Claves para crear una dieta casera para perros

Este tipo de alimentación está compuesta por productos crudos que aportan variedad a la comida de la mascota; los canes también pueden aburrirse de lo mismo día tras día, y es que el pienso simplemente es cómodo para el dueño, si bien este contiene los nutrientes necesarios para el animal

Hay varios tipos de dietas que los perros pueden seguir. Muchísimos perros en el mundo se alimentan solo de pienso, pero si estás pensando en crear una dieta casera para perros hay unas cuantas cuestiones que deberías tener en cuenta:

Dieta casera para perros

Hasta hace muy pocos años, los perros se alimentaban de comida casera o cruda. El pienso es un invento muy reciente y cómodo que ha desplazado a la comida fresca en los comederos de nuestros animales.

El pienso tiene sus ventajas y sus desventajas: por un lado, nos aseguramos de que los animales ingieren todos los nutrientes necesarios; por otro lado, a ojos del perro se hace aburrido y monótono comer siempre lo mismo. Por esta razón, hay gente que se plantea cambiar la comida que le da a su perro.

Hay una gran variedad de dietas que se pueden seguir: las crudas, las cocinadas caseras, las que combinan estas dos y muchas más. Elegir cuál nos conviene seguir dependerá del paladar del perro y del tiempo que tengamos para cocinar; en casos en los que haya cambios físicos o de comportamiento, también del veterinario.

Recetas para dietas BARF de perros: cantidades

Si te estás planteando la cambiar la dieta de tu perro, investiga qué opciones tienes y sigue estas pautas:

Los canes son animales omnívoros

Al contrario de lo que mucha gente cree, los perros son omnívoros. Es decir, necesitan ingerir alimentos de toda clase para conseguir todos los nutrientes necesarios para estar sanos. Los perros no son animales carnívoros y necesitan aportes nutricionales que solo verduras, hortalizas o cereales pueden darle.

La base de su dieta debería ser la carne, pero no se pueden descuidar el resto de grupos de alimentos. Un plato de arroz con verduras es tan necesario en su dieta como un hueso que poder roer durante horas.

El porcentaje de fruta y verdura respecto a carne que necesitará tu perro dependerá de su edad y de su actividad física. Un perro joven y nervioso necesitará más proteínas; sin embargo, un perro anciano que disfruta de largas y tranquilas siestas en el sofá apreciará las comidas más ligeras.

La clave para averiguar esta proporción está en ti: ve probando y observando cómo reacciona tu perro. Si le notas más cansado o demasiado nervioso deberás ajustar las raciones. Es una de las grandes ventajas de una dieta casera para perros: es completamente personalizable.

Traba amistad con el carnicero

Ya que gran parte de la dieta de tu perro debe estar basada en carne, es hora de que trabes amistad con el carnicero. Las dietas crudas aconsejan presentar la carne con hueso: además de comer, estará limpiándose los dientes y cubriendo la necesidad innata que tienen los perros de masticar y desgarrar.

En eso el carnicero va a ser tu mejor aliado: pídele que te guarde los restos y huesos que iba a tirar. Puede incluso hacerte un precio especial, ya que esa carne no iba a aprovecharla de otra manera.

Cuando des un hueso a un perro, siempre dáselo crudo. Si lo cueces o lo cocinas de alguna manera lo deshidratas: cuando el can lo mastique, en vez de deshacerse puede astillarse. Las astillas de huesos son peligrosas, ya que se pueden clavar y hacerle muchísimo daño.

Tampoco olvides adaptar el tamaño de los huesos al de tu perro: si son demasiado pequeños puede que se los trague sin masticar, y si son demasiado grandes se hará daño en la boca. No le puedes dar los mismos huesos a un yorkshire terrier que a un pastor alemán, por ejemplo.

No mezclar con pienso

Aunque haya planes dietéticos que mezclen comida fresca con pienso, no lo hacen en la misma comida. Es decir, una dieta casera para perros combinada presenta alimentos frescos y prensados a lo largo del mismo día, pero no en la misma digestión.

Esto se debe a que el tiempo de digestión es diferente: el pienso, al estar seco y prensado, necesita mucho más tiempo en el estómago para ser digerido. Si mezclas en un cuenco comida cocinada y pienso le darás dolor de estómago a tu perro.

Mezclar pienso con comida casera

Usa frutas y verduras de temporada

Aprovecha las frutas y verduras de temporada para hacer la cesta de la compra más económica a la vez que los platos de tu perro más variados. Existe una gran variedad de hortalizas disponible en los mercados para elegir.

Ya que la dieta de tu perro es variable y no depende siempre del mismo sabor, experimenta tú también cocinando. Puedes aprovechar esta dieta casera para perros para presentarle nuevos sabores y texturas a cada temporada e ir descubriendo cuáles le gustan más y cuáles evita.

Revisiones veterinarias

No te olvides de hacerle revisiones veterinarias frecuentes. Tanto si pierde peso como si lo gana, su veterinario debería estar informado.

De la misma manera, si notas cambios en su carácter, si empieza a comportarse mal o mostrar conductas que nunca le habías visto, consulta a un especialista. La dieta es un elemento clave para la salud de cualquier ser vivo, y si no la estamos haciendo bien estaremos provocándole un problema a nuestro perro.

Nunca descuides las revisiones anuales ni los análisis de sangre rutinarios. La salud de nuestras mascotas es lo más importante y solo el veterinario nos puede asegurar que se está alimentando correctamente.

Te puede gustar