Cobra de anteojos: hábitat y características

Las antitoxinas o antivenenos ocasionan una reacción alérgica en el 75% de los casos, por lo cual solo se usan en casos severos. Por ello, la mayoría de las mordidas por cobras se tratan con métodos ambulatorios que son igual de eficaces.
Cobra de anteojos: hábitat y características
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez el 27 agosto, 2021.

Última actualización: 27 agosto, 2021

La cobra de anteojos, también llamada “cobra India”, es un peculiar reptil capaz de extender su piel a lo ancho, exhibiendo una postura bastante amenazante. Aunque su apariencia es común dentro del grupo de las cobras, el veneno que inocula es considerado uno de los más letales, lo que hace que sea temida por los habitantes locales.

Existen muchas controversias con la taxonomía de las cobras del género Naja, pues sus diferencias no parecen estar tan claras. Sin embargo, en este espacio nos centraremos en la especie Naja naja, que es considerado el ejemplar basal de la mayoría de las cobras Indoasiáticas. Sigue leyendo para conocer más sobre este peligroso y bello reptil.

Hábitat y distribución de la cobra de anteojos

La cobra de anteojos es un reptil de la India cuya distribución abarca casi todo el subcontinente. Por esta razón, su presencia se ha registrado en Pakistán, Sri Lanka, Nepal, Bután y Afganistán. Esta especie habita comúnmente diferentes regiones de selvas, llanuras o campos abiertos, aunque también se la puede encontrar en áreas con asentamientos humanos.

Una cobra de anteojos levantada.

¿Cómo luce la cobra de anteojos?

Las dimensiones de este animal venenoso alcanzan cifras de más de 2 metros de longitud. Además, sus escamas tienen un acabado suave, con coloraciones que varían entre negro, café y blanco. Es más, en algunos casos, estas mismas tonalidades se presentan en patrones de bandas, que se intercalan a lo largo de su porte.

Las cobras tienen una característica adicional muy distintiva, pues presentan costillas flexibles que son capaces de estirar a voluntad. Esta habilidad les permite extender la piel de la parte superior del cuerpo para formar un “capuchón” que se extiende en forma de “alas”. El resultado es lo que le da su postura popular de vigilia, que la distingue de otras serpientes.

Este reptil se caracteriza por poseer 2 marcas negras en su capuchón, una en su espalda que asemeja a unos “anteojos” y otra en su vientre, cuya forma parecen 2 “ojos”. De estas dos, la más fácil de reconocer es la de su dorso, ya que su patrón de dos círculos unidos por una línea curva es la razón por la cual recibe su nombre común.

Comportamiento

En el momento en el que este organismo se siente amenazado, extiende su capuchón como una forma de advertencia hacia su enemigo. Gracias a esto, 1/3 de su cuerpo se ve más voluminoso, lo que le sirve para trata de impactar y disuadir a su depredador. Es más, las dos manchas en su vientre sirven también para simular ojos gigantes, que son un recurso extra para que los agresores retrocedan.

Veneno

Esta especie pertenece a una de las “4 grandes serpientes” de India, que son los responsables de la mayor cantidad de muertes humanas en este lugar. El renombre que ostenta no es para menos, pues su veneno presenta neurotoxinas paralizadoras, cuyo efecto en el corazón son fatales. En otras palabras, sus toxinas (cardiotoxinas) pueden ocasionar la muerte debido a un paro cardiorrespiratorio.

Afortunadamente, en la actualidad existen antivenenos efectivos contra la mordida letal de este animal. De hecho, gracias a los avances médicos (y con el tratamiento adecuado) la probabilidad de morir es bastante baja, incluso sin tener a la mano el antiveneno.

¿Qué come la cobra de anteojos?

La dieta de esta cobra se compone de roedores, lagartijas y ranas, que son asechados hasta el momento perfecto para morder. Por esta razón, su veneno es una gran herramienta, pues le ayuda a paralizar y matar casi de inmediato a su víctima. Una vez que la presa ya no puede luchar, este organismo aprovecha para engullirla por completo, al igual que cualquier otra serpiente.

Este reptil es un hábil cazador, pues tiene la capacidad de localizar a sus presas después de haberles inyectado su veneno. Según un estudio realizado por la Universidad de Colorado, la cobra asecha a su presa hasta que puede inyectarle sus toxinas y espera a que surtan efecto. De esta forma, aunque la víctima se mueva por unos centímetros más, el ofidio puede seguir su rastro por medio de su lengua bífida.

Reproducción

Al igual que la mayoría de los reptiles, esta especie de cobra es ovípara, por lo que la reproducción finaliza con la puesta de sus huevos. Para llegar a esto, el macho comienza los cortejos por medio de “enroscamientos”, es decir, se entrelaza con la hembra y ruedan varias veces en el suelo. Este proceso finaliza con la copula, en la cual el macho penetra a la hembra deteniendo todo el ritual.

