Amigos de los gatos: ¿qué dice la ciencia?

Laura Huelin · 9 agosto, 2018
El paso clave para hacerse amigos de los gatos es adoptar al felino según su personalidad, que esta sea más afín a la del dueño

Algunos gatos tienen fama de huraños y de no llevarse bien con los seres humanos. A pesar de que quienes conviven con gatos saben que pueden ser muy cariñosos, los científicos han estudiado cuál es la mejor manera de hacerse amigos de los gatos.

Hacerse amigos de los gatos según la ciencia

A lo largo de los últimos años se han hecho multitud de estudios científicos sobre comportamiento animal. Se han creado desde experimentos para medir su inteligencia y su capacidad de resolver problemas a estadísticas sobre cómo interactuar con ellos.

De estos últimos estudios, queremos destacar los que están orientados a hacerse amigos de los gatos. Hemos recopilado una serie de conclusiones científicas sobre cuál es la mejor manera de acercarse a un gato o cómo facilitar su vida dentro de casa.

Como suele ocurrir con esta clase de conclusiones, algunos consejos ya nos los podíamos imaginar. Sin embargo, en alguno de ellos los científicos han llegado a respuestas inesperadas y sorprendentes.

1. Que él tome la iniciativa

Dos estudios suizos extrajeron la misma conclusión: si queréis ser amigos de los gatos, dejad que él decida acercarse y te toque. Si acaricias al gato antes de que él te dé permiso empezarás esa relación con mal pie.

Gato se deja abrazar

Uno de los estudios se hizo con 50 gatos diferentes: el animal se acercaba antes y tendía menos a huir si el humano se sentaba y esperaba a que el gato tuviese la iniciativa de aproximarse. El otro estudio demostró que el gato se quedaba más tiempo y jugaba más con esa persona si la presentación se hacía de esta manera.

2. Si la presentación no va bien, dale espacio

Los gatos tienen un lenguaje corporal muy amplio, con el que nos transmiten muchas cosas. Sin embargo, poca gente hace caso de las señales que hacen los gatos para mostrar que están incómodos o molestos: agitar la cola o aplanar las orejas, por ejemplo.

Se ha descubierto que si se respeta a un gato cuando muestra estas señales, y se le permite alejarse o se deja de acariciarlo, es más probable que vuelva en poco tiempo y que la próxima vez tarde más en tener esta misma reacción.

Darle espacio al gato

Los gatos son animales cariñosos pero independientes. Demasiado contacto físico suele agobiarlos: pero si descubren que paramos de tocarles cuando lo piden, se vuelven más propensos a querer esas caricias que antes rechazaban.

3. Juega con él

Un estudio con gatos caseros y en adopción de 2017 demostró que los gatos prefieren el juego con los humanos a la comida. Además, los gatos preferían jugar con los humanos si había un juguete involucrado, aunque el tipo de juguete dependía de las preferencias de cada gato.

Los gatos son depredadores y son animales sociales: jugar es parte de sus instintos naturales. Si juegas con tu gato, y le das la oportunidad de acechar y cazar pequeños juguetes, tu relación con él se fortalecerá y su comportamiento en general mejorará.

4. Adopta al gato según tu personalidad

En cuanto a adopciones, se han hecho varios estudios estadísticos: uno que entrevistó a adoptantes de gatos adultos descubrió que la gente atribuye diferentes personalidades a los gatos según el color de su pelo, cuando su aspecto físico no tiene influencia en su carácter.

Personalidad del gato según su color

Otro estudio sondeaba la vida de adoptantes de gatos adultos: la satisfacción con el comportamiento y la relación con el animal era considerablemente mejor en los casos en los que el humano se había fijado en la personalidad del gato antes de adoptarle.

Dentro de los refugios y protectoras lo tienen claro: para que una adopción sea un éxito hay que tener en cuenta las personalidades del animal y del humano. Si se tienen dudas, la mejor opción es acoger al gato durante un tiempo para conocerle mejor. Al igual que con las personas, para poder hacerse amigos de los gatos es necesario fijarse en su personalidad.

5. No le dejes salir a pasear

Un estudio que se desarrolló en Italia demostró que los gatos que no tienen acceso al exterior, y que viven dentro de casa todo el día, son más cariñosos y dóciles con sus humanos que los gatos que pueden salir a pasear toda la noche o durante el día.

Una de las causas se atribuye a que los gatos que salían al exterior preferían tener actividad durante la noche, y dormir durante el día, en vez de interactuar con su familia. En cambio, los gatos que se mantenían dentro de casa dormían durante la noche y jugaban con su familia durante las horas de luz.

En las últimas décadas se han hecho muchos estudios diferentes del comportamiento de los animales. Estos son solo unos pocos ejemplos que nos ayudan a hacernos amigos de los gatos y a entenderles mejor: juega con tu gato, deja que él decida cuándo empezar y terminar los juegos y, sobre todo, adopta a tu gato según su personalidad y no según su físico.