El águila imperial ibérica

29 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la veterinaria Érica Terrón González
El águila imperial ibérica es un ave rapaz simbólica de nuestra biodiversidad. Si quieres saber más sobre ella, en este artículo te mostramos las claves más importantes.

Si alguna especie nacional se caracteriza por tener una población pequeña y amenazada, esa es el águila imperial ibérica (Aquila adalberti). Su delicada situación es el resultado de un cúmulo de factores que, durante los últimos siglos, han reducido su población a unas 130 parejas. De hecho, se considera una de las siete especies más amenazadas del mundo.

¿Cómo es el águila imperial ibérica?

El águila imperial se caracteriza por:

  • Tener una envergadura de hasta 220 metros.
  • Un peso cercano a los tres kilos en los machos y tres o cuatro kilogramos en las hembras.
  • Disponer de un plumaje oscuro, con manchas claras en los bordes de las alas.Por su parte, la cabeza tiene tonalidades amarillas oscuras,y la cola es gris con una franja negra.
Ilustración del águila imperial ibérica
Fuente: https://www.seo.org/ave/aguila-imperial-iberica/

Distribución mundial del águila imperial ibérica

Su distribución es exclusiva en la península. De hecho, solo cría en España. En su momento estaba conectada con el águila imperial oriental, distribuida por el este de Europa, pero hoy en día están separadas por Europa Central.

Dentro del territorio peninsular se localiza en las sierras y llanos del centro, oeste y suroeste: Madrid, Castilla y León, Castilla La Mancha, Extremadura y Andalucía. En Marruecos todavía es posible que queden algunas parejas aisladas.

Ecología y comportamiento

Alimentación

Se alimenta de hasta 100 especies diferentes de vertebrados, con el conejo como base alimenticia. En Doñana también es muy importante en su dieta el ansar común en otoño e invierno. En otras latitudes su dieta incluye fochas, ánades, palomas, urracas y lagartos ocelados. Algunas parejas y jóvenes en dispersión también pueden alimentarse de carroña del ganado.

La ausencia de conejo puede suponer el fracaso de la época reproductiva e incluso el abandono de los huevos en los nidos.

Predación

Una vez localizada la presa con su aguda vista, el águila imperial utiliza sus garras para capturarla. Para cazar en tierra ha desarrollado patas cortas y gruesas con las que captura por sorpresa entre la vegetación o tirándose a gran distancia desde el aire con las alas desplegadas.

En ocasiones practica el cleptoparasitismo, que consiste en robar una pieza cazada por otro animal, generalmente otra ave rapaz.

Cría

Al igual que el buitre negro, construye sus nidos sobre las copas de los árboles y mantienen varios nidos alternativos en cada territorio. Así, en Doñana nidifican en alcornoques, pinos piñoneros y eucaliptos; pero en la región central utilizan los pinos o las encinas.

Su ciclo reproductivo dura unos ocho meses. A finales de diciembre empiezan a desarrollar vuelos y sonidos de cortejo. Luego se produce la cópula y, sobre marzo, la puesta.

Conservación del águila imperial ibérica

Desde que se tiene conciencia del peligro de extinción del águila imperial, se han realizado diversos esfuerzos para mejorar su situación. Se han llevado a cabo numerosos trabajos y labores de conservación que han culminado con la declaración de parajes protegidos para la especie.

Águila imperial ibérica volando
Comunidad de Madrid

Más recientemente se han empezado a seguir ejemplares marcados con transmisores. Esta técnica nos ha ayudado a saber que sus mayores amenazas son las electrocuciones, la caza furtiva y los envenenamientos.

A pesar que en los años 60 se consiguió frenar su regresión y aumentar tímidamente su población reproductora, la situación actual vuelve a ser de riesgo. Vuelve el declive de la especie, principalmente por la incidencia de los venenos. Si antes el problema era la estricnina, ahora cualquier mezcla de insecticidas, fungicidas u otros productos químicos resultan venenosos para estas aves.

¿Qué podemos deducir de todo esto?

La importancia y necesidad de establecer un plan de recuperación por comunidades autónomas que pueda ser una herramienta que ayude a evitar su desaparición. Ya se llevan varios años redactando los borradores; solo esperemos que cuando salgan a la luz no sea demasiado tarde.

  • El águila imperial ibérica. Colección GREFA-BCH, Nº 11. Pág.: 2-3; 4-9.