¿Cómo ser un buen amigo para un gato?

El enriquecimiento ambiental, los juegos, la buena alimentación y saber cómo tratar a tu gato son algunas de las claves para que podáis llegar a ser mejores amigos.
¿Cómo ser un buen amigo para un gato?
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 10 abril, 2021.

Escrito por Manuela Herrera Montoya, 10 abril, 2021

Última actualización: 10 abril, 2021

Por obvia que suene esta premisa, es necesario destacar que un gato no es un perro. Esto no significa que un felino no pueda ser tu mejor amigo; pero sí implica que sus cuidados, comportamientos y formas de interactuar contigo son diferentes a las de un cánido. 

Disfrutar de la compañía de un gato trae beneficios tanto físicos como psíquicos. De todas formas, para ser buenos amigos, es importante conocer su comportamiento, sus necesidades y los principales problemas que se pueden producir en su vida. 

Lo que debes saber antes de querer ser un buen amigo de tu gato

Por desgracia, algunos felinos domésticos son abandonados porque los tutores no los conocen y generan en ellos problemas de comportamiento, tal y como indica la etóloga Rosana Álvarez. Sobre todo durante el celo, ciertos gatos son difíciles de llevar.

Por ello, es indispensable que el entorno sea un sitio agradable donde los felinos puedan desarrollar todas sus necesidades de comportamiento –como cazar o escalar a sitios altos–, para asegurar su bienestar y ser un buen amigo para tu gato. Ten en cuenta los siguientes puntos:

  • El gato no es un perro, esto es lo más básico que debes saber. No es un animal social, aunque a veces forma grupos si hay disponibilidad de recursos y territorio. Por ello, no se le puede abrazar y acariciar todo el tiempo —muchos perros y personas tampoco toleran esto—, aunque existen excepciones. 
  • No le pueden faltar elementos de enriquecimiento ambiental. Para un gato no es suficiente un plato de comida, un cuenco con agua y un arenero. 
  • De estos animales también se disfruta observándolos, pues ellos deciden si hacen contacto o no. Lo más común es que busquen a sus dueños para jugar por las noches. Por ello, es el gato quien debe elegir cuándo y cómo quiere se que produzca la interacción.
  • Si quieres que un felino sea tu amigo, debes también tener cuidado con los ruidos. Son animales que se estresan muy fácilmente. 
  • Tampoco podrás llevar todos los animales que quieras a casa y, de ser así, tendrás que hacer un proceso de adaptación con cada uno, pues es muy probable que tu gato se estrese y se empiece a comportar de manera inadecuada. 

Los gatos también se vacunan y es esencial llevarlos al veterinario de forma periódica. Por ello, hay que socilizar a cualquier felino desde pequeño con su transportín o guacal de forma esporádica: así, el transporte será menos estresante para él. De todas formas, las visitas veterinarias a domicilio puede ser una mejor opción.

Ser el mejor amigo de tu gato no es difícil.

Enriquecer su entorno es la clave principal

El enriquecimiento ambiental es todo aquello que le genera bienestar físico, psíquico, emocional y social a tu gato. Para alcanzar las cotas en este frente, hay que transformar el entorno donde vive para que se parezca lo máximo posible a su hábitat natural.

Esto no significa que tengas que sembrar árboles dentro de tu casa o llevar ratones de verdad a tu hogar, pero sí aportar en temas de infraestructura, decoración y recursos. Según la Sociedad Internacional de Medicina Felina (ISFM), existen 5 pilares básicos para lograr un entorno felino sano: 

  1. Facilitar lugares seguros para tu gato. 
  2. Proporcionarles recursos básicos a los felinos: estos pueden cambiar según el número de gatos y son los areneros, agua, comida, rascadores, lugares de descanso y lugares de juego.
  3. Interactuar con ellos por medio de juegos de caza. 
  4. Proporcionarles contacto contigo de manera predecible y positiva.
  5. Suministrarles un ambiente respetuoso con el sentido del olfato. 

Además de respetar estos 5 pilares, debes prestar atención a las relaciones que tiene el felino con los individuos con los que habita, como perros y personas. Si tu gato no cuenta con algunos de estos pilares, es importante que no se los proporciones todos a la vez, pues traerán un cambio en su ambiente al que debe acostumbrarse poco a poco para no generar estrés. 

Juega con tu gato

Jugar diariamente  —mínimo 15 minutos— también es indispensable para que seas un buen amigo de tu gato. Según Nela Crespo —autora de La verdad sobre perros y gatos— puedes realizar los siguientes juegos con los felinos del hogar: 

  • Lanzarles una presa —con o sin devolución—: una pelota de papel o un ratón de tela para que ellos lo cacen hasta que se cansen son buenas opciones. 
  • Caza interactiva: esto lo puedes hacer con una vara de la cual cuelgue algún ratón, una serpiente o un pájaro de tela. La idea es que trates de imitar los movimientos naturales de la presa; que por ejemplo se esconda y vuelva a aparecer. 
  • Escondidijo: la mayoría de los gatos aprenden a acechar a sus tutores cuando se esconden detrás de algún objeto o algún lugar. Cuando los encuentran, salen corriendo para que las personas los busquen y así sucesivamente. 
  • Bolsas de papel o cajas de cartón: de seguro ya has escuchado sobre el famoso vínculo entre los gatos y las cajas. Puedes aprovechar esto haciendo agujeros en una y metiendo dentro un juguete para que lo cacen. Hasta pueden jugar allí con la vara de la caza interactiva. 

No lo persigas para acariciarlo

El gato no se debe sentir cohibido o forzado, no hay necesidad de perseguirlo por toda la casa en contra de su voluntad. Es más, no lo acaricies hasta que no te lo pida. Katrin Behrend —la autora de Gatos sanos y felices— cuenta que la comida y el juego son formas de relacionarse con el felino y así se sentirá más motivado de acercarse a ti.

Recuerda también acariciarlo donde más le gusta: en la cabeza, las mejillas y la barbilla. Evita lugares como el abdomen, porque esto puede desencadenar comportamientos agresivos, según el zootecnista Fernando Yupa

La alimentación de tu gato es muy importante

Para evitar enfermedades, es fundamental que le des comida de gama alta al felino. Son alimentos ligeramente más costosos que los que se encuentran en los supermercados, pero la calidad de su vida será mejor a largo plazo.

Además, se recomienda no racionar su comida, pues son animales que comen pequeñas cantidades entre 12 y 20 veces durante el día y la noche. Los comederos deben estar distribuidos por toda la casa en sitios alejados del agua, arena y rascadores. 

Los problemas de comportamiento de tu gato pueden sembrar una enemistad en el vínculo que tienes con él y desencadenar todo lo contrario a una buena relación. Por ello, es indispensable que los felinos puedan controlar su entorno, sentirse felices, tranquilos y cómodos.

Los ojos azules de un gato.

Si cumples con los puntos aqui expuestos, harás más feliz a tu gato, serás un buen amigo para él —pues el vínculo entre vosotros aumentará de manera positiva—, mejorarás tu manejo e interpretación del lenguaje felino, reducirás las posibilidades de problemas de comportamiento y disminuirás su estrés. 

Te podría interesar...
Los 6 comportamientos más raros de los gatos y su por qué
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los 6 comportamientos más raros de los gatos y su por qué

Te hablamos de los comportamientos más raros de los gatos, y su porqué, con el fin de que entiendas mejor a tu mascota y vuestra convivencia mejore...