Consejos para tener dos perros machos

Aparte de poner paz de por medio, si es requerido, ambos deben identificar un líder de la manada, que en este caso sería el dueño; por supuesto, además de seguir una serie de instrucciones neutrales para la correcta socialización de ambos, hay que respetar la posición del can que ya vivía en casa

Tener una mascota es uno de los regalos más grandes que la vida nos puede dar, bien sea un perro, un gato, un ave o de la especie que sea. Lo cierto es que tener mascotas del mismo sexo puede complicar un poco las cosas, como en el caso de dos perros machos, que puede generar una crisis de mando.

Una cuestión de jerarquía

Todos reconocen que los perros son descendientes de antiguas razas de lobos salvajes, pero no todos saben que en su evolución se han traído consigo su orden social.

Es cierto que los perros pueden convivir en soledad, siempre y cuando tengan la compañía de un humano cerca. Pero no hay nada más peligroso que una manada de perros, dado que se pueden comunicar con mayor facilidad y eficacia que los lobos.

Por esto, debes tener bien claro tu posición como líder de la manada, y que tu mascota sea tu fiel seguidor. Nosotros sabemos bien que, con el tiempo, terminamos siendo esclavos de sus cariños y a la larga iremos pensando en añadir un nuevo compañero perruno a nuestra familia.

Pero antes de introducir a este miembro nuevo, debemos analizar si nuestro perro esta preparado para tener a un compañero viviendo bajo el mismo techo. Normalmente, buscamos a un compañero de sexo opuesto para facilitar la convivencia, aunque, ¿cómo introducir a uno del mismo sexo? Os damos algunos consejos.

Cómo presentar un macho a otro macho

Para introducir a un canino nuevo a tu manada, debes seguir una serie de pasos para evitar que sea una experiencia muy fuerte para ambos. Lo primero que debes tener en cuenta es tu firme posición como líder y, en segundo lugar, debes respetar el espacio de la mascota principal.

Pelea de perros

Os aconsejamos que el primer encuentro que tendréis con la mascota nueva sea en un parque o un espacio abierto, en donde ambos machos se sientan en libertad y no uno encerrado junto al otro. Nunca debéis presentar al nuevo can en tus brazos, esto podría generar un grave conflicto.

La mejor forma es dejarlos ser por sí mismos y en libertad, siempre vigilando el comportamiento de ambos y evitando las riñas entre ambos. Este primer encuentro debe ser breve, para luego llevarlos a pasear por separado y reencontrarse en tu hogar por medios distintos.

La convivencia en casa

La llegada inmediata de otro perro a tu hogar puede ser considerada como un acto de invasión al territorio de tu mascota, cosa que podría terminar en peleas y dolores de cabeza para ti. Como líder, debes tomar las precauciones necesarias para evitar que esto suceda.

  • Ambos perros deben tener sus platos separados: lo más recomendable es tener sitios de comida separados y que cada perro tenga su plato. Esto evitará que alguno de los dos se sienta atacado por el otro y cada uno tendrá su territorio en tu hogar.
  • Cada uno debe tener su cama: ¿no has notado que os cuesta dormir en sitios ajenos? Lo mismo pasa con los animales, dormir en el terreno de otro es estresante para ellos, así que la mejor forma de evitar riñas es teniendo cada uno su cama.
  • Que tengan sus juguetes separados: nunca es bueno manipular los objetos de los demás, y mucho menos si nos pueden morder por ello. Os aconsejamos que cada animal tenga sus objetos por separado, es decir, su pelota, su hueso, su correa, entre otros.
  • Lo más importante: deja que la jerarquía se imponga. El mayor error que cometemos durante la introducción de otra mascota en nuestro hogar recae en darle la misma importancia a ambas mascotas. Este acto hará que ambos se crean los dominantes de la relación y genere conflictos.
Pelea entre perros

Si sigues estos consejos, vuestros machos es seguro que se convierten en mejores amigos. Todo es una cuestión de paciencia y de tiempo; si ves que la cosa no está fluyendo como esperabas, lo mejor es consultar con el veterinario o un psicólogo canino.

Lo que no debes hacer

Ya se ha dicho que no debes perturbar la jerarquía en la manada, pero hay otras cosas que debemos evitar para que la llegada de otra mascota sea un éxito:

  • No dejes que se peleen por la comida: ambas mascotas deben saber que hay comida suficiente para todos y que no es razón para alterar el orden.
  • Al llegar a casa, no crees límites artificiales: los machos deben reconocer la presencia del otro de una forma cordial y amable entre ellos. El encontrar murallas puede generar riñas entre los dos.
  • Ten en cuenta el tamaño de tus perros: un perro grande seguro que querrá imponerse sobre el más pequeño, cosa que no debes dejar que suceda. Lo más aconsejable es tener perros de igual tamaño en el hogar.
  • Nunca dejes que un macho se imponga sobre el otro: recuerda que tú eres el que da las órdenes. Si bien un perro podrá llevar mayor tiempo en vuestro hogar, tú eres el que tiene la última palabra.
Te puede gustar