6 consejos para la llegada de los cachorros

Yamila · 5 septiembre, 2018
Algunas de las claves ante la llegada de los cachorros son relativas a su curiosidad, la socialización y la alimentación, así como su aprendizaje para hacer sus necesidades en el lugar correcto

Adoptar una mascota es algo realmente maravilloso. En la mayoría de los casos los llevamos a casa cuando son pequeños y los primeros días pueden ser algo caóticos. En este artículo te daremos algunos consejos para la llegada de los cachorros.

La llegada de los cachorros, qué hacer y qué no hacer

Los cachorros son realmente adorables, tiernos y sacan lo mejor de nosotros, pero también pueden ser algo complicados durante los primeros compases de su vida. Debemos enseñarles muchas cosas y, además, tienen que adaptarse a su nuevo hogar.

La llegada de los cachorros es un momento de mucha alegría, un antes y un después en nuestra vida, aunque es cierto que en ocasiones puede tornarse una ‘pesadilla’ si no sabemos bien qué hacer con ellos. Presta atención a estos consejos:

1. Deja que olfatee todo

Lo primero que hará el perro al llegar a su nueva casa será inspeccionar… Husmeará en cada rincón y se introducirá en sitios donde a veces ni podrá salir solo. Debes permitir que olfatee y conozca los espacios del hogar, incluso aquellos ambientes que tiene vedado el ingreso, como nuestra habitación.

2. Permite la socialización

Es cierto que los cachorros pueden ser algo vulnerables a enfermedades hasta los cuatro meses de vida y, por ello, los veterinarios no recomiendan que salgan a la calle. Eso sí, una vez atravesada esta etapa es fundamental que tomen contacto con otros animales domésticos.

En el caso de que haya mascotas en casa antes de la llegada de los cachorros, debemos permitir que se conozcan desde el primer momento. ¿Cómo? Haciendo las presentaciones pertinentes.

Cachorros

Esto significa colocarlos uno frente al otro contigo cerca, lo suficiente como para evitar posibles peleas. Tal vez haya varios intentos antes de que se vuelvan amigos: todo depende de la personalidad de cada animal, pero no dejes de hacerlo para que se lleven bien desde el principio.

3. Ofrécele un espacio personal

Esto quiere decir que cuando llevas un perro o un gato a casa debe tener su propia cama o algo que pueda considerar como ‘propio’. Determina en qué sector dormirá, dónde comerá, etc. También te recomendamos que le recibas con algún juguete, así se dará cuenta que está en un lugar agradable y divertido.

4. Ten cuidado con la separación traumática

En la mayoría de los casos, los cachorros han estado toda su corta vida en compañía de su madre y algunos hermanos. Es probable que hasta unas horas atrás durmieran recibiendo el calor de su familia perruna. Sin embargo, ahora que han sido adoptados por seres humanos, estos tendrán que ofrecerles condiciones similares para su descanso y bienestar.

Esto no quiere decir que tengas la obligación de llevarle a que duerma contigo en la cama, ni que te quedes a su lado todo el día, pero sí que le ofrezcas un colchón cómodo, una manta para arroparle y algo de compañía hasta que se acostumbre a su nuevo hogar.

Algunas personas deciden adoptar una mascota cuando están de vacaciones en el trabajo o en la universidad, pues así pueden pasar más tiempo con ella. Poco a poco se ausentan de la casa para que el animal no los eche tanto de menos.

5. Aliméntalo según sus requerimientos

El veterinario te indicará cuántas veces al día y las raciones de pienso que debe recibir el cachorro. Lo habitual es que se alimenten en cuatro ocasiones diarias y, por supuesto, que nunca le falte el agua fresca.

Aprendizaje de un cachorro

6. Enséñale a hacer sus necesidades

Podría decirse que esto es lo más complicado con la llegada de los cachorros, ya que es probable que hasta el momento orinaran y defecaran en cualquier sitio o muy cerca de donde estaba su madre.

Ya que al principio no puedes sacarle a la calle, tendrás que determinar un sitio ‘permitido’ donde pueda hacer sus necesidades y enseñarle a respetarlo. Puede ser el baño, el lavadero, el balcón o el patio.

Una buena técnica para que solo use esos ‘sanitarios’ es la siguiente: levanta los excrementos con una bolsa plástica y llévalos hasta el sitio elegido. Así sabrá que ese es el lugar adecuado. Para la orina puedes colocar papel de periódico que absorba. No te olvides de limpiar bien la zona vedada para quitar el olor y evitar que regrese allí la próxima vez que quiera ‘ir al baño’.

Ten en cuenta que los primeros días no cumplirá con todas las normas. Debes tener mucha paciencia y enseñarle con severidad y al mismo tiempo con amor. Recuerda que no hace nada a propósito y que está aprendiendo a vivir. Una vez que se acostumbre, todo será más sencillo.

Koscinczuk, P., Alabarcez, N. M., Cainzos, R. P., & Londra, M. (2014). EVALUACIÓN DE LA CONDUCTA DE CACHORROS DURANTE LA PRIMERA CONSULTA CLÍNICA: ESTUDIO PILOTO EN LA CIUDAD DE CORRIENTES, ARGENTINA. Revista de La Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia. https://doi.org/10.15446/rfmvz.v61n1.43880