Conoce a los camélidos sudamericanos

Yamila · 4 junio, 2018
De gran importancia para las civilizaciones de América del Sur, estos animales se diferencian de los camellos en que presentan un cuello largo y un sistema digestivo que puede incluso con algunas toxinas

Si bien cuando pensamos en un camello nos imaginamos a un animal de joroba que vive en el desierto, esta familia incluye a otros animales: los camélidos sudamericanos. Conócelos en el siguiente artículo.

¿Quiénes son los camélidos sudamericanos?

Pertenecen a una tribu conocida como Lamini y cuentan con dos géneros y cuatro especies, que pueden cruzarse entre sí y obtener descendencia fértil. Los camélidos sudamericanos se diferencian de los camellos porque presentan un cuello alargado y un sistema digestivo capaz de digerir algunas toxinas. Estos, además, han sido de mucha importancia para las civilizaciones sudamericanas y en la actualidad siguen siendo valorados y empleados.

1. Vicuña

Este mamífero vive en el altiplano andino, concretamente en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. Se trata de uno de los habitantes de la cordillera de los Andes, ya que prefiere hábitats a más de 3 200 metros sobre el nivel del mar.

La vicuña –foto que abre este artículo– mide cerca de 80 centímetros y pesa alrededor de 50 kilos. El color del pelaje es beige o marrón claro rojizo, con áreas blancas en el vientre y las patas. Sus patas largas terminadas en almohadillas le permiten caminar en diversos tipos de suelos.

La lana de vicuña está considerada una de las más finas del mundo, pero al mismo tiempo de las más abrigadas. De esta manera, el animal puede sobrevivir a los cambios climáticos típicos de la Puna.

2. Llama

Se trata de otro de los camélidos sudamericanos que abundan en el Altiplano de los Andes, en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. Fue muy aprovechado durante el imperio Inca, tanto para lana o carne como para carga e incluso para sacrificios.

Diferencias entre llamas y alpacas

De tamaño mediano, con largo cuello y orejas pequeñas, la llama –doméstica– tiene lana de color claro uniforme, aunque algunos ejemplares pueden ser marrones o presentar áreas de diferentes tonos. La cola es casi inexistente y sus patas, aunque cortas, son bastante fuertes como para que pueda subir por las montañas cargando bastante peso.

3. Guanaco

El tercero de los camélidos sudamericanos de esta lista es salvaje y se encuentra en Chile, Bolivia, Argentina, Paraguay y Perú. Vive en rebaños formados por un solo macho, algunas hembras y sus crías. Cuando el ‘jefe’ advierte algún peligro realiza un sonido llamado ‘balido’ para alertar a su familia; su principal depredador es el puma.

Guanaco de Argentina

En cuanto a sus características físicas, el guanaco mide poco menos de dos metros de largo –es el más grande de la Patagonia– y pesa alrededor de 100 kilos. Su pelaje es mediano, de color amarronado, con vientre más claro y cabeza oscura.

Se alimenta de tubérculos, hierbas y musgo, y se le conoce por su habilidad de ‘escupir’, ya sea saliva o lo que esté masticando en ese momento.

4. Alpaca

Finalmente, un camélido sudamericano emparentado con la vicuña y que ha sido domesticado desde hace miles de años. Se lo puede encontrar en las mesetas de los Andes: Argentina, Chile y Ecuador precisamente. Perú es el país con mayor población de alpacas e incluso hay rebaños en Estados Unidos, Nueva Zelanda y Europa, introducidos por el hombre.

Alpaca: características

La alpaca tiene una altura de 90 centímetros y pesa cerca de 75 kilos, y solo se domestica por su lana, la cual es de alta calidad, y es que sirve para fabricar ‘ponchos’ (vestimenta típica andina), bufandas, chalecos, mantas y guantes. El color del pelaje es diverso y se pueden hallar ejemplares marrones, negros, blancos o manchados.