Después de 2 semanas, la nueva madre deposita entre 12 y 20 huevos en su nido. Dicho sitio se compone de alguna madriguera, tronco u hoyo que les sirva para resguardarse. Estos pequeños cascarones se romperán tras 80 días de incubación. De hecho, todas las crías nacen muy activas, por lo cual a la menor provocación suelen extender sus capuchones.

Aunque la mayoría de las serpientes suelen abandonar a sus crías tras la oviposición, las cobras hembras presentan cierto cuidado parental. Esto se observa en su comportamiento, ya que se vuelven más agresivas para proteger su nido e incluso se rehúsan a abandonarlo a pesar del peligro.

Estatus de conservación

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza no tiene clasificada en ningún rubro a esta especie. Por el contrario, La Convención sobre el Comercio Internacional de Especias Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre la agrupa en su apéndice 2. Esto significa que, a pesar de no encontrarse amenazada, puede llegar a estarlo si no se controla la explotación de sus ejemplares.

Los individuos de esta especie son muy abundantes en sus áreas nativas, por lo cual es común que sean usados para la medicina tradicional. Además, existe una reciente popularidad por su uso en textiles y como mascotas, ocasionando que en varias localidades se les dé caza para satisfacer al mercado.

Una cobra de anteojos juvenil.

Es cierto que estos organismos representan un peligro para el hombre, sin embargo, no por esta razón es necesario acabar con ellos. En la mayoría de las especies venenosas existe un gran potencial latente, pues se pueden usar sus toxinas para la síntesis de nuevos fármacos. La cobra puede pasar de ser el peor antagonista a convertirse en el mejor héroe, pero todo depende de si logra sobrevivir hasta entonces.

Te podría interesar...
Cobra real: características, alimentación y curiosidades
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Cobra real: características, alimentación y curiosidades

La cobra real es la serpiente venenosa más larga del mundo. Su aspecto es intimidante, pero no es peligrosa si no se le molesta.



  • Akbari, A., Rabiei, H., Hedayat, A., Mohammadpour, N., ZOU, A. H., & TEYMOURZADEH, S. (2010). Production of effective antivenin to treat cobra snake (Naja naja oxiana) envenoming.
  • Britt, A., & Burkhart, K. (1997). Naja naja cobra bite. The American journal of emergency medicine15(5), 529-531.
  • Tryon, B. W. (1979). Reproduction in captive forest cobras, Naja melanoleuca (Serpentes: Elapidae). Journal of Herpetology13(4), 499-504.
  • Lance, V., & Lofts, B. (1978). Studies on the annual reproductive cycle of the female cobra, Naja naja. IV. Ovarian histology. Journal of morphology157(2), 161-179.
  • Mukherjee, A. K., & Maity, C. R. (2002). Biochemical composition, lethality and pathophysiology of venom from two cobras—Naja naja and N. kaouthia. Comparative Biochemistry and Physiology Part B: Biochemistry and Molecular Biology131(2), 125-132.
  • Shashidharamurthy, R., Jagadeesha, D. K., Girish, K. S., & Kemparaju, K. (2002). Variation in biochemical and pharmacological properties of Indian cobra (Naja naja naja) venom due to geographical distribution. Molecular and cellular biochemistry229(1), 93-101.
  • Mukherjee, A. K., & Maity, C. R. (1998). The composition of Naja naja venom samples from three districts of West Bengal, India. Comparative biochemistry and physiology part A: molecular & integrative physiology119(2), 621-627.
  • Chiszar, D., Stimac, K., Poole, T., Miller, T., Radcliffe, C. W., & Smith, H. M. (1983). Strike induced chemosensory searching in cobras:(Naja naja kaouthia, N. mossambica pallida). Zeitschrift für Tierpsychologie63(1), 51-62.
  • Deshmukh, R. V., Deshmukh, S. A., Badhekar, S. A., & Katgube, S. D. (2021). Unusual feeding behavior by a Spectacled Cobra, Naja naja (Linnaeus 1785) in India. Reptiles & Amphibians28(1), 32-33.
  • Mavromichalis, J. M., & Bloem, S. A. (1995). A successful breeding of Naja naja sputatrix atra. Litteratura Serpentium15(2), 26-30.
  • Suryamohan, K., Krishnankutty, S. P., Guillory, J., Jevit, M., Schröder, M. S., Wu, M., ... & Seshagiri, S. (2020). The Indian cobra reference genome and transcriptome enables comprehensive identification of venom toxins. Nature genetics52(1), 106-117.