6 curiosidades del megalodón

07 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Francisco Morata Carramolino
El megalodón es el mayor tiburón jamás descubierto. Sin embargo, competía por el alimento otro depredador gigante: el cachalote leviatán (Livyatan melvillei).

Los condrictios —tiburones y rayas— son unos de los peces más antiguos. Desde su aparición en el Devónico, han tenido un papel dominante en los océanos y han sobrevivido a numerosas extinciones masivas. Uno de sus representantes más impresionantes fue el megalodón, cuyas curiosidades explicaremos en las siguientes líneas.

Este tiburón gigantesco ha despertado el interés de los investigadores y el público por igual, su figura ha inspirado infinidad de mitos y ha aparecido en numerosas películas. A pesar de ello, muchos aspectos de su biología siguen siendo desconocidos para la población general.

Las curiosidades más llamativas del megalodón

Como ocurre con muchos animales extintos, existen pocas evidencias sobre la existencia y modo de vida de este tiburón. Por lo tanto, hay que tener en cuenta que el conocimiento científico en que se basan las siguientes curiosidades sobre el megalodón está sujeto a cambios frecuentes.

1. Las relaciones evolutivas del megalodón

Como se ha comentado, existe mucho sobre este condrictio que aún es un misterio. Esto incluye a qué grupo de animales pertenece. Normalmente, se lo compara con los tiburones más grandes que existen hoy en día: los blancos. Sin embargo, las evidencias científicas parecen apuntar a que estos animales no estaban emparentados estrechamente.

Determinar a qué grupo de tiburones pertenece el megalodón es importante, ya que sirve para tener un punto de referencia a la hora de estimar su apariencia, tamaño, modo de vida y ecología.

A fecha de hoy, no existe un consenso claro sobre la posición filogenética de este animal —ni sobre su nombre científico—. Antiguamente, este gigantesco tiburón recibía el nombre de Carcharodon megalodon, pero los expertos ahora lo denominan Otodus megalodon o Carcharocles megalodon.

Un diente de un megalodón comparado con uno de un tiburón normal.
Un diente de un megalodón comparado con uno de un tiburón normal.

2. Tamaño y apariencia del tiburón gigante

Como condrictio, la mayor parte del esqueleto del megalodón estaba compuesta por cartílago, que es menos resistente que el hueso y forma fósiles menos frecuentemente. Por ello, los restos de este animal son escasos y poco representativos, lo que dificulta enormemente producir una reconstrucción fiable de su fisiología.

Las reconstrucciones más recientes indican que el O. megalodon tendría un aspecto similar al del tiburón blanco, aunque con la cabeza más achatada y el cuerpo más ancho y robusto. Mediría 16 metros de largo como máximo, con una aleta dorsal de 1,62 metros y una cola de 3,85 metros de altura.

Esta estima sitúa a los megalodones como los tiburones más grandes que jamás han existido, con un tamaño casi 3 veces mayor que el tiburón blanco. Aunque inmensos, los megalodones no son el pez más grande. Este título pertenece probablemente a Leedsichthys problematicus, un pez filtrador también extinto.

3. Dientes y potencia de mordida

Al igual que sus congéneres actuales, los megalodones contaban con varias filas de dientes, que se perdían y reponían constantemente. Gracias a ello, los dientes del megalodón son sus fósiles más comunes: esto es toda una suerte, ya que su fisiología dentaria es uno de sus aspectos más espectaculares.

En concreto, estos tiburones contaban con más de 250 dientes, repartidos en 5 hileras paralelas. Las piezas dentarias eran triangulares, anchas, serradas y aproximadamente del tamaño de una mano humana.

Además, se ha calculado que la mordida de este animal tendría una fuerza de en torno a 18 toneladas. Esto la convierte en la dentellada más potente de todo el reino animal. Para poner esta cifra en perspectiva, cabe destacar que la mordida del legendario Tyrannosaurus rex tan solo podía alcanzar 3 toneladas de fuerza.

4. La dieta del megalodón

Gracias a su enorme tamaño, dientes masivos y potencia de mordida sin igual, este animal fue sin duda uno de los depredadores alfa de los ecosistemas marinos.

Al estar situado en la cumbre de las pirámides tróficas, el megalodón era capaz de consumir una gran variedad de presas. Estaba principalmente especializado en mamíferos marinos de gran tamaño como ballenas, cachalotes o rorcuales. Por ejemplo, hay pruebas fósiles de su depredación sobre Piscobalaena, un cetáceo ancestral.

Este tiburón gigante también se alimentaba de muchos otros animales como focas, sirenios, delfines y tortugas marinas. Además, otra de las curiosidades del megalodón es que su dieta variaba dependiendo de la edad y de la zona del planeta.

5. ¿Dónde vivió este tiburón?

El megalodón tenía una distribución cosmopolita. Esto quiere decir que, aunque tenía preferencia por aguas tropicales o templadas, estaba presente en todos los océanos del planeta. Esto podría deberse a su gran éxito como depredador.

A lo largo de su vida, los megalodones podían establecerse en multitud de hábitats acuáticos. Mientras que los adultos ocupaban principalmente aguas profundas lejos de las costas debido a su gran tamaño, los jóvenes podían residir en áreas costeras, golfos o litorales.

6. ¿Cuándo vivió este tiburón?

O. megalodon mantuvo su dominio sobre los mares durante un extensísimo periodo de tiempo. En concreto, existió desde hace 23 millones de años hasta hace 3 millones de años, aproximadamente. En términos geológicos, este periodo ocupa desde el Mioceno hasta el Plioceno.

Por lo tanto, estos condrictios no coincidieron temporalmente con los humanos, que aparecieron millones de años más tarde. Tampoco compartieron hábitat con otras criaturas increíbles como los dinosaurios no avianos, que desaparecieron millones de años antes de que los megalodones comenzasen a surcar los mares.

Una reconstrucción de un megalodón.

El megalodón es una realidad pasada

Al contrario de lo que indican ciertas teorías conspiratorias modernas, Otodus megalodon está definitivamente extinto. Existen numerosas causas documentadas para su declive, desde cambio climático a competencia con depredadores más eficaces —como los antepasados del tiburón blanco actual—.

Estas teorías han sido promovidas por documentales falsos y películas de Hollywood —entre otros— y constituyen un ejemplo claro de la importancia del pensamiento crítico y el contraste de información con fuentes rigurosas y científicas.

  • https://www.sciencedaily.com/releases/2019/02/190213081637.htm
  • https://www.nationalgeographic.com.es/naturaleza/desvelan-verdadero-tamano-tiburon-megalodon_15887
  • https://www.abc.es/ciencia/abci-quien-acabo-megalodon-mayor-tiburon-todos-tiempos-201902131454_noticia.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F
  • https://www.livescience.com/63361-megalodon-facts.html
  • https://oceanconservancy.org/blog/2020/08/24/7-mega-wild-facts-megalodon/
  • https://www.aquarium.co.za/blog/entry/megalodon-largest-shark-ever-facts-myth-truth-is-it-alive-extinct
  • https://blogs.scientificamerican.com/tetrapod-zoology/cryptozoologicon-megalodon-teaser/
  • https://www.nationalgeographic.com/science/article/prehistoric-great-white-shark-had-strongest-bite-in-history