Causas y prevención del dolor de muelas del gato

16 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Mirar el interior de la boca a un gato puede que no sea una tarea fácil, pero es necesaria para actuar de forma precoz ante determinadas patologías

El dolor de muelas del gato puede estar provocado por múltiples causas. Estos felinos, al igual que otros animales domésticos, como perros o hurones, pueden sufrir enfermedades localizadas en la cavidad oral. Estas tienen como resultado la destrucción de los dientes y otros tejidos orales.

Como cualquier otra patología, las enfermedades bucales son muy molestas y dolorosas. Además, si no se tratan, nuestra mascota podría dejar de comer y desarrollar otros problemas.

Particularidades dentarias de los gatos

Los gatos son animales anelodontos –dientes con crecimiento limitado–, difiodontos, ya que poseen dos denticiones –una permanente y otra decidua– y braquidontos. Es decir, sus dientes tienen corona y raíz bien diferenciadas.

La fórmula dental de estos animales está compuesta por 12 incisivos, 4 caninos, 10 premolares y 4 molares, un total de 30 dientes cuando son adultos. Una característica destacable de la anatomía dental felina es la ausencia del primer molar superior y del primer premolar inferior.

Sarro en gatos

Además, los gatos tienen unas glándulas salivales situadas junto al primer molar. Esto puede provocar una predisposición a la acumulación de sarro y bacterias.

¿Qué provoca el dolor de muelas del gato?

Las patologías orales de los felinos pueden tener varios orígenes, como las infecciones bacterianas, la edad, la predisposición genética, hábitos alimenticios y comportamentales, etc.

La mayoría de estas enfermedades pueden prevenirse, siempre y cuando vigilemos la salud dental de nuestra mascota. Debemos estar atentos a cualquier cambio que esta pueda mostrar.

Fracturas dentales

Los felinos con acceso al mundo exterior tienen más posibilidades de sufrir caídas, golpes o peleas que concluyan con algún diente roto. Esto puede parecer un hecho sin importancia, pero, si en la fractura se ve comprometida la pulpa del diente, puede producirse una infección. Si esto ocurre, se debe realizar una endodoncia lo antes posible. De no hacerse, se deberá extraer el diente afectado.

Fracturas dentales en gatos

Enfermedad periodontal del gato

La enfermedad periodontal se desarrolla en dos etapas: gingivitis y periodontitis. En el primer caso, se produce la inflación y congestión de las encías. Es el estadio inicial de la enfermedad y su estado es reversible. En la segunda etapa, esta inflación evoluciona hasta destruir el sostén del diente e involucrar a la encía marginal, al ligamento periodontal, al cemento y al hueso alveolar del diente. Una vez se llega a esta etapa, la patología se vuelve irreversible.

Esta afección comienza por la acumulación de sarro entre los dientes y las encías, lo que provoca que proliferen bacterias sobre la superficie del diente. Por lo que es en este momento cuando debemos actuar y proceder a una limpieza bucal completa.

Además de la inflamación de las encías, esta enfermedad puede causar otros síntomas:

  • Depósito de cálculos y placa.
  • Sangrado.
  • Retracción gingival.
  • Formación de bolsa periodontal.
  • Movilidad dentaria.
  • Pérdidas dentarias.
Problemas dentales en gatos

Lesiones resortivas felinas

La lesión odontoclástica resortiva felina (LORF) afecta, principalmente, a las muelas del gato. Consiste en una desaparición del diente y sustitución progresiva por una masa granulosa.

Esta patología no es muy conocida y se cree que, en muchos casos, está subdiagnosticada. Por otro lado, el origen también está en debate y sus posibles causas son:

  • Gingivitis.
  • Dietas pobres en calcio.
  • Alimentación con exceso de vitamina D.
  • Dietas industrializadas con pH ácido.
  • Acidez del reflujo gástrico en la regurgitación de bolas de pelo.
  • Posibles etiologías virales como el virus de la inmunodeficiencia felina, virus de la leucemia felina, calicivirus, herpesvirus o etiologías actinobacilares.

Consejos para prevenir el dolor de muelas del gato

Los primeros pasos que debemos seguir para prevenir el dolor de muelas del gato recae en una alimentación sana y de calidad. En perros está demostrado que el uso de huesos crudos recreativos –siempre bajo vigilancia y durante cortos periodos de tiempo– reduce significativamente la acumulación de sarro en los dientes. Esta es la primera causa de los problemas dentales.

Es muy importante llevar a nuestro felino al veterinario con regularidad y que este haga un examen de la boca del gato. Actuar de esta forma hará que los indicios patológicos sean detectados en sus inicios, lo que mejorará el diagnóstico y tratamiento de las distintas enfermedades.

Por otra parte, si el gato nos lo permite, sería ideal un cepillado diario de sus dientes, además del uso de enjuagues bucales específicos para su especie. Asimismo, los comederos y beberos que utilicen deben estar limpios siempre; es recomendable fregarlos a diario para evitar una proliferación bacteriana.

  • Calderón, Z., Crespo, M., Montilla, G., Paris, I., & Rojas, I. (2014). Odontologia veterinaria: revision de literatura. Rev Venez Invest Odont IADR, 46-59.
  • Grandez, R., & Guerrero, H. (2013). Prevalencia de enfermedades dentales en gatos (felis catus) de los distritos del cono norte de Lima. Salud tecnol. vet, 1(2), 33-39.
  • Turini, G., & Algorta, A. (2010). Enfermedades orales frecuentes en el gato.