Anemia en gatos: cómo detectarla, entenderla y tratarla

21 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
La anemia en gatos puede enmascarar enfermedades renales, endocrinas o inmunitarias; es importante acudir al veterinario para descubrir la causa

Seguro que alguna vez has oído hablar de la anemia. Tanto los humanos como los animales podemos padecerla. La anemia en gatos es una disminución del número de eritrocitos o glóbulos rojos en sangre.

Estas son las células encargadas del transporte de oxígeno a los tejidos. En la anemia también se reduce la cantidad de hemoglobina, un pigmento de los eritrocitos capaz de captar las moléculas de oxígeno y dióxido de carbono.

Las causas de la anemia en gatos son variadas y cada una lleva asociada un tratamiento específico. En Mis Animales os contaremos cómo detectar y tratar la anemia en gatos. Siempre debe ser un veterinario quien confirme el diagnóstico y decida el mejor tratamiento.

¿Cómo detectamos la anemia?

En general, los síntomas clínicos de la anemia son cansancio, depresión, disminución de apetito y palidez de las mucosas. También puede haber pérdida de peso y algunos gatos muestran síntomas respiratorios, que pueden estar asociados a otras patologías. Como veremos a continuación, la causa determinará la evolución del gato afectado.

La prueba que confirmará al veterinario la anemia será el análisis sanguíneo. En concreto, el hemograma. En él aparecen la cantidad de células –glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas– presentes en la sangre y su proporción, así como la cantidad de hemoglobina.

Si los valores de eritrocitos están por debajo del umbral mínimo establecido para gatos, nos encontraremos con un caso de anemia. Sin embargo, el hemograma solo nos confirmará la situación de anemia, pero no su causa.

Anemia en gatos: prevención

Causas de la anemia en gatos

En función de la causa o de la respuesta que de el organismo, existen distintas formas de clasificar los tipos de anemia en gatos. Por ejemplo, si la médula ósea puede reproducir o no nuevos eritrocitos, clasificamos la anemia en:

  • Anemia regenerativa: el animal pierde más glóbulos rojos de los que es capaz de generar la médula ósea.
  • Anemia no regenerativa: la médula ósea ha dejado de producir glóbulos rojos. No se regeneran otros nuevos. Este tipo de anemia es más grave y tiene peor pronóstico. Suele estar asociada a enfermedades renales, endocrinas e inmunitarias. Las bacterias del género Ehrlichia o Hemobartonella también pueden desarrollar anemia.

Hay más clasificaciones, pero esta es la más común.

Tratamiento de la anemia en gatos

El tratamiento dependerá de la causa subyacente que diagnostique el veterinario. No obstante, si estamos ante un caso severo de anemia, puede que nuestro gato necesite una transfusión sanguínea para estabilizar su estado. La transfusión proporciona una provisión inmediata de glóbulos rojos. Al igual que en humanos, la sangre del donante debe ser compatible con la paciente.

Vacunar a gatito

Si la anemia está provocada por una carencia de nutrientes, bastará con mejorar la alimentación. Nuestro veterinario nos recomendará la más adecuada en cada caso.

¿Podemos prevenir la anemia?

Si nuestra mascota está desarrollando una enfermedad que afecta a la producción de eritrocitos, y no observamos síntomas, es difícil prevenirla. Por esta razón, son importantes las revisiones periódicas en el veterinario. Por otra parte, podemos controlar ciertos factores que mantengan en buen estado la salud de nuestro animal:

  • Proporciona una dieta sana, equilibrada y completa. Los piensos de supermercado no son recomendables. Lo mejor es comprarlos en una tienda especializada. Consulta la composición del pienso para saber si es el adecuado.
  • Desparasita externa e internamente a tu gato cada mes, para prevenir parásitos externos. Y cada tres meses para parásitos internos. Es muy importante que los antiparasitarios sean específicos para gatos. Los antiparasitarios para perros contienen sustancias altamente tóxicas para los felinos.
  • Vacuna a tu gato frente a enfermedades infecciosas. La leucemia y la inmunodeficiencia felina pueden estar asociadas a la anemia en gatos; para ambas enfermedades existen vacunas. Si nuestro gato no está vacunado, debemos tener cuidado al exponerlo a otros gatos.

Ahora ya sabes que la anemia puede ocultar otras enfermedades graves. Acude al veterinario si sospechas de sus síntomas; es muy importante descubrir la causa. Una vez el veterinario confirme el diagnóstico, establecerá un tratamiento. Como propietarios. podemos prevenir la anemia llevando una correcta alimentación, una protección frente a parásitos y un control de las vacunas de nuestro gato.

  • Fidalgo LE, Rejas J, Ruiz de Lopegui R, Ramos JJ. Patología Médica Veterinaria. Enfermedades eritrocitarias. Ed. Universidad de León, Universidad de Santiago y Universidad de Zaragoza; 2003. P. 163-168.
  • Anemia por hemoplasmas felinos. Avepa.org, 2019.
  • Transfusiones de sangre. Avepa.org, 2019.
  • Alteraciones de la serie roja y de las plaquetas. PortalVeterinaria, 2019.
  • Anemia hemolítica inmunomediada primaria en un gato. PortalVeterinaria, 2019.