Avetorillo común: hábitat y características

Entre las masas de carrizo de multitud de cuerpos de agua se esconde una diversa avifauna oculta y el avetorillo común es uno de sus integrantes más llamativos. ¿Quieres conocerlo?
Avetorillo común: hábitat y características
Francisco Morata Carramolino

Escrito y verificado por el biólogo Francisco Morata Carramolino el 09 Junio, 2021.

Última actualización: 09 Junio, 2021

Cerca de los cuerpos de agua del Viejo Mundo, sumergida entre la vegetación palustre, puede encontrarse una diminuta y misteriosa garza: el avetorillo común, de nombre científico Ixobrychus minutus.

A pesar de distribución extraordinariamente amplia y sus elegantes colores, esta ave suele pasar muy desapercibida, a causa de sus hábitos discretos. Con un poco de paciencia, el avetorillo común puede observarse en España entre abril y septiembre, cerca en las cuencas fluviales más destacadas. Si quieres aprender más sobre esta curiosa especie, que cuenta con 3 subespecies diferenciadas, sigue leyendo.

Hábitat y distribución del avetorillo común

El avetorillo común tiene una vasta distribución, que se extiende por la mayor parte de Europa, el oeste de Asia y casi toda África subsahariana. Algunos núcleos también aparecen en las cosas mediterráneas de África.

Por otro lado, una fracción de sus poblaciones realiza largos viajes migratorios, mientras que otras son sedentarias. Los ejemplares euroasiáticos de esta especie viajan al hemisferio norte en la temporada estival para reproducirse. Una vez termina la época reproductiva, estos pájaros vuelven a África, donde pasan el invierno.

Por el contrario, las poblaciones africanas son residentes. No migran y pasan todo el año en los mismos territorios.

Estas garzas habitan en todo tipo de humedales, preferentemente de agua dulce. Pueden encontrarse en ríos, lagunas, marismas, embalses, graveras renaturalizadas, campos de arroz, etc. Ocupan estos espacios sobre todo cuando cuentan con vegetación palustre abundante, tal como carrizos o eneas. También se benefician de la presencia de árboles caducifolios cercanos, como sauces (Salix) o alisos (Alnus).

La cara de un avetorillo común europeo.

Características del avetorillo común

El avetorillo común es la garza más pequeña de Europa. Con unos 33 a 38 centímetros de longitud y 49 a 88 centímetros de envergadura alar, es verdaderamente diminuta para tratarse de una ardeida.

Aunado con el pequeño tamaño, su aspecto es muy representativo.  Su cuello es más corto y grueso que el de otras garzas. Normalmente se encuentra recogido, de modo que la cabeza reposa cerca de los hombros. Sin embargo, puede extenderse hasta alcanzar la longitud aproximada del resto del cuerpo.

La cabeza es grande, estrecha lateralmente y porta un pico fuerte, largo y afilado. Las patas son cortas y anchas y acaban en grandes ‘manos’. El cuerpo se muestra de forma pequeña y compacta.

En cuanto al plumaje, existen 3 tipos de coloración en los ejemplares, dependiendo del sexo y la edad. Los machos adultos son los más llamativos. Su plumaje es negro en el dorso, la parte superior de la cabeza y las alas, que cuentan con una ventana blanca. Los bordes de la cabeza son de un gris claro y las plumas ventrales de color crema.

Las hembras tiene una coloración similar, pero menos definida. Los tonos son menos vivos y están menos contrastados. En general, son más pardas y están más estriadas. Por otro lado, el plumaje de los juveniles puede recordar al de las hembras, pero aún más apagado, más pardo y más rayado.

Comportamiento, alimentación y reproducción

Esta es un ave de actividad crepuscular, aunque puede observarse también durante el día. Vive escondida entre el carrizo, lo que le hace relativamente difícil de observar. Con sus largos dedos, se agarra y desplaza por la vegetación palustre. También puede caminar y correr por el suelo.

Su dieta consiste en pequeños vertebrados que se encuentran en estos hábitats semiacuáticos, como peces, anfibios reptiles y aves. También incluye una gran cantidad de invertebrados, entre los que se encuentran crustáceos, arácnidos, moluscos e insectos varios —adultos y larvas de grillos, saltamontes, escarabajos y otros—.

Por lo general, el avetorillo es solitario, aunque también puede encontrarse en parejas o en pequeños grupos. En la época reproductiva, los ejemplares adultos construyen nidos a base de ramas y carrizos. Los nidos se sitúan escondidos en masas de vegetación palustre o en árboles y arbustos, por encima de la superficie del agua.

Amenazas y estado de conservación

El estado de conservación de este animal es aún bastante desconocido. Por el momento, su rango de distribución es muy extenso y su población se mantiene numerosa. Por lo tanto, es considerado como ‘de preocupación menor‘ por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

A pesar de ello, y aunque la información de la que se dispone es limitada, parece que las poblaciones de Ixobrychus minutus están experimentando un declive. De momento, la disminución no es muy acelerada, por lo que la especie no se encuentra en peligro inmediato.

Las causas detrás de este declive no han podido esclarecerse por completo. Algunos responsables podrían ser la destrucción, la contaminación y la desecación cada vez más acusada de los humedales que este animal necesita para vivir.

Por otro lado, la desertificación de las zonas de invernada en África podría ser especialmente relevante en el declive de las poblaciones europeas. Otra posible amenaza es el cambio en los usos del agua. Como puedes ver, todas estas amenazas son causa o consecuencia directa de la actividad humana.

Un avetorillo subido entre nenúfares.

El avetorillo común es una garza realmente curiosa, muy diferente a sus parientes de mayor tamaño. Por suerte, aún es abundante, pero esto podría cambiar a medida que los humedales del planeta se siguen degradando. Si queremos seguir disfrutando de estas aves, debemos proteger estos valiosos y maltratados ecosistemas.

Te podría interesar...
La desaparición de humedales: por qué ocurre y qué consecuencias tiene
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
La desaparición de humedales: por qué ocurre y qué consecuencias tiene

Los humedales son un ecosistema de altísimo valor ecológico. Debido a la acción humana, se hallan en constante regresión.