Cuidado de ojos en las mascotas

María Eugenia Thomas · 12 marzo, 2019
Afecciones como cataratas, glaucoma, ojo seco, degeneración de la retina y muchas otras son padecidas por nuestras mascotas; una revisión general anual puede evitar preocupaciones mayores

El cuidado de ojos en tu mascota es tan importante como una dieta balanceada y suficiente cantidad de ejercicio diario. Revisar a tu mascota con regularidad para detectar a tiempo cualquier anomalía es un acto prudente que no debes olvidar.

Una de las afecciones más comunes son las secreciones oculares y, aunque es más frecuente en los perros, algunos gatos podrían padecerla. Esto podría ser un signo de cualquier cosa, desde una infección hasta glaucoma o alergias.

Afecciones oculares en mascotas

Secreciones

Si tu mascota presenta una secreción ocular clara, es probable que sea causada por alergias o algo físico, como polvo en el ojo. Una secreción acuosa o mucosidad es a menudo un signo de cuerpo extraño, como una pestaña, mientras que si es de color amarillo verdoso o como pus podría indicar una infección grave.

Es recomendable consultar al veterinario cuando se presenten este tipo de secreciones para averiguar la causa principal. Algunos de estos problemas pueden resultar en ceguera o la pérdida de un ojo, si no se trata a tiempo.

Conjuntivitis

Este es un tipo de inflamación del revestimiento del ojo que puede generar un pus amarillo que incomoda la visión. Suele venir acompañada de enrojecimiento ocular y sensibilidad a la luz, por lo que tu mascota querrá permanecer con los ojos entrecerrados. Las causas más comunes son ausencia del cuidado de ojos, alergias y ojo seco por obstrucción del conducto lagrimal.

Epífora o lagrimeo excesivo

Si tu mascota presenta ojos llorosos, y la piel de los párpados esta manchada o maloliente, puede tratarse de una úlcera corneal. El lagrimeo excesivo también puede ser el resultado de pestañas anormales, obstrucción del conducto lagrimal o tumores.

Higiene de los ojos del gato

Ojo seco

Una falla para producir suficientes lágrimas para la limpieza y el cuidado de ojos puede evidenciarse por la presencia de secreciones pegajosas. También puede incluir moco e inflamación del glóbulo ocular. Esta afección puede ser el resultado de una lesión cerca de la glándula que produce lágrimas o fallas en el sistema inmunológico.

Glaucoma

Esta condición es causada por una presión excesiva en el ojo y se puede detectar de varias maneras: un ojo o ambos abultados, ojos nublados y algunas veces lagrimeo excesivo. El glaucoma causa mucho dolor, así que el veterinario puede tratar de controlar la presión ocular con medicamentos, pero se puede recomendar la cirugía.

Prevención y cuidado de ojos

En primer lugar, familiarízate con la forma y rasgos oculares de tu mascota. Con frecuencia echa un vistazo a sus ojos: las pupilas deben ser del mismo tamaño y brillantes, con blanco alrededor del iris. No debe haber ninguna rotura y los párpados internos no deben ser visibles. La parte interior de los párpados inferiores deben ser rosados, no rojos ni blancos.

Si observas rasgaduras, secreciones, pelaje manchado de lágrimas, nubosidad, ojos cerrados o entornados, o pupilas de tamaño desigual, algo podría estar mal. Es hora de acudir al veterinario.

Para mantener los ojos de los perros brillantes y saludables, debes mantener el pelaje fuera de sus ojos. Lleva a tu perro a una peluquería canina o usa tijeras de punta redonda para recortarlo tú mismo. Los gatos no suelen presentar este problema, pero resulta sensato mantenerse alerta y hacer las revisiones periódicas sugeridas.

Problemas en ojos de los perros

Las mascotas que suelen ejercitarse en el campo pueden ser más propensas a atascar cuerpos extraños en sus ojos. Sin embargo, los animales de ciudad no se escapan de estas afecciones e igualmente se debe tener especial cuidado y hacer la respectiva verificación visual periódicamente.

Proporcionar un mantenimiento rutinario

Para el cuidado de ojos de tu mascota es importante realizar un mantenimiento de rutina, preferiblemente con un trozo de tela suave de algodón. Limpia suavemente alrededor de los ojos y en las esquinas, mientras te aseguras de no tocar el globo ocular. Un par de veces por semana es una buena rutina para la mayoría de las mascotas.

Puedes usar un enjuague ocular estéril o toallitas para los ojos de venta comercial para mantener limpia la piel alrededor de los ojos de tu mascota. Existen también pomadas oftálmicas para proteger los ojos antes de bañar a tu mascota. Ten en consideración que incluso los champús neutros pueden causar irritación si le cae en los ojos o si no se enjuaga con suficiente prontitud.

El cuidado de ojos en tu mascota es muy importante. Asegúrate de proporcionarle la atención necesaria y controlar cualquier problema, y ponte en contacto con tu veterinario si tienes alguna duda con respecto a la salud ocular de tu mascota.

  • https://www.petmd.com/dog/general-health/evr_dg_eye_problems_in_dogs