Consejos para que un gato coma sano

Paco María García 7 junio, 2018
Factores como la cantidad de proteína o de grasa, así como el nivel de hidratación, entre otros, son claves a la hora de que un felino goce de una salud de hierro

Los gatos son animales carnívoros desde su origen. Su alimentación, al vivir en ‘estado salvaje’, se obtiene básicamente en la caza de roedores y pájaros pequeños. Es decir, de carne cruda.

Normalmente, los gatos domésticos no se alimentan de carne cruda en casa, y por eso es importante satisfacer sus necesidades nutricionales para mantener su cuerpo sano y equilibrado; es clave que el felino reciba toda la proteína y grasa animal que necesita.

¿Por qué los gatos necesitan tanta proteína animal?

Entre los beneficios de la proteína animal, están estos:

  • Ayuda a formar la estructura de tendones, huesos, ligamentos, piel y uñas
  • Desarrolla funciones en el metabolismo y en el sistema inmune
  • Permite que mantenga una masa muscular óptima

Es muy importante para la salud del gato que la proteína se suministre en cantidades y calidad adecuadas; si la proteína es mala o su consumo es deficiente, el gato pierde masa muscular.

Seis consejos prácticos para que un gato coma sano

1. Dieta en base a carne

La carne es la base de la alimentación de cualquier gato. Un gato adulto necesita al menos un 25% de proteína en su dieta diaria, porcentaje que aumenta al 30% en gatas embarazadas y bebés. Su alimentación natural también se basa en una alta ingesta de grasa animal, su principal fuente de energía.

Guisado de carne para gatos

Se sugiere invertir en alimentos de gama alta, ya que estos contienen nutrientes equilibrados con mucha proteína y grasa animal, y pocos carbohidratos.

Para asegurar estas proporciones conviene revisar las etiquetas de las tablas nutricionales, al comprar en tiendas y supermercados. Esta decisión va a repercutir en la salud y bienestar del felino a largo plazo.

2. Alimentarlo con comida seca y húmeda

Se recomienda que los gatos consuman en mayor proporción pienso, que al ser un alimento seco permite que el felino mastique y así elimine el sarro de los dientes. Este tipo de alimento viene en formatos específicos en relación a la edad y nivel de actividad del gato. Y lo mejor de todo es que no necesita cocinarse.

Comida húmeda para gatos

Además del pienso, es recomendable incluir en su dieta latas de comida húmeda, un alimento mucho más atractivo para el gato por su olor. Este tipo de producto se recomienda porque incluye un 70% de agua, lo que facilita una óptima hidratación. Esto es muy positivo, ya que los gatos suelen tomar menos agua de la que necesitan.

3. Siempre tener agua

Un adecuado nivel del líquido vital ayuda a que sus riñones funcionen bien. También permite una correcta regulación de su temperatura corporal. Para mantener bien ambas funciones, se recomienda que tengan una fuente siempre llena de agua limpia y fría.

La falta de agua en los felinos puede provocar problemas graves de salud, como daño renal y la formación de cristales en la orina; además, el animal se puede deshidratar.

4. No alimentarlo con sobras de comida humana

Como hemos visto, los gatos tienen unas necesidades nutricionales muy distintas al ser humanos. Ofrecer comida inadecuada podría producirle obstrucción intestinal, vómitos o diarrea. Además, puede provocar obesidad, un problema muy común entre los gatos domésticos.

5. Pequeñas porciones de comida

En general, los gatos no comen todo el alimento que tienen a su disposición. Por ello, si el gato no es obeso o no tiende a comerse toda la comida de una vez, se le puede dejar el alimento en su plato para cuando tenga hambre.

Otra opción es darle de comer a horas específicas para controlar su peso. El peso adecuado de un gato se evidencia en sus costillas: estas deben estar cubiertas de una capa de grasa y a la vez deben palparse al tacto.

6. Controlar la formación de bolas de pelo en su estómago

El gato tiene el hábito de limpiarse lamiéndose todo el cuerpo. Esta es una razón por la cual es habitual que se trague el pelo que queda en su lengua. De esa forma, se van formando las bolas de pelo en el estómago, que son eliminadas a través del vómito o las heces.

Sin embargo, las bolas muy grandes pueden provocar una obstrucción en su tracto intestinal. El dueño del felino puede facilitar la eliminación de estas bolas dándole pienso rico en fibra, cepillándolo cada día y llevándolo a un peluquero profesional para un corte de pelo.

Te puede gustar