Ataques de tigres a humanos, pocos pero dramáticos

Alberto Fuentes · 27 febrero, 2019
Los ataques de tigres a humanos, sobre todo los que se producen en zoológicos, suelen traer consecuencias fatales para el felino, el único que no está allí bajo su voluntad

El tigre es uno de los felinos más impresionantes de la tierra y uno de los más elegantes. Pero más allá de su majestuosa apariencia, los ataques de tigres a humanos se han incrementado en los últimos años, con los zoos de países asiáticos como punto de encuentro más peligroso.

Ataques de tigres a humanos

Un animal de 220 kilogramos ya impone respeto, pero si viene de la mano de una estética tan llamativa como la del tigre, hace que sea una de las especies que más interés suscitan en todo el mundo.

Ya sea en la naturaleza o en el zoo, los enfrentamientos entre humanos y tigres suelen acabar con un desenlace fatal para el humano, y es que intentar dominar a un animal así es una auténtica locura. Veamos los ataques más llamativos de los últimos tiempos:

Zoológico chino de Youngor Wildlife Park

A principios del año 2017, en el enorme zoológico de Young Wildlife Park, situado cerca de Sanghái, la capital de China, se vivieron unos momentos de verdadera angustia cuando una familia de tigres atacó a un hombre que caminaba sin contemplaciones junto a su mujer y su hijo por el interior del cercado.

Nadie sabe cómo pudieron acceder al recinto de los tigres, pero la osadía le salió mal al hombre que, después de unos angustiosos minutos de lucha, perdió la vida bajo la atenta mirada de varias decenas de turistas que no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Tigre en zoológico ataca

Los trabajadores del zoológico intentaron ahuyentar a los animales con petardos, pero no sirvió de nada y el tigre, que lo tenía sujeto por el cuello, arrastró al hombre en la arboleda.

Desafortunadamente, como suele ocurrir en este tipo de casos, el animal fue sacrificado días después, algo que fue muy criticado dada la gravedad del error a la hora de proteger un recinto que contiene nada menos que una manada de tigres.

Zoológico Beijing Badaling Wildlife

En el año 2016 todo el mundo quedó con la boca abierta con la publicación de un vídeo en el que un tigre atacaba a una chica en un zoo en China. El amor de los chinos por este tipo de ocio hace que sean muy rentables y numerosos, pero en este caso la originalidad pasó factura.

El complejo de Beijing Badaling Wildlife quiso ir un paso más allá a la hora de mostrar los animales a los visitantes. Permite que estos accedan con sus vehículos a través de un circuito que atraviesa las zonas por donde viven ‘sueltos’ los animales.

Las normas son claras pero, tras una supuesta discursión dentro del coche, una mujer decidió abandonar el vehículo sin ser consciente de la proximidad de dos tigres. A los pocos segundos uno de ellos la agarró con sus garras y la arrastró entre la vegetación.

Tigres atacando personas

En ese momento, un hombre y una mujer que iban en el coche con ella corrieron a socorrerla, pero poco pudieron hacer. Además, la segunda mujer también fue atacada por un segundo tigre, pero pudo salvar la vida.

La primera mujer no corrió tanta suerte y murió en el momento, a pesar de que los trabajadores del recinto intervinieron. Los ataques de tigres a humanos en China por falta de cuidado ha hecho que se cierren temporalmente varios parques similares.

Zoológico de Nueva Delhi

Una vez más, las instalaciones de un zoológico fueron las causantes de la muerte de una persona ‘a manos’ de un tigre cuando este, supuestamente por accidente, cayó al foso donde se encontraba el animal jugando de forma tranquila.

Solo hicieron falta cinco minutos para que el tigre acabara con la vida del hombre de 20 años, ya que le causó heridas profundas en el cuello y finalmente lo asfixió. La familia del joven denunció al zoológico por no intervenir a tiempo, pero este alega que el resto de visitantes propiciaron el desenlace al arrojar piedras y demás objetos al tigre.

Los vigilantes de zoo también defienden que los dardos tranquilizantes tardan 15 minutos en actuar, por lo que no sirvió de nada dado el poco tiempo que necesitó el tigre para acabar con la vida del hombre.

Mantener a este tipo de animales encerrados es algo que trae consecuencias fatales al mínimo fallo y, por norma general, los ataques de tigres a humanos son demasiado numerosos en este tipo de recintos. Todos los países podrían seguir el ejemplo de Costa Rica prohibiendo los zoológicos.