Amblipígidos: entre arañas y escorpiones

Los amblipígidos son animales aplanados que por su apariencia general se asemejan a las arañas. Aún así, presentan características peculiares que no están presentes en otros arácnidos.
Amblipígidos: entre arañas y escorpiones
Luz Eduviges Thomas-Romero

Escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero el 17 julio, 2020.

Última actualización: 17 julio, 2020

“Amblipígidos” es el sonoro término que designa a unas criaturas que parecen arañas pero no lo son. Es común que se los describa como “bichos” enormes, con grandes patas, y que sólo salen en la noche. Muchas personas que se han tropezado con un amblipígido pueden describirlos como arañas feas y “de seguro” poderosamente venenosas.

Sin duda, el registro y estudio de estas criaturas se ve afectado por la falta general de un nombre común. Esto dificulta en cierta medida la posibilidad de poder compartir mucha de la información existente con la población en general. Pocos países o regiones geográficas del mundo disponen de un inventario adecuado de estos arácnidos.

¿Qué son los amblipígidos?

Los amblipígidos constituyen un pequeño grupo de arácnidos de hábitos nocturnos y de amplia distribución en los países tropicales y subtropicales del mundo. Más específicamente, son uno de los 13 órdenes de la Clase Arachnida.

Es interesante conocer que existen registros fósiles de los amblipígidos que datan del periodo carbonífero. A pesar de su antigüedad, es uno de los órdenes de arácnidos más pequeños, con apenas unas 150 especies a nivel mundial. En contraste, conocemos 38432 especies de arañas  y 1259 especies de escorpiones.

En zonas geográficas donde los amblipígidos son endémicos, los apelativos más empleados son “tendarapos”, “canclos” o “cankles”, “limpia casas”, “corazones”, “arañas estrellas” y “alacranes rey”.

Un amblipígido de cerca.

¿Dónde podemos encontrar a estos habitantes de la noche?

Todas las especies este grupo de arácnidos se distribuyen en regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. El orden Amblypygi consta de 5 familias:

  • Charinidae: posee 51 especies en 3 géneros.
  • Charontidae: incluye 12 especies distribuidas en 2 géneros.​ Las especies de esta familia se encuentran en Oceanía y en el sudeste asiático.
  • Paracharontidae: la única especie de esta familia es endémica de Guinée-Bissau, en África.
  • Phrynichidae: se han descrito más de 30 especies. Habitan en África, el sur de Asia y América del Sur.
  • Phrynidae: es la familia más grande de Amblypygi posee 63 especies (2 extintas) en 4 géneros. se distribuyen desde el sur de los EE.UU. hasta el norte de Sudamérica, incluidas las Antillas.

Estos animales son raros de observar, ya que poseen hábitos nocturnos y durante el día, por lo general, se encuentran escondidos en refugios oscuros y solitarios. Es importante resaltar que el estudio de los Amblypygi ha sido fundamental para comprender la biogeografía de las islas del Caribe.

Estudios recientes revelan niveles excepcionales de endemismo en islas, regiones geológicas y cuevas. Estas criaturas representan un modelo natural para el estudio de la variación de comportamiento asociada al aislamiento genético.

¿Cómo reconocer a los amblipígidos?

Es necesario reconocer que para ojos inexpertos es fácil confundirlos con arañas. Sin embargo, sus diferencias son notables. Entre otras características, destaca que no poseen órganos productores de seda ni de veneno.

Es justo señalar que su parecido no es simple coincidencia, pues ambos órdenes se hallan evolutivamente muy emparentados.

Todas las especies de amblipígidos son de hábitos nocturnos. Además, tienen cuerpos divididos en dos porciones y están aplanados dorsoventralmente. El cefalotorax está dorsalmente cubierto por una gran estructura en forma de placa, a la que se le da el nombre de carapacho, el cual es de consistencia dura.

Eventualmente, es posible encontrar amblipígidos en lugares cercanos a las habitaciones humanas, como bodegas, pozos de agua, pozos negros o las mismas casas, donde prefieren los cielos rasos.

Un par de patas sin igual

En los amblipígidos destaca la existencia de un par frontal de patas extremadamente alargadas. Estas patas delanteras no se usan para la locomoción, sino que sirven como estructuras sensoriales especializadas adornadas con miles de órganos sensoriales.

Una característica importante es que todas las extremidades, incluido el primer par “anteniforme”, se desprenden en la articulación rótula-tibia utilizando músculos especializados para este propósito. Al igual que algunas arañas, las extremidades se regeneran con la muda.

Los amblípigidos tiene ocho ojos u ocelos, en tres grupos: dos laterales y uno medial.

El comportamiento de los amblipígidos

Durante el día permanecen refugiados en sitios sombríos y húmedos, por lo general debajo de piedras, troncos caídos y objetos similares.

También pueden resguardarse en algunas Bromelias y debajo de la corteza semidesprendida de los árboles. Varias especies son habitantes facultativos u obligatorios de las cuevas o grutas.

Estas criaturas tienen neuroanatomía notable y biología sensorial. En cuanto a sus interacciones, se han descrito desde comportamientos de canibalismo y territorialidad hasta el cuidado parental extendido y la socialidad.

Los amblipígidos son animales fascinantes.

Un ser enigmático

La fauna de amblipígidos alrededor del mundo no ha sido totalmente estudiada, pues existen muchas áreas y biotopos inexplorados. Entre ellas las cuevas y ecosistemas subterráneos, o donde el muestreo de esta fauna se ha realizado de forma somera o inadecuada. Tenemos aún mucho que aprender de estos antiguos habitantes del planeta.

Te podría interesar...
Tipos de arácnidos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Tipos de arácnidos

Todos conocemos muchas clases de arañas, con sus particularidades, pero la naturaleza es muy variada... ¡Te sorprenderían cuáles son los tipos de a...



  • Ballesteros, J. A. (2006). Catálogo de Amblipígidos, Uropígidos y Solífugos (Arachnida) de la Colección Nacional de Arácnidos (CNAN). Tesis, Instituto Politécnico Nacional. México, D. F. 100 p.
  • Chapin, K. J., & Hebets, E. A. (2016). The behavioral ecology of amblypygids. Journal of Arachnology, 1-14.