¿Vas a adoptar un cachorro? Recuerda que no es una persona

Virginia Duque 2 mayo, 2017

Adoptar un cachorro puede ser una de las mayores decisiones que tengas que tomar en tu vida. Y seguramente una de las más satisfactorias. Pero hay que tener en cuenta que una vez hayamos decidido adoptar, debemos saber cómo tratar a un perro y recordar que no es una persona.

Hay quien cree que tratar a un animal como a una persona es una forma de demostrarle amor. Pero en realidad, tratar a un perro como a una persona es también una forma de maltrato. Te explicamos por qué.

Si adoptas, recuerda que no es una persona

Debemos tener presente que aunque los perros tienen muchas similitudes con nosotros, también tienen unas necesidades que suplir como animales que son. Esto no significa que debamos quererlos menos o que tengamos que ser rudos con ellos. Simplemente quiere decir que cada uno debe ocupar su lugar.

Las mayor similitud con nosotros es la necesidad de estar con alguien de quien recibir y dar amor. Son seres sociables y tienen sentimientos.

No obstante, hay grandes diferencias también. Está el hecho de que no tienen capacidad para diferenciar sabores, por lo que alimentarlos con nuestra comida puede ser más perjudicial que beneficioso.

No es una persona, no lo trates como tal

Tratar a un perro como una persona lo perjudicará más bien que beneficiarle. Estas son las razones:

  • Necesitan un líder. Los perros son animales de manada y por tanto tienen la necesidad de tener un líder, alguien que les diga por dónde deben ir. Si lo tratas como a un igual, este estará perdido y es posible que asuma un papel que no le corresponde, el de líder. Esto creará grandes problemas en la convivencia. Por tanto, harás daño al animal, que no se sentirá amado ni con capacidad de amar, algo necesario para él.
  • Lo hará perder su identidad. Un perro al que se le humaniza o se le trata como a una persona perderá su identidad y su personalidad. No querrá estar con otros canes y se aferrará a sus dueños como si de ellos dependiera la vida. No desarrollará su propia personalidad y será un animal insulso y sin carisma. Esto le creará problemas al relacionarse con otros perros y también con otras personas a las que no les resultará un peludo atractivo.
  • Será desequilibrado. La socialización con otros animales e incluso con otras personas forma parte esencial de su desarrollo y equilibrio. El no estar bien socializado hará que el animal reaccione de forma extraña y a veces exagerada a situaciones en las que no tiene cabida ese tipo de reacción.

Más detalles importantes del trato con el perro

  • Estará asustado ante los cambios. Un perro humanizado lo pasará realmente mal si tienes que dejarlo unos días mientras te vas de vacaciones. Se sentirá tan apegado a ti que se habrá criado en una burbuja de cristal. Por ello, al salir de esta, se verá indefenso y sin saber cómo actuar. No importa si lo dejas con un amigo, alguien conocido o en un hotel de perros, tu animal no tendrá la capacidad de adaptarse si está humanizado.

Como hemos dicho al principio, esto no significa que no debamos querer a nuestras mascotas, ni mucho menos. Solo recordar que un cachorro no es una persona y por tanto no debe ser tratada como tal. Cada uno debe ocupar su lugar en el hogar para que en este reine la armonía y la paz.

No críes ni trates a tu cachorro como a una persona. Ahora, cuando es pequeño, lo puedes criar haciendo que sea un perro con carácter y personalidad propia, adaptándose a ti y tus circunstancias, pero sin dejar de ser lo que es: un perro.

Guardar

Te puede gustar