Cómo hacer una sesión de peluquería perfecta en casa

Siempre hemos dicho que tener una mascota es más que dar mimos y caricias a una cosita peluda que nos encanta. Requiere una responsabilidad, y dentro de esta se incluye el baño, una parte importante de la higiene del animal. Entonces surge la pregunta, ¿peluquería canina o en casa?

Muchos optan por llevarlo cada mes a la peluquería, pero no todos pueden permitírselo y prefieren hacerlo ellos mismos en casa. Aunque a veces esto resulta costoso, es una oportunidad única de estrechar los vínculos con tu mascota.

Para facilitarte el trabajo, hemos decidido darte unos consejos para que la sesión de baño sea de lo más amena.

Peluquería en casa, ¿cómo?

gato-goce-el-momento-del-bano

Aunque parezca un trabajo tedioso, con un poco de organización todo es posible. Vamos a ir por partes y ya verás cómo tener una sesión de peluquería en casa no es tan difícil.

Escoge un champú

La piel y el pelo de los animales es muy diferente al nuestro por lo que tener un champú especial para ellos es primordial antes de comenzar la sesión de peluquería. Los champús para perros se adaptan a sus necesidades y harán que su pelo y piel estén sanos y brillantes.

Busca el espacio perfecto

Para bañar a un perro es necesario tener un espacio amplio en el que hacerlo, no solo por la comodidad del can sino también por la tuya propia. Necesitarás un jardín, patio o terraza amplio, o en su defecto, un baño grande que te permita tanto a ti como a tu mascota tener movilidad.

Vigila sus zonas delicadas

Las orejas son una de las partes más delicadas de un perro, especialmente a la hora de bañarlo. Es muy fácil que el agua le entre por las orejas ocasionándole una otitis que luego será difícil de sanar. Lo mejor es que se las tapes con unos algodones antes de la sesión de peluquería en casa.

Temperatura del agua

No debemos creer que porque su pelo y su piel son gruesas podrán soportar una temperatura más caliente. Esto es totalmente falso y también innecesario. Por tanto, pon el agua tibia, más tirando a fría que a caliente. Esta será la temperatura ideal para que el animal se sienta cómodo.

Comienza el lavado

Una vez mojado, aplicaremos el champú en sus muslo y frotaremos con energía, pero a la vez con cuidado, para sacar la suciedad. Luego llega el momento de las patas, que es la zona más manchada, pues es la que mayor contacto tiene con el suelo.

Después nos centraremos en la cabeza prestando especial cuidado a los ojos y orejas para evitar problemas más tarde.

Aclarado

Para el aclarado, lo más recomendable es empezar de la cabeza hacia atrás con abundante agua, a la vez que frotamos para que no queden restos de champú. Deberemos estar el tiempo necesario hasta asegurarnos de que está totalmente seco.

Secado

como peinar a tu perro

Antes de pasar a la parte más temida por las mascotas, el secador, lo mejor es que retires el exceso de agua con una toalla. Sécalo con esta todo lo que puedas para que el suplicio del secado automático sea lo más corto posible.

Si tu perro tiene demasiado miedo al secador, tienes dos opciones. La primera es dejarlo secar al aire libre. La segunda, probar uno de los secadores especiales para canes. Estos hacen mucho menos ruido y además su temperatura no es tan alta.

Cepillado

Por último queda el cepillado. Si lo deseas, y si tu perro lo aguanta, podrás ponerle un poco de colonia del olor que prefieras. Luego cepilla desde la cabeza hacia el lomo y por último la cola y las patas.

Recuerda que cepillar al perro cada día permitirá que su pelo esté sano y brillante y además se retrasará la próxima sesión de peluquería.

Categorías: Belleza y moda Etiquetas:
Te puede gustar