¿Cómo alimentar a un perro diabético?

28 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
Existen una serie de pautas que debemos seguir cuando se trata de alimentar a un perro diabético, desde qué alimentos hay que evitar a cuáles deben estar presentes

Existen muchas enfermedades y trastornos que, a priori, nunca los relacionamos con el mundo animal. Pero nada más lejos de la realidad, y un ejemplo es la diabetes en perros. A la hora de alimentar a un perro diabético, hay una serie de recomendaciones alimenticias que conviene seguir si queremos asegurar que nuestra mascota conviva con su enfermedad de la mejor manera posible.

Diagnóstico de un perro diabético

Al igual que ocurre con los seres humanos, la diabetes canina tiene que ver con un defecto en la producción de insulina. Esta hormona es la responsable de que la glucosa –principal fuente de energía para las células– sea transportada y procesada de manera correcta.

Bien porque el cuerpo no es capaz de sintetizar la insulina, o bien porque no puede utilizarla, la consecuencia directa es una acumulación de glucosa en el torrente sanguíneo. Esto provoca que las células no tengan suficiente energía para llevar a cabo su tareas, aparte de elevar el nivel de azúcar en sangre por encima de los niveles normales.

Los perros entre la mediana edad y la avanzada son más propensos a padecer diabetes. También existen algunas razas con más predisposición que otras, pero en todos los casos los síntomas son los mismos:

  • Nuestro perro bebe agua muy a menudo y, por lo tanto, orina con mucha frecuencia.
  • Aumenta su apetito.
  • Parece cansado y aletargado.
Perro cansado yace en el suelo

Si tu veterinario ha confirmado el diagnóstico de diabetes en tu mascota, seguramente te dará unas pautas alimentarias que deberás incorporar a la dieta diaria.

Fibra en la alimentación de un perro diabético

Uno de los componentes que debe aparecer al alimentar a un perro diabético es la fibra. Este componente, en grandes cantidades, actúa como ‘un freno’ y evita que los niveles de glucosa se disparen durante la descomposición de los hidratos de carbono.

Entre los alimentos con un alto contenido en fibra alimentaria se encuentran los cereales, el arroz –trigo o avena– o la soja. Sin embargo, la fibra en exceso puede causar problemas intestinales a nuestra mascota, por lo que un consumo moderado es lo recomendable.

Si el veterinario lo cree conveniente, podemos combinar esta dieta rica en fibra con las vitaminas B-6, E y C, ya que también ayudarán a controlar los niveles de glucosa.

Alimentos que hay que evitar

Dentro de los alimentos que deben desaparecer –o disminuir su proporción– son aquellos que contienen hidratos de carbono fácilmente absorbibles y los azúcares. Este tipo de compuestos se encuentran en algunos colorantes alimentarios y se transforman rápidamente en glucosa, que se irá acumulando.

Perro comiendo chocolate

Si vas a premiar a tu perro con una golosina, cerciórate antes de que no contiene este tipo de azúcares. También hay que tener cuidado con las frutas, ya que algunas contienen grandes cantidades de fructosa, otro tipo de azúcar fácilmente absorbible.

Algunos consejos útiles

Cuando hablamos de dieta, no solo nos referimos a contenido. En el caso de perros diabéticos, el cuándo y el cuánto también cuentan. Una buena opción es repartir la alimentación diaria de nuestra mascota en raciones más pequeñas y hacerlo siempre respetando un horario.

Esto favorecerá la digestión del perro, lo que ayuda a la correcta absorción de la glucosa. No obstante, si tienes alguna duda sobre qué tipo de dieta darle a tu perro, también puedes recurrir a piensos especialmente pensados para animales diabéticos.

Otro punto a favor de la salud de la salud de tu mascota es el ejercicio, siempre que sea constante y moderado. En este caso, el ejercicio debe seguir la misma regularidad que la alimentación. De esta manera, la actividad física ayudará a que los niveles de glucosa siempre se mantengan constantes.

  • Pibot, P., Biourge, V., & Elliott, D. (2006). Enciclopedia de la nutrición clínica canina (No. 619: 636.045). Royal Canin,.
  • Catchpole, B., Ristic, J. M., Fleeman, L. M., & Davison, L. J. (2005). Canine diabetes mellitus: can old dogs teach us new tricks?. Diabetologia48(10), 1948-1956.
  • Fleeman, L. M., & Rand, J. S. (2001). Management of canine diabetes. Veterinary Clinics: Small Animal Practice31(5), 855-880.