6 normas para convivir con un gato

Virginia Duque Mirón · 4 octubre, 2017

Dicen que los gatos son una de las especies más difíciles de entender. Seguro que los que son amantes de ellos no estarán de acuerdo. Pero sí es cierto que entender a un gato puede ser más difícil que entender a un animal menos expresivo. Si tienes un felino (o lo vas a tener), y os está costando adaptaros, mira estas normas para convivir con un gato que te ayudarán.

Guía de normas para convivir con un gato

Esta guía ha sido elaborada con la ayuda de veterinarios expertos que nos servirá para entender un poco más a esta especie que comparten nuestras vida desde hace unos 9000 años. Algunos dicen que es tan simple como “déjame dormir y yo te dejaré a ti”. No obstante, te daremos otras pautas a seguir.

Si es la primera vez que tienes un gato, recuerda que no es un perro

Ya sabemos que ambas especies son diferentes. Pero cuando adoptamos un gato por primera vez, es posible que esperemos comportamiento simulares a los de los perros. Pues bien, este es un error garrafal. El ilustrador Puño lo explica de esta manera, citado textualmente:

“El perro es un lobo que se acercó a nuestras hogueras de cazadores al que hemos ablandado a palos, por eso tolera bien los gritos y la dominación. En cambio, el gato se acercó por voluntad propia a los graneros que construimos en el desierto, atraído por los roedores que se acumulaban en ellos. Por esta razón sienten natural curiosidad por los humanos y se enfadan para siempre si les castigas, o les gritas o se te ocurre golpearlo, aunque sea flojito”.

Y no tienes casa

Una vez que adoptas un gato, tu casa pasa a ser vuestra casa. Los felinos son territoriales y se adueñan de todo lo que les rodea. Así que no lo olvides, no eres tú quien tiene un minino, sino que es tu gato quien tiene un humano. Le has caído bien y te deja vivir con él.

Si lo dejas dormir una noche contigo, prepárate para una vida de noches acompañado

Aunque los gatos son muy independientes, como hemos dicho, son territoriales. También cariñosos. Estos dos adjetivos unidos hacen que si una vez los dejas dormir en tu cama, ya tendrás que hacerlo todas las noches.

Si crees que no te sentará bien que cada noche tu gato se suba sobre ti y te despierte, será mejor que bajo ningún concepto lo dejes entrar siquiera a la habitación.

No obstante, si te gusta disfrutar de él mientras duerme, déjalo que pase. Aunque si eres soltero y alguna vez duermes acompañado, tienes que saber que seréis tres en vez de dos.

Tranquilo, tu gato te quiere

Los gatos no son animales tan expresivos como los perros, que se ponen tan contentos al vernos o cuando estamos con ellos que a veces hasta creemos que nos sonríen. Pero tranquilo, tu gato te quiere, solo que no necesita hacer fiestas ni lanzarse sobre ti. Quizá solo irá a rascarse las uñas a su sitio preferido o se frotará con tu pierna muchas veces seguidas.

El gato Bengala es de origen estadounidense.

Si vives con un gato necesitarás:

  • Una aspiradora
  • Rodillos quitapelusas
  • Peine con púas

Hay una desventaja de convivir con un gato: suelta pelo. Por todas partes, por todos lados estará lleno de pelos de tu minino. Podrás decir adiós a tu ropa negra y esperamos que tu sofá no sea de terciopelo.

Peina a tu gato a diario y aspira todos los días la casa para que no se acumule, pues incluso te podría despertar una alergia.

Si no ronronea…

Dicen que los gatos ronronean cuando están a gusto, pero eso no quiere decir que no lo estén cuando no lo hagan. No obstante, también puede ser indicativo de que algo no está bien. O quizá ronroneen cuando tienen dolor o están enfermos. Si crees que los ronroneos de tu gato están fuera de lugar la mayor parte del tiempo, ve al veterinario con urgencia.

Estar atento a estos consejos para convivir con un gato, te hará la vida más fácil junto a tu felino.