5 cosas que los cachorros aún no saben hacer

Laura Huelin · 29 agosto, 2018
Los cachorros aún no saben hacer cosas que los ejemplares adultos hacen por sí mismos, de ahí que haya que armarse de paciencia para educarle

Mucha gente, cuando quiere tener un perro, adopta un cachorro. Son divertidos, son adorables y muy sociables. Sin embargo, hay cosas que los cachorros aún no saben hacer. Tenlas en cuenta para poder educarlo a su ritmo.

Cosas que los cachorros aún no saben hacer

Los cachorros de perro son adorables, son suaves y son muy activos. Mucha gente, cuando quiere incorporar un perro a su familia, se decanta por un cachorro. Sin embargo, un perro tan joven todavía no atiende a órdenes y hay que enseñarle todo: desde dormir sin molestar a sentarse.

Pero no solamente el cachorro no entiende órdenes aún. Hay ciertas habilidades que todavía no ha aprendido porque es demasiado joven. Por eso, si quieres empezar su educación, debes tener en cuenta estas cosas que el cachorro aún no sabe hacer.

1. Quedarse solo

Hasta que el perro llegó a tu casa había estado siempre acompañado, por su madre o por sus hermanos. Llegar a una casa extraña y quedarse solo puede ser algo que todavía no esté preparado para afrontar.

Quedarse solo es más que salir de casa para trabajar y que el perro se quede en casa esperando horas a que vuelvas. También es quedarse solo en una habitación durante un rato, y también es pasar la noche. Mucha gente encierra a los cachorros durante la noche, pero puede ser una situación que todavía no pueden controlar.

Dejar solo a un cachorro

Los cachorros aprenden a quedarse solos con la edad. A medida que crecen, son un poco más independientes y quieren explorar sin estar pegados a su familia humana. También podemos enseñarles a quedarse solos haciendo breves salidas de casa o incitándoles a jugar en una habitación vacía, pero este aprendizaje debe hacerse poco a poco.

2. Controlar la fuerza de la mordida

Los cachorros todavía no son capaces de controlar su fuerza, y muchos no son conscientes de que con sus dientecitos pueden hacer daño. Además, exploran el mundo gracias a su boca, por lo que durante un tiempo jugarán con nosotros y con los objetos hasta hacernos daño o destrozarlo todo.

Normalmente, aprenden rápido a controlar su fuerza: lo hacen jugando con sus hermanos o con otros cachorros. Practican entre ellos a morderse y prueban dónde está el límite aceptable para morder. Si tu cachorro no ha aprendido a hacerlo con otros cachorros, lo irá aprendiendo poco a poco.

Perro muerde jugando

Dale juguetes para morder sabiendo que los va a destrozar: aprenderá a no romperlo todo con la práctica. Si además quiere jugar contigo, detén el juego cuando vaya a hacerte daño: verá que con esos modales no puede seguir jugando. Pronto aprenderá a controlarse.

3. No sobreexcitarse

Así como los perros adultos suelen ser perezosos, y cuanto más mayores se hacen más aprecian la tranquilidad, los cachorros de momento no saben negarse a la excitación. En una casa excitada o con muchas molestias, como el volumen de la televisión alta, visitas o niños jugando, un perro adulto será capaz de decidir cuándo se está excitando demasiado y se irá a relajarse.

Es otra de las cosas que los cachorros aún no saben hacer: les gusta la emoción, la excitación y el ruido, y no saben ponerle fin. De esta manera, si tú no controlas cuándo el perrito ha tenido suficientes emociones por un día, terminarás con un cachorro sobreexcitado incapaz de relajarse o de descansar.

4. Concentrarse

Cuando tenemos un cachorro nuevo estamos deseando enseñarle órdenes: sentarse, dar la pata, rodar o traer cosas. Sin embargo, quizás el cachorro todavía no esté preparado para aprender: concentrarse y atender a lo que le queremos enseñar implica un esfuerzo.

El cerebro de los cachorros todavía no está preparado para concentrarse en una misma tarea más que un par de minutos. Les resulta fisiológicamente imposible: a partir de los cinco meses deberían poder concentrarse lo suficiente para aprender órdenes sencillas. Antes de ese tiempo quizás su entrenamiento no dé resultado.

5. Controlar los esfínteres

Cuando el veterinario termine con el calendario de vacunas, y te dé permiso para sacar al cachorro a la calle, querrás que tu perrito haga sus necesidades fuera de casa. Sin embargo, aunque los dos le echéis mucha voluntad, él todavía puede que no esté preparado para controlar a la perfección sus esfínteres.

Por supuesto, puedes empezar a enseñarle a hacer sus necesidades en la calle, pero esta habilidad no se adquiere de un día a otro: necesitarás unas cuantas semanas y algo de paciencia para que consiga dominar sus esfínteres.

Cuando traemos un nuevo cachorro a casa estamos deseosos de enseñarle cosas y convertirlo en un perro ‘perfecto’. Sin embargo, debemos tener en cuenta que hay cosas que los cachorros aún no saben hacer, porque su cuerpo es tan joven que no está preparado. Con un poco de paciencia y tiempo, cumpliréis vuestras metas.