6 causas de problemas oculares en los gatos

19 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los problemas oculares en los gatos son de las razones más comunes para una visita al veterinario. El pronóstico del problema puede ser bueno si ocurre una detección temprana.

Existen numerosos problemas oculares en los gatos, algunos de los cuales son similares a los que afectan los ojos de los perros. Tanto en gatos como en perros, las afecciones oculares pueden considerarse una emergencia: cualquier lagrimeo, cambios en la apariencia o parpadeo excesivo requieren la atención inmediata del veterinario.

Es frecuente que los gatos con dolor ocular y facial muestren una disminución del apetito. Así, es importante estar atento a cualquier cambio de hábitos de alimentación. Revisa los ojos de tu gato a menudo para saber cómo luce en estado normal. De este modo, podrás darte cuenta de qué ha cambiado cuando haya un problema.

1. Conjuntivitis, el más habitual entre los problemas oculares en los gatos

Es la afección ocular más común en los gatos. Consiste en un proceso inflamatorio de la membrana que cubre el interior de los párpados y una parte del ojo. A menudo, esta inflamación cursa con lagrimeo o secreción en uno o ambos ojos.

La infección viral por herpes es una causa común de la conjuntivitis en gatos. Otras causas incluyen alérgenos ambientales, irritantes e infecciones bacterianas.

Los gatos persas e himalaya tienen una estructura facial que puede causar el bloqueo de las lágrimas, lo que resulta en ojos llorosos. En estas razas es razonable tratar con enjuagues o medicamentos adecuados para prevenir la conjuntivitis.

Problemas oculares en los gatos

2. Úlceras corneales

Esta afección es particularmente común en gatitos que viven al aire libre. En general, las úlceras se originan de daños en la córnea. Es posible detectar este tipo de daño si ves a tu gato entrecerrar los ojos o que presenta secreción, arañazos en los ojos o enrojecimiento e hinchazón alrededor del ojo.

Las úlceras corneales ocasionalmente desarrollan un secuestro, que es una mancha oscura y descolorida que se ve en el ojo. Esto ocurre cuando la córnea muere.

3. Uveítis

Esta es una inflamación de las porciones vasculares dentro del ojo. Aunque la causa de la uveítis no se conoce, se cree que procesos de inflamación sistémica o úlceras corneales graves pueden progresar hasta la uveítis.

Los signos incluyen cambio en el color o el tamaño del iris o la pupila, enrojecimiento de los párpados, sensibilidad a la luz, dolor ocular o pérdida de la visión.

4. Glaucoma

Es una condición muy común entre los problemas oculares en los gatos. Esta afección resulta del aumento de la presión del líquido en el ojo, que ocurre por un drenaje deficiente del humor acuoso.

En este escenario, el líquido acumulado ejerce presión sobre el nervio óptico, que lleva la información visual del ojo al cerebro. Cuando la acumulación de presión es severa, el nervio óptico se daña y puede provocar ceguera.

Mirada de un gato

5. Ceguera

Existen varias causas para la ceguera. En caso de daño a la retina, la pérdida de la visión puede ser parcial o total. Ten en cuenta que esta afección puede ser un proceso lento, por lo cual la detección temprana puede ser valiosa.

Adquiere el hábito de observar cualquier cambio en la forma en que tu minino se desplaza y juega; es la única manera de identificar tempranamente problemas oculares en los gatos.

Es importante conocer que el daño en la retina puede ser causado por la presión arterial alta, que ocasiona enfermedades como el hipertiroidismo, la diabetes o la enfermedad renal. Por esta razón, acudir al veterinario para realizar controles de rutina de la presión arterial en gatos mayores es importante para la prevención del daño ocular.

6. Otras causas de problemas oculares en los gatos

Muchas afecciones oculares felinas a menudo son secundarias a otras enfermedades, lo que puede complicar el manejo y el tratamiento.

Las afecciones oculares secundarias pueden ser causadas por: enfermedades virales como el herpes, la leucemia felina, inmunodeficiencia felina o la peritonitis infecciosa felina, así como por la infección por Criptococo.

En suma, igual que con la mayoría de las enfermedades, llevar a tu gatito al veterinario para revisiones de rutina le brinda la mejor oportunidad de detección temprana de las condiciones que pueden ocasionar problemas oculares en los gatos.

  • Hernandorena, D. B. H., López, D. M. A. T., & Piñeiro, D. C. J. S. (2019). Enfermedades oculares de los animales de compañía. Asociación Cubana de Medicina Veterinaria. Editorial Universitaria. El Vedado, La Habana.
  • Tizard, I. R., & Martínez, R. P. (1998). Inmunología veterinaria (No. 636.0896079 T593 1995.). México^ eDF DF: McGraw-Hill Interamericana.