4 reptiles que están prohibidos como mascotas y no lo sabías

19 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Cada año, más especies entran a la lista de especie exóticas invasoras debido a su mal manejo y a la liberación intencionada en el medio. Esto hace que muchos animales que antes estaban permitidos, ahora no lo estén.

Las mascotas exóticas son un gran reclamo para aquellas personas alérgicas a los perros o gatos, incluso para sujetos con ciertas fobias. Los reptiles son algunos de los seres vivos más comunes para tener en casa, ya que cada vez están más extendidos en el mercado de animales exóticos. Sin embargo, algunos están prohibidos como mascotas.

El hecho de que no estén legalmente permitidos puede derivar de distintas causas. Por ejemplo, la peligrosidad de su tenencia por ser considerados animales potencialmente peligrosos, la posibilidad de convertirse en una especie invasora o el hecho de que estén totalmente protegidos en su lugar de origen, al estar la especie amenazada. Te mostramos 4 ejemplos.

1. Serpientes del maíz

Las serpientes del maíz (Pantherophis guttatus) provienen de la costa este de los Estados Unidos. En los últimos años, su tenencia se ha popularizado exponencialmente en muchos países europeos por la facilidad de sus cuidados.

En la actualidad, la prohibición de su tenencia está regulada a nivel estatal, por lo que ciertos países aún no se han decantado por prohibirlas. No obstante, la Unión Europea se encuentra en la labor de redactar un decreto que las prohíba totalmente. A su vez, se está buscando una forma de eliminarlas de la naturaleza.

Las serpientes del maíz llegaron a Europa a través del comercio de mascotas. Su liberación intencionada, así como escapes, han provocado que la especie se establezca en el medio natural.

Estos animales depredarán cualquier ave o micromamífero que encuentren a su paso. Son serpientes diurnas y capaces de establecerse en cualquier medio. Una vez llegan a la naturaleza, su control o exterminio es muy complicado. A pesar de no ser venenosas, la mordedura de estos ofidios es dolorosa, así como la notoria alarma social que pueden crear.

Una serpiente del maíz sobre un fondo blanco.

2. Las grandes constrictoras

Las boas constrictor y pitones son otros de los reptiles que están prohibidos mantener como mascotas. La principal razón de ello es que estos animales alcanzan un tamaño tan grande que pueden llegar a suponer un grave peligro para las vidas humanas.

Debido también a este gran tamaño, no es ético mantener a estos reptiles dentro de un terrario. Cuando una serpiente de algunas de estas especies tiene 3 o 4 metros de longitud, debería estar estabulada en una instalación de las dimensiones de una habitación completa.

Del mismo modo que estas grandes serpientes están prohibidas por su potencial peligrosidad para los humanos, ocurre lo mismo con las serpientes venenosas como las cobras, serpientes de cascabel o las corales.

Una pitón bola sobre un fondo blanco, son reptiles prohibidos como mascotas.

3. Galápago americano o de Florida: los reptiles más famosos prohibidos como mascotas

Puede que este haya sido uno de los animales más populares como mascotas para niños en las últimas décadas. El galápago de Florida (Trachemy scripta) es uno de los animales invasores más problemáticos y que más especies de tortugas locales ha desplazado.

Estas tortugas tienen un gran apetito, se reproducen fácilmente y son capaces de sobrevivir al invierno sin ninguna dificultad. Hasta su total prohibición, eran