¿Por qué son más propensos los perros a padecer diabetes?

19 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
De cada cinco perros, uno llega a padecer diabetes. Factores intrínsecos como la raza y la edad y extrínsecos como los malos hábitos de alimentación y la obesidad pueden determinar que tu perro pueda sufrir esta enfermedad.

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la razón de la predisposición de los perros a padecer diabetes? En las últimas décadas, la cantidad de perros diabéticos se ha incrementado a nivel mundial. En este artículo podrás entender cuáles son algunos de los factores de riesgo que hacen que los perros sean más propensos a sufrir esta enfermedad.

¿Qué es la diabetes?

Es importante conocer que la glucosa en sangre es la principal fuente de energía del cuerpo. Este azúcar proviene de la ingesta de alimentos.

Por otra parte, la insulina –una hormona producida por el páncreas– ayuda a que la glucosa de los alimentos ingrese a las células para ser utilizada como energía.

La diabetes es una enfermedad que ocurre cuando la glucosa en la sangre es demasiado alta. Este nivel anormalmente elevado puede tener dos causas. En un caso, el cuerpo no produce o no alcanza a producir suficiente insulina, lo que se ha denominado diabetes tipo 1. En el otro, las células del cuerpo no usan bien la insulina, lo que se conoce como diabetes tipo 2. De cualquier manera, en ambos casos la glucosa permanece en la sangre y no se procesa en las células.

La diabetes tipo 1 afecta prácticamente a todos los perros que padecen la enfermedad. Los canes también pueden desarrollar diabetes gestacional durante el embarazo. Por otro lado, no hay evidencia de que la diabetes tipo 2 –común en humanos- ocurra en perros.

¿Cómo se trata la diabetes?

Con el tiempo, tener demasiada glucosa en la sangre puede causar problemas de salud. Aunque la diabetes no tiene cura, puedes tomar medidas para controlar la diabetes y mantener a tu perro saludable.

La administración constante de insulina es necesaria para salvar la vida a perros que llegan a padecer diabetes tipo 1.

Insulina para un perro que padece diabetes

La diabetes en perros, un problema poco estudiado

Los estudios de diabetes en perros son escasos y, generalmente, se limitan a etapas avanzadas de la enfermedad. De esta manera, la progresión desde un cuerpo sano a la deficiencia absoluta de insulina no se ha estudiado en perros.

En la actualidad, no se dispone de pruebas de laboratorio para identificar la causa subyacente de la diabetes en perros. Además, la aparición de signos clínicos suele ser insidiosa en un periodo que puede variar de semanas a meses.

Sin embargo, los factores epidemiológicos de la diabetes canina coinciden estrechamente con los de los pacientes humanos con diabetes tipo 1.

En la diabetes canina, se ha demostrado que al menos el 80 % de los casos presentan en sangre anticuerpos contra las células β del páncreas. Estas son las células encargadas de la producción de la insulina. Estos anticuerpos median el ataque y destrucción de estas células, ejecutadas por el propio sistema inmune.

Estos hallazgos son comunes a la diabetes humana, de modo que, si los criterios establecidos en humanos se aplican a los perros, los perros diabéticos se clasificarían mayoritariamente como tipo 1.

Con frecuencia, el diagnóstico de la diabetes canina se realiza tarde en el curso de la enfermedad.

La edad y la raza son factores de riesgo para padecer diabetes

Desafortunadamente, la diabetes mellitus es una de las enfermedades endocrinas más frecuentes en perros de mediana edad y mayores. La mayoría de los perros más propensos a padecer diabetes son mayores de siete años.

Perro mayor tumbado

Se reconoce que existe una predisposición racial y familiar en perros samoyedos, pinschers, poodles, chow chow, beagle, schnauzers y huskies siberianos. Además, en Norteamérica está documentado un aumento exponencial del riesgo en rottweilers a padecer diabetes.

Factores ambientales: binomio dieta y obesidad

Aún no se han evaluado los factores de riesgo ambiental específicos en perros diabéticos. Sin embargo, la asociación entre la diabetes y la pancreatitis en perros merece una atención particular.

Se cree que el ataque autoinmune a las células β (causante de la diabetes), la inflamación pancreática (pancreatitis) y la regulación de la inmunidad intestinal pueden estar relacionadas. Es probable que el sistema inmunitario intestinal desempeñe un papel central en el desarrollo de la diabetes tipo 1.

El intestino y el páncreas están inmunológicamente y anatómicamente vinculados. Ambos órganos están influenciados por factores ambientales, como la microbiota intestinal y los factores dietéticos que predisponen a la obesidad.

En Norteamérica, la obesidad afecta de un cuarto a un tercio de los perros y se asocia con un mayor riesgo de pancreatitis. Como la pancreatitis parece ser una causa común de diabetes en perros, esta relación entre obesidad y pancreatitis en canes tiene relevancia para el desarrollo de la diabetes canina.

¿Padecer diabetes es fatal para tu mascota?

La esperanza de vida de un perro diabético puede ser la misma que la de un perro sano con el cuidado adecuado. Sin embargo, debes saber que su riesgo es mayor durante los primeros seis meses de tratamiento, cuando se introduce la terapia con insulina y se regulan los niveles de glucosa.

Los perros diabéticos tienen más probabilidades de morir de enfermedad renal, infecciones o trastornos hepáticos o pancreáticos que de la diabetes misma. A pesar de ello, una vez que su condición se estabiliza, los perros diabéticos pueden llevar una vida feliz y saludable.

  • Kimmel, S., Ward, C., Henthorn, P. & Hess, R. (1999) Familial insulin-dependent diabetes mellitus in Samoyed dogs. J. Vet. Intern. Med. 13: 177
  • Alejandro, R., Feldman, E., Shienvold, F. L. & Mintz, D. H. (1988) Advances in canine diabetes mellitus research: etiopathology and results of islet transplantation. J. Am. Vet. Med. Assoc. 193: 1050–1055.
  • Davison, L. J., Herrtage, M. E., Steiner, J. M., Williams, D. A. & Catchpole, B. (2003) Evidence of anti-insulin autoreactivity and pancreatic inflammation in newly diagnosed diabetic dogs. J. Vet. Intern. Med. 17: 395 (abs.).