Tips para elegir peluquería canina

Francisco María García · 19 octubre, 2017

Llevar una mascota a cortarse el pelo es algo que debe hacerse periódicamente. No sólo porque de esa manera se mantiene al perro limpio y bonito, también más saludable. Sin embargo, elegir peluquería canina de confianza puede tornarse una cuestión complicada.

A continuación, veremos algunos tips a tener en cuenta a la hora de decidir.

Importancia de pasar por la peluquería

Hay muchos cuidados esenciales que merece la mascota de la casa. Es el caso de una buena alimentación, consultas médicas regulares y el cariño de los integrantes del hogar. Además, mantener y cuidar su pelo es también importante. Y en este punto lo fundamental es que el sitio donde vaya a cortarse sea seguro e inspire confianza.

Contrariamente a lo que muchos piensan, el hecho de asistir regularmente a la peluquería tiene muchas ventajas. Entre ellas destaca:

Perro bañandose

  • La higiene: ya sea del can en sí porque la sesión normalmente incluye un baño, como del sitio donde vive. De esta forma, el animal tendrá menos pelos en la casa y menor peligro de contraer enfermedades.
  • La salud: una mascota que pasa por la peluquería regularmente será menos propensa a tener pulgas, garrapatas u otras infecciones cutáneas.
  • La comodidad y frescura.

Cómo elegir peluquería canina

Vistas las ventajas de cuidar el pelo, surge la duda acerca de cómo elegir peluquería canina. Para ello, se deben tener en cuenta algunos detalles.

En primer lugar, hay que buscar referencias acerca del sitio. Como en todo servicio que se busca, el hecho de que el veterinario o persona de confianza recomiende al peluquero, es esencial. Tener algún antecedente sobre el lugar y acudir dando el nombre de quién hizo la recomendación, asegura un buen comienzo.

En segundo lugar, y ya en la peluquería, hay que observar. Analizaremos cómo se recibe a la mascota y el trato que tiene con el resto de los animales que se encuentran allí.

Un signo que diferencia a un peluquero de otro, tiene que ver con el interés que demuestra en la mascota. ¿Se interesa por el nombre del can? ¿De qué forma lo saluda? También, si pregunta por los antecedentes de salud y posibles problemas en la piel, preferencias, etc.

Se trata de considerar el interés por conocer a la mascota y darle luego una atención individualizada. Cada animal es diferente, tiene un carácter y temperamento particular y el hecho de conocerlo garantiza un mejor trato.

Las opiniones en foros y redes sociales también influyen. Y sirven para asegurarnos de que el sitio seleccionado es una buena opción.

Lo que cuenta es que la tarea se desarrolle en un ambiente en que el gusto por los animales y el cuidado esté presente como premisa.

A partir de ahí, las sucesivas sesiones se experimentarán con tranquilidad, confianza y seguridad.

El trato es la clave

Además de la actitud de la persona que atiende a la mascota, hay otras variables. Otro punto a considerar para elegir peluquería canina es el manejo que tiene para controlar posibles situaciones de ansiedad. Muchas peluquerías optan por poner en práctica estrategias con esa finalidad. Es el caso de música o masajes que ayudan a calmar y mimar al perro.

La ansiedad de nuestra mascota puede influir en su visita a la peluquería canina. Es muy útil el hecho de dar un paseo con el can para que se distraiga y se relaje.

Cepillando a un perro

Una vez realizada la tarea, la confianza es algo que se logra si la sinceridad va por delante. En este caso, si la mascota ha resultado con alguna pequeña herida producto del movimiento, cosa que no es de extrañar, lo importante es que el profesional lo comunique. De esta manera se demuestra el grado de preocupación y profesionalidad del sitio elegido.

Tipos de pelo y productos

Las razas de pelo más largo o mayor cantidad demandarán otros tipos de productos. Es importante que se usen los adecuados. Hay que fijarse en que todo lo utilizado sea de buena calidad.

Certificación

Otro punto tiene que ver con la debida certificación. Quien se dedica a esta tarea debe contar con el certificado que lo habilite para realizarla. De esta forma se garantiza que la mascota queda en manos de una persona formada como peluquero canino. Y se cuenta con la seguridad de que realizará debidamente su actividad.

Fuente de la imagen principal: Oswaldo Rubio