Cardiomiopatía dilatada en hurones

La cardiomiopatía dilatada es una condición que se da sobre todo en hurones mayores. Se manifiesta con una amplia gama de signos clínicos muy poco específicos.
Cardiomiopatía dilatada en hurones
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 03 noviembre, 2021

La cardiomiopatía dilatada es la condición cardíaca más diagnosticada en hurones adultos. Esta enfermedad se caracteriza por la pérdida progresiva de la contractilidad del corazón, lo cual resulta en una serie de signos clínicos bastante genéricos, como apatía, pérdida de apetito y letargia. Puede confundirse con los efectos de la edad, pero se trata de una condición patológica.

La cardiomiopatía dilatada es solo una de las condiciones comunes en hurones, pero existen muchas más. Es necesario acudir al veterinario con presteza en cuanto se perciban una serie de síntomas concretos en el animal, así que no dejes de leer. Aquí te mostramos cómo detectar un fallo cardíaco en tu mascota antes de que sea tarde.

¿Qué es la cardiomiopatía dilatada?

El término cardiomiopatía dilatada se usa en vertebrados para describir una enfermedad específica del músculo del corazón. En este cuadro se produce un estiramiento y reducción de fortaleza del miocardio (tejido muscular cardíaco), lo cual hace que le sea más difícil a este órgano impulsar la sangre por todo el organismo. Como resultado, algunos tejidos dejan de recibir la cantidad de nutrientes y O₂ que requieren.

La cardiomiopatía dilatada (CMD) es la patología cardíaca y circulatoria más común en hurones adultos, junto con las patologías valvulares adquiridas y ciertos tipos de arritmias. Por otro lado, se considera que la miocarditis, las enfermedades infecciosas del corazón, la endocarditis y las neoplasias en este órgano tienen una incidencia baja en estos mustélidos.

Esta condición es más común en hurones adultos que superan los 4 años de edad (sobre todo si tenemos en cuenta que su esperanza de vida media se sitúa entre los 5 y los 10 años). Por otro lado, no existe un sesgo hacia ninguno de los sexos. Machos y hembras son igual de proclives a padecer una cardiomiopatía.

Con el tiempo, el debilitamiento del corazón puede llevar a un fallo cardíaco súbito. También deriva en problemas vasculares, arritmias (latidos irregulares) y trombosis graves. Es necesario diagnosticar al animal con presteza, pues este cuadro se considera una emergencia médica. 

Como la musculatura del corazón se vuelve frágil, el corazón se dilata y deja de bombear la sangre con toda la fuerza que debería. 

Un hurón durmiendo.

Causas de la cardiomiopatía dilatada en hurones

No se conoce la causa de la cardiomiopatía dilatada en esta especie. En los gatos domésticos se ha detectado que el debilitamiento del músculo cardíaco está asociado a la falta de aminoácidos en la dieta (específicamente taurina), pero esto no parece cumplirse en los hurones. De todas formas, no se puede descartar un posible origen a nivel dietético.

Esta condición es mucho más común en hurones ancianos, así que se suele atribuir su causalidad a la edad.

Síntomas

La mayoría de hurones por debajo de los 2 años de edad no muestran signos de cardiomiopatía hipertrófica. De todas formas, el daño cardíaco se agudiza de forma lenta y constante con el tiempo, lo cual hace que aparezcan una serie de signos inespecíficos en el animal. Entre ellos, destacamos los siguientes:

  • Taquicardias sinusales: los latidos normales por minuto en esta especie se encuentran entre 180 y 250, pero en un cuadro de CMD pueden aumentar por encima de 250.
  • Respiración más rápida de lo normal y dificultades a nivel respiratorio.
  • Encías azuladas: los tejidos se vuelven azulados o cianóticos por la falta de oxígeno derivada del fallo cardíaco.
  • Pérdida de apetito y anorexia.
  • Apatía generalizada.
  • Almacenamiento de fluidos en el pecho y el abdomen (hinchazón).

Por desgracia, los síntomas citados no suelen aparecer hasta que el corazón ya presenta un daño considerable. Por ello, el tratamiento de la mascota es difícil en este punto.

Diagnóstico

Una vez en la clínica, el veterinario le realizará al hurón un análisis físico general. Esto incluye escuchar el ritmo cardíaco y los sonidos anormales respiratorios con un estetoscopio. De todas formas, la exploración superficial no permitirá realizar un diagnóstico diferencial.

Las radiografías torácicas son de gran utilidad para detectar condiciones como esta, ya que permiten evaluar el tamaño del corazón y los posibles daños que haya sufrido con el tiempo. Por otro lado, la ecocardiografía posibilita observar en tiempo real cómo bombea la sangre el miocardio, lo cual es un indicio del estado general del corazón.

Por desgracia, no todos los veterinarios tienen acceso a este tipo de pruebas diagnósticas y son bastante caras.

Tratamiento de la cardiomiopatía dilatada en hurones

Este cuadro se considera una emergencia médica, por lo que el hurón deberá recibir un tratamiento adecuado y acorde a sus necesidades en cuanto se diagnostique. El abordaje clínico tiene 2 finalidades concretas: hacer que el corazón del animal distribuya mejor la sangre por el cuerpo y reducir la cantidad de líquido que se ha acumulado en su torax y abdomen.

Para lograr la disminución de fluidos acumulados, el veterinario le recetará al animal fármacos diuréticos que faciliten su micción. Por otro lado, la digoxina y el enalapril son útiles para mejorar la circulación, pues aumentan la capacidad de contracción del corazón y disminuyen la resistencia ofrecida por los vasos sanguíneos.

Las dosis estándar son de 0,005-0,01 miligramos de digoxina por kilo del animal cada 12-24 horas y 0,25-0,5 miligramos de enalapril por kilo en el mismo intervalo temporal. Algunos hurones no reaccionan nada bien a este último fármaco, así que hay que monitorizarlos.

Ún hurón en el veterinario.

Pronóstico y cuidados en casa

El pronóstico de la cardiomiopatía dilatada es reservado, pues la mayoría de hurones comienzan a mostrar signos cuando el daño cardíaco ya es irreversible. De todas formas, se puede mantener una calidad de vida aceptable en el ejemplar con cambios en la dieta y administración de los fármacos recetados.

Por ejemplo, se recomienda brindarle al hurón afectado una dieta baja en sodio, lo cual disminuirá su retención de líquidos. También es adecuado darle una alimentación baja en grasas (sobre todo si el animal es obeso), ya que tendrá cierta renuencia a moverse y quemar calorías. Si sigues las indicaciones del médico, el tiempo que le quede de vida a tu mascota será placentero.

Te podría interesar...
Hiperplasia benigna de próstata en perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Hiperplasia benigna de próstata en perros

La hiperplasia benigna de próstata en perros es un agrandamiento de la próstata que produce síntomas al presionar los órganos circundantes.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.