¿Qué debes saber antes de adoptar un perro adulto?

Cuando nos planteamos añadir un miembro más a nuestra familia, la mayoría de las veces pensamos en un cachorro. Sin embargo, adoptar un perro adulto es una decisión que está en auge y aquí te contamos por qué.

Adoptar un perro adulto y la responsabilidad

No debemos olvidar que la adopción de un perro, sea cachorro, adulto o anciano es una gran responsabilidad, pues es un ser vivo que va a formar parte de la familia y que conlleva una serie de obligaciones. Un perro adulto necesita tanto cariño como un cachorro, y puede que incluso más, ya que no sabemos de dónde viene ni lo que ha podido sufrir antes de acabar en una protectora.

Persona acariciando a un perro

Carácter

Es importante que nos informemos del carácter del perro que vamos a adoptar: si es dominante o sumiso, si se lleva bien con otros perros o con gatos y cómo es su relación con los niños. En este sentido, lo mejor es preguntar a los responsables de la protectora o a la casa de acogida, ya que son quienes se han hecho cargo del animal y lo conocen mejor.

Educación

Un perro adulto, especialmente si se ha criado en la calle o en una perrera, probablemente haya tenido una socialización incompleta o inadecuada. Es por ello que requerirá tiempo y paciencia por parte de los nuevos propietarios, que deberán proporcionarle una educación básica y una socialización tanto con humanos como con otros perros. Muchas veces este adiestramiento en adultos lo llevan a cabo las protectoras y casas de acogidas, lo que facilita muchísimo su adopción y posterior adaptación.

Ventajas

Quizá la clave más importante de este artículo sean las ventajas que presenta adoptar un perro adulto frente a la adopción de un cachorro. Por ejemplo, un perro adulto ha alcanzado su talla y peso, por lo que no habrá sorpresas con el tamaño que alcance.

Cachorro en las manos de un niño

Del mismo modo, los cachorros suelen ser más juguetones y ‘trastos’, por lo que un adulto será un riesgo menor para los muebles de la casa, zapatos y demás objetos susceptibles de convertirse en un mordedor.

El gasto que conlleva tener un perro siempre va a ser considerable, aunque entre la adopción de un cachorro y la de un adulto el coste de esta última es menor. Normalmente, las protectoras entregan al perro adulto con chip, vacunas en regla, esterilizado y desparasitado.

La mayoría de los perros adultos en adopción han vivido situaciones traumáticas, como el abandono o el maltrato, y son muy agradecidos cuando reciben algo de cariño. La adopción de uno de estos animales te supondrá una de las experiencias más enriquecedoras y gratificantes que puede vivir un propietario. Anímate a adoptar un perro adulto, la experiencia es maravillosa.

 

Fuente de la imagen principal: Tim

Te puede gustar