de un ser vivo.
Abandono de perros en 2015

Pequeños avances en la legislación

En diciembre de 2017, el Congreso de los Diputados apoyó por unanimidad una ley que considera a los animales como seres vivos y no cosas, ya que antes se consideraba a los animales como bienes muebles.

Con esta ley se ha querido emular disposiciones de los códigos civil italiano y francés, que ya reconocían su condición de seres vivos desde hace tiempo. Este es un paso más hacia el reconocimiento de los derechos de los animales y de las obligaciones que estos conllevan para los dueños.