El cernícalo primilla: el más pequeño de los halcones

El cernícalo primilla es una pequeña rapaz diurna antaño fácil de ver en campanarios y torres abandonadas. Aunque sus poblaciones han descendido, sigue siendo un pájaro carismático de muchos pueblos europeos.
El cernícalo primilla: el más pequeño de los halcones
Miguel Mata Gallego

Escrito y verificado por el biólogo Miguel Mata Gallego.

Última actualización: 08 febrero, 2022

El cernícalo primilla es una preciosa ave insectívora que antaño era fácil de encontrar en nuestros campos, asociado a palomares, torres y casas abandonadas. Sin embargo, su población cayó rápidamente hace un siglo, debido a las presiones humanas.

Actualmente, los esfuerzos de conservación y la instalación de nidales artificiales han mejorado su situación notablemente, aunque sigue con algunos problemas importantes. A lo largo de este espacio, te contaremos las características de esta pequeña rapaz diurna: qué come, dónde vive y qué problemas de conservación sufre.

El cernícalo primilla: el más pequeño de los halcones

El cernícalo primilla (Falco naumanii) es conocido como el más pequeño de los halcones. Así pues, esta pequeña ave falconiforme no supera los 65 centímetros de envergadura —y habitualmente se lo confunde con el cernícalo vulgar—. Existen varias características propias de este ave, entre las que destacan estas 2:

  1. En machos, la cabeza y las alas coberteras son grises azuladas y el pecho blanco o color crema, con manchas negras. A diferencia del cernícalo vulgar, el dorso es marrón rojizo, sin manchas.
  2. Las hembras son parecidas, pero de colores más apagados, principalmente de un tono marrón rojizo —pero con las características manchas del pecho—.

Alimentación del cernícalo primilla

El cernícalo primilla es una rapaz diurna que se alimenta principalmente de insectos. Su dieta se compone casi en su totalidad de saltamontes, grillos y langostas. En ocasiones, estas aves también se alimentan de pequeños vertebrados, como reptiles, anfibios o roedores.

El cernícalo primilla suele cazar en grupo, en zonas abiertas sin árboles. Normalmente, se abate desde lo alto y, para ello, otea el horizonte sobre postes o árboles secos en busca de sus presas. Otro método de caza que usa este ave de presa es el curioso cernido: se mantiene suspendido a pocos metros del suelo, gracias a su potente aleteo, para acechar a su víctima.

Un cernícalo primilla comiendo saltamontes.

Cernícalo primilla: un pájaro campestre y colonial

El hábitat del cernícalo primilla es el campo: esto comprende cultivos, estepas o pastos con algo de diversidad y sitios elevados para cazar. Suele necesitar zonas agrarias con algo de biodiversidad, donde puedan vivir los insectos de los que se alimenta.

De hecho, la intensificación de la agricultura es una de las causas de la enorme caída de sus poblaciones desde hace décadas.

Sin lugar a dudas, una de las características más notables del cernícalo primilla es que se trata de un ave colonial. Estos animales forman numerosas colonias en las oquedades de casas abandonadas, campanarios o torres para criar a sus polluelos.

Así pues, es habitual ver a este pájaro en los campanarios o edificios de muchos pueblos rurales, donde el cernícalo primilla es toda una atracción para los lugareños amantes de la naturaleza y los pájaros. Este ave es un claro ejemplo de ruralidad y fauna autóctona al mismo tiempo.

Un ave migradora

En cuanto a su distribución, el cernícalo primilla es un ave migradora. Tiene su área de cría en Europa, donde pasa la primavera y el verano formando colonias y cazando en los campos del continente. En otoño, estos pájaros emprenden una migración a las zonas más cálidas del Sahel en África.

Aun así, se sabe que en España hay numerosos ejemplares que se mantienen en la región durante todo el año. Estos casos son más fáciles de ver en la mitad Sur de la Península Ibérica.

Problemas de conservación del cernícalo primilla

La principal amenaza para esta bella ave rapaz es la pérdida de su hábitat de alimentación. La intensificación agrícola hace que cada vez sea más difícil que encuentre sitios donde alimentarse de insectos, debido al uso de pesticidas, que acaban con las poblaciones de muchos invertebrados a corto y largo plazo.

Además, el cernícalo primilla tiende a anidar en sitios como casas en ruinas, que están expuestas al derribo de manera continua. Debido a la pérdida del 95 % de su población en España durante el siglo XX, esta especie fue catalogada como amenazada y comenzaron planes para su recuperación.

Los primillares, un éxito para el cernícalo

Entre los numerosos planes de conservación para el cernícalo primilla, el más ambicioso es el de la construcción de primillares. Un primillar es una construcción a modo de edificio con huecos interiores, para que los cernícalos aniden en él. El primillar permite hacer un seguimiento intensivo de las colonias y el monitoreo de la salud y bienestar de los polluelos.

Además, los primillares son un enorme reclamo para la educación y el turismo medioambiental. En la comunidad de Madrid, la asociación de rehabilitación de fauna autóctona GREFA ha construido 12 primillares, que se están utilizando para recuperar las poblaciones del cernícalo a la vez que se estudia en profundidad a esta especie.

Una pareja de cernícalos.

Una curiosa rapaz que necesita nuestra ayuda

Los estudios indican que los esfuerzos de conservación han dado su fruto: los cernícalos primilla han pasado de 5000 parejas a las 12 000 actuales. Sin embargo, sus poblaciones aún siguen amenazadas. Así pues, debemos continuar promoviendo el anidamiento de esta especie mediante la construcción de primillares u otras estructuras.

Asimismo, el uso de insecticidas en la agricultura es altamente perjudicial para el cernícalo primilla y otras aves, pues provoca que desaparezcan los insectos de los que se alimentan. Esto es enormemente perjudicial para los ecosistemas y debería tenerse en consideración en el futuro.

Te podría interesar...
Biodiversidad y buenas prácticas agrícolas: ¿qué relación tienen?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Biodiversidad y buenas prácticas agrícolas: ¿qué relación tienen?

La mayoría de la biodiversidad terrestre vive en zonas agrícolas. Así, preservar a los seres vivos pasa por adaptar la agricultura a ellos.