El animal más rápido de la selva

Francisco María García · 27 enero, 2018
Capaz de alcanzar 115 km/h, una velocidad increíble para un animal terrestre, el guepardo presenta una anatomía y una potente musculatura que le hacen gozar de esa extrema agilidad; además, es muy inteligente, eficaz y eficiente en la caza, al evitar las horas en las que podría coincidir con otros depredadores o carroñeros

El guepardo, también conocido como chita, está catalogado como el animal más veloz de la selva; puede llegar a alcanzar una velocidad de 115 km/h en un trecho de solo 500 metros. Este gran felino es una de las especies animales más impresionantes de todo el mundo.

El guepardo: el animal más veloz

Todos los animales del mundo poseen determinadas características que los hacen especiales. En el caso del guepardo su cualidad más destacada es la velocidad. Este gran felino, que también puede ser un animal sociable, es capaz de alcanzar hasta 115 km/h, pero, ¿cómo lo hace?

El guepardo (Acinonyx jubatus) es una máquina de velocidad. De hecho, gracias a esta grandiosa cualidad puede cazar y sobrevivir. Pertenece a la familia de los félidos, mamíferos que han desarrollado la capacidad de ser sumamente sigilosos para poder tener más éxito en el momento de cazar.

Qué hace al guepardo el animal más veloz

Las características físicas del guepardo son el aspecto clave que le permiten convertirse en el animal más veloz sobre la tierra. Las mismas son fundamentales para alcanzar rápidamente altas velocidades.

El guepardo puede llegar a medir entre 110 y 150 centímetros de longitud. Es esbelto y sus extremidades están más desarrolladas, lo cual le permite alcanzar grandes velocidades.

Guepardo

Uno de los aspectos físicos claves del guepardo es su cola, que mide entre 55 y 80 centímetros. Funciona como ancla, y permite al animal mantener el equilibrio en todo momento, especialmente cuando persigue a una potencial presa.

Otro de los factores más importantes que le permite alcanzar altas velocidades es el tamaño de su corazón. Es el más grande dentro de la familia de los felinos y le permite bombear la sangre con mucha más fuerza hacia todos los rincones de su cuerpo.

El guepardo también posee unos pulmones muy grandes, así como unas fosas nasales de tamaño considerable. De esta forma, es más sencillo para él absorber el oxígeno y mantener el ritmo de una carrera a alta velocidad.

Otras características del guepardo

Los poderosos músculos del guepardo, junto a un gran corazón y pulmones, son la combinación ideal que le permiten al animal alcanzar hasta 115 km/h.

Además de esta musculación, la flexibilidad de su espalda y las garras son claves en la estabilidad mientras maniobra. Este aspecto es particularmente importante cuando el guepardo se ve obligado a cambiar de dirección mientras persigue a su presa.

Diversos estudios también demuestran que el guepardo no solo es extraordinario para alcanzar altas velocidades, sino que también lo es en el momento de frenar en un solo paso.

Guepardo

Se ha demostrado que el animal puede alcanzar en solo tres metros una velocidad de 10 km/h, y frenar en un solo paso cuatro metros; y todo ello aunque haya alcanzado una velocidad superior a los 14 km/h.

El poder frenar rápidamente, aún cuando se encuentra en plena persecución, es una de las cualidades que hacen del guepardo un cazador extraordinario. Esta cualidad le permite hacer giros muy cerrados y cambiar de dirección de acuerdo al camino que marque su presa.

Comportamiento de caza

El guepardo, además de tener a su favor su poderosa anatomía para cazar, también utiliza la intuición para aumentar las probabilidades de éxito.

De esta forma, el felino suele salir de caza en las horas centrales del día. Con estas características, su competencia disminuye considerablemente, puesto que otros depredadores y carroñeros suelen estar durmiendo en esos momentos.

Otras de las grandes cualidades del guepardo es su poderosa vista, combinada con una gran paciencia. Es esa vista la que le permite observar a su víctima desde grandes distancias.

Este felino, generalmente, se sube a un árbol o a un terreno elevado para observar a su presa. A diferencia de otros felinos, el guepardo no se apresura, pero cuando finalmente se decide a iniciar la persecución, tiende a tener éxito en su cometido.

El guepardo es el animal más veloz de la selva y uno de los especímenes más extraordinarios que pueden existir. Su perfecta anatomía lo ha convertido en una máquina perfecta de caza, no en vano es uno de los felinos que más éxito tiene en este sentido. Velocidad, grandes músculos, un gran corazón e intuición son las claves que definen a este poderoso animal.