¿Cómo tratar las patas del perro en invierno?

14 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Al igual que en verano, las almohadillas de las patas de los perros necesitan cuidados especiales durante las épocas más frías del año

Dependiendo de la época del año, nuestros canes son más proclives a sufrir o desarrollar determinadas dolencias. Por ejemplo, durante los meses más cálidos del año, las posibilidades de infectarse con parásitos es mayor y, por tanto, poder contagiarse de enfermedades transmitidas por estos. Por otro lado, las patas del perro en invierno son la parte del cuerpo, junto a las articulaciones, que más sufren.

Ciertos factores pueden provocar que las almohadillas de las patas sufran más daño de lo habitual, como son la edad y la raza. Por ello, te ofreceremos algunos consejos para cuidarlas, mantenerlas sanas y evitar los problemas más comunes de las patas del can durante el invierno, sobre todo si esta estación es muy fría en la región donde vives.

Las almohadillas plantares de los perros

Las almohadillas de las patas de los perros son, al fin y al cabo, piel. No obstante, presentan unas características y estructuras distintas a las que podemos encontrar en otra parte del cuerpo.

Almohadilla plantar del perro

Esto se debe a que es la zona a través de la cual el perro tiene un contacto muy directo con el suelo y, además, debe recaer su peso sobre ellas. Las principales características de las almohadillas plantares del perro son:

  • Estrato córneo grueso: es la principal barrera contra el medio ambiente. Constituye una capa de la piel formada por queratocitos, células epiteliales que sintetizan queratina, una proteína que sirve de protección. 
  • Estrato lúcido amplio: es una capa de la piel que solo se observa donde no hay pelo, como las almohadillas o la trufa del perro. Se encuentra tras el estrato córneo.
  • No poseen folículos pilosos, ni glándulas sebáceas: los folículos pilosos son las estructuras que crean el pelo y, en las almohadillas, son innecesarios. Las glándulas sebáceas suelen estar ligadas al folículo piloso y segregan sebo para proteger la piel y el pelo.
  • Glándulas atriquiales: son glándulas sudoríparas, es decir, que secretan sudor. En los perros, estas glándulas son muy numerosas en las almohadillas plantares y no existen en ninguna zona más del cuerpo.
  • Tienen mucha grasa: a pesar de no tener pelaje, la acumulación de grasa en las almohadillas previene la pérdida de calor.

Consejos para cuidar de las patas del perro en invierno

Aunque la mayoría de los perros están preparados para el frío gracias a la herencia de su antepasado común, el lobo, muchas razas no lo están. Debido a los múltiples cruces y a la creación de razas por parte de la selección humana, algunas han perdido ciertas características que los protegían del medio, ya sea porque en las circunstancias del momento no eran necesarias o porque el clima no lo requería.

Por estas razones, ahora debemos estar más pendientes de las patas del perro en invierno, ya que, a menos que seamos tutores de un alaskan malamute, un husky o un mastín tibetano, que son razas acostumbradas al frío, nuestros canes sí pueden sufrir daños.

Perro alza la pata

Evita pasear por suelos de piedra cuando hiele

Si es muy temprano y aún no ha salido el sol, es muy probable que el suelo esté helado. Esta superficie, al ser de piedra, puede provocar daños por abrasión en las almohadillas del perro. Durante esta época intenta pasear por lugares de tierra, que no son tan dañinos.

Si tienes un cachorro, vigila más aún las patas del perro en invierno 

Los ejemplares muy jóvenes, cuando todavía no han salido lo suficiente a la calle, tienen las almohadillas poco queratinizadas. Por esta razón, se harán heridas mucho más rápido, ya que no estarán protegidas.

Si vas a la nieve, usa protectores

En el mercado puedes encontrar tanto calcetines para proteger las patas cuando vayas a la nieve como cremas protectoras. Estas cremas se adhieren a la piel creando una película protectora. No son infinitas, por lo que debes aplicarla cada día.

Mantén las almohadillas hidratadas

Diariamente, junto a la rutina de cuidados de las patas, es recomendable el uso de cremas hidratantes para perros. El frío reseca mucho la piel, lo que causará la aparición de grietas muy dolorosas. Si apareciera cualquier tipo de lesión en las patas del perro, visita al veterinario.

  • Castellanos, I., Clarena, G., Rodríguez, T., Iregui, C., & Arturo, C. (2005). Estructura histológica normal de la piel del perro (Estado del arte). Revista de medicina veterinaria, 1(10), 109-122.
  • Freiman, H. S., & Grubelich, L. S. (1994). Diseases of the foot and nails: Humans, cats, and dogs. Clinics in dermatology, 12(4), 573-577.