¿Cómo cuidar gallinas?

Tener gallinas en propiedad puede traer grandes beneficios, como un aporte de huevos frescos para el hogar de manera habitual. Sin embargo, estas aves necesitan ser cuidadas de forma correcta para que tengan una vida saludable.
¿Cómo cuidar gallinas?
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 10 septiembre, 2021.

Escrito por Laura Morales Negrin, 10 septiembre, 2021

Última actualización: 10 septiembre, 2021

¿Es posible cuidar gallinas sin ser un experto avicultor? Sí, lo es. De todas formas, si lo que se pretende es tenerlas como animales de compañía, cabe destacar que estas aves están algo lejos de ser esa mascota similar a un perro o a un gato. Sea como fuere, la realidad es que son animales asombrosos que sorprenden por su personalidad e inteligencia.

Si se opta por tener un grupo de gallinas en una propiedad, hay que conocer sus cuidados de forma exhaustiva. Estas aves tienen unas necesidades muy específicas que no todo el mundo puede proporcionar. Veamos cuáles son.

¿Puedo tener gallinas en casa?

La gallina es la subespecie doméstica de la especie conocida como Gallus gallus. Se trata de una ave galliforme de la familia Phasianidae, cuyo origen se encuentra en el sudeste asiático.

A pesar de esto, que se le catalogue como “doméstica” no significa que esta ave sea apta en todos los hogares. Además, para tener una gallina hay que se consciente de las atenciones que se le deben proporcionar. Antes que nada, primero hay que preguntarse: “¿puedo tener gallinas en casa?”

Esta cuestión es muy importante y la primera que se debe responder en todos los casos. Esto es así porque en ciertos lugares está prohibida la tenencia de estas aves o se requiere un permiso especial para ello. Es muy probable que en medio del núcleo urbano de la ciudad en la que residas no se pueda criar gallinas, por ejemplo.

Por otro lado, aunque tener gallinas esté permitido en tu zona de residencia (incluso sin necesidad de licencia), siempre hay que cumplir ciertas normas si se tienen vecinos muy cerca. En ciertos casos, si se quiere incluir un gallo en el corral habrá que tener presente que son animales muy ruidosos y pueden generar molestias a primera hora de la mañana.

Adicional a esto, es importante saber si hay un número máximo de gallinas permitidas en cada escenario. Por último, en caso de que la vivienda no sea propiedad de la persona que desea tener gallinas, siempre debería pedir permiso al propietario de la finca.

Una gallina con sus polluelos.

Cuidar gallinas: el espacio para vivir

Una vez se tenga claro que es posible la tenencia de estas aves en el hogar, es importante hacer un análisis de todo lo necesario para cuidar gallinas. Tener estos animales de corral requiere una inversión económica, además de tiempo para atenderlas.

Estas aves también necesitan espacio. La localización no solo servirá para habilitar un gallinero, sino para proporcionarles un terreno amplio en el que disfrutar al aire libre. Por último, hay ciertas reglas de municipalidad que obligan a que las gallinas estén a una distancia determinada de la línea de la vivienda.

Es esencial tener en cuenta la normativa regional antes de criar cualquier animal de granja. 

Cómo debe ser el gallinero

El gallinero, espacio habilitado o caseta que se disponga para el resguardo de las gallinas, tiene que estar preparado para garantizarle seguridad a estos animales. Eso significa que debe ser un lugar cerrado e higiénico a partes iguales.

Una buena estructura es la única manera de mantener alejados a los depredadores, pero también a pequeños roedores que pueden contagiar ciertas enfermedades a las aves. Además, el gallinero tiene que ser un lugar donde los animales se mantengan secos, protegidos del frío y del sol y libres de estrés.

El espacio protegido destinado a estas aves debe contar con una buena ventilación, pero evitando a su vez las corrientes de aire. Además, tiene que ser lo suficientemente grande como para que quepan todas las gallinas sin que estén hacinadas.

Es habitual colocar los comederos algo elevados, pues de esa forma se evitará que otros animales (como los roedores que se mencionaban antes) lleguen al alimento. Además de los comederos, es importante colocar algunos tablones de madera o perchas en la pared para que las gallinas se suban a ellos, pues les gustan las alturas.

Adicional a lo mencionado, no se pueden olvidar las cajas de anidación, de las cuales tiene que haber 1 por cada 4 gallinas. Será en ellas donde estas aves pongan los huevos, por lo que deben contar con material de cama, como es la paja, y ser de un tamaño adecuado como para que la gallina esté cómoda.

Otra característica importante del gallinero es que este debe ser fácil de limpiar, puesto que hay que mantener la higiene a largo plazo. Es aconsejable esparcir virutas, paja u otro sustrato similar por el suelo cada pocos días, ya que este material absorbe la humedad de las deposiciones del animal.

Alimentación de las gallinas

Un aspecto fundamental a conocer si se quiere cuidar gallinas de forma correcta es su alimentación. Estas aves son omnívoras, por lo que no hay que caer en la falsa idea extendida de que solo comen maíz, lombrices y hierbas.

La base de su dieta serán los preparados compuestos de diversos cereales. Sin embargo, como complemento se les proporciona frutas, verduras y legumbres y también pueden comer carnes, pescados y huevos. Eso sí, en cuanto a los huevos, es importante que estos se les ofrezca guisados y sin cáscara. De no ser así, se acostumbrarán a picotear y comerse cada huevo que ellas mismas pongan.

La cáscara de huevo en sí también se les puede ofrecer y, de hecho, es muy beneficiosa, pues les aporta calcio. Sin embargo, por el mismo motivo que se ha mencionado, lo aconsejable es dársela muy triturada a las gallinas para que no la asocien a los huevos en sí.

El agua limpia y fresca tiene que estar siempre al alcance. Por último, hay que aclarar que las gallinas comen pequeñas muestras de grava que recogen del terreno que picotean. Estas tienen una función importante, pues les ayudan en la digestión de alimentos al quedarse alojadas en la molleja (no tienen dientes). Sin embargo, si se les quiere ayudar en este aspecto, se puede añadir un suplemento mineral en su comida.

Salud de la gallina

Las gallinas son víctimas comunes de los parásitos. Por ello, se pueden emplear desparasitadores para aves de adquisición en tiendas de productos animales o centros veterinarios en caso de la aparición de síntomas en el gallinero (plumas caídas, crestas aclaradas, decaimiento y otros).

Además de esto (y teniendo en cuenta la normativa del lugar en el que vivas), en ocasiones es necesario que las gallinas estén vacunadas. En caso de que las vacunas sean obligatorias, un profesional veterinario será quien las administre siguiendo un calendario estricto.

Por otro lado, cuidar gallinas también implica estar pendientes de las señales que puedan indicar que están enfermas. Por ejemplo, aunque debido a los cambios de tiempo es normal que las gallinas pierdan más plumas de lo habitual en ciertas ocasiones, en otras una caída abundante o por zonas suele indicar que algo no va bien en su salud.

Además de esto, otros síntomas que podrían señalar enfermedad en el animal son:

  • Presenta un cambio de color en la barba o cresta.
  • No pone huevos.
  • Los huevos salen deformes.
  • Deja de comer.
  • Tiene problemas de movilidad.

Otros consejos para cuidar gallinas

A la hora de cuidar gallinas es importante conocer el comportamiento de este animal. Esto es esencial, ya que es responsabilidad de sus tutores dejarles desarrollar sus conductas naturales como seres primales que son.

Entre dichas conductas se encuentran esconderse, excavar, subirse a sitios altos o tomar el sol. También disfrutan dándose baños de tierra y comiendo insectos del suelo. Estas aves son bastante inteligentes y entienden con facilidad cuáles son sus horarios. Además, se acostumbran rápido a responder al reclamo de sus cuidadores y les gusta interactuar con ellos.

Por todas estas razones, si se quiere adquirir gallinas también se debe considerar el tiempo que se les puede dedicar. Entre tareas de alimentación, limpieza, recolección de huevos e interacción se deben emplear, como mínimo, unas 2 horas al día.

Las gallinas deben salir del gallinero cada mañana y volver a él cuando se ponga el sol. Sin embargo, lo ideal es que puedan entrar y salir de él cuando lo deseen, excepto por las noches. Estas aves de corral pueden, incluso, llevarse bien con otros animales. Aun así, no hay que confiarse al 100 % en este aspecto, ya que son ellas las que siempre salen mal paradas en caso de que no sea así.

¿Conoces el comportamiento de las gallinas?

Cuidar gallinas tiene muchas ventajas, puesto que se deshacen de insectos y algunas plagas (como las de caracoles o babosas) y proporcionan abono y huevos frescos para el hogar. Para que realicen sus funciones y puedas disfrutar de su compañía deben estar sanas, y esto dependerá de los cuidados que les ofrezca el tutor. No los descuides y descubrirás a unos animales con un temperamento increíble.

Te podría interesar...
El futuro dorado de las granjas de pollos: el pollo campero
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
El futuro dorado de las granjas de pollos: el pollo campero

Con el pollo campero se persigue mejorar el bienestar animal a la vez que se consigue un alimento de mayor calidad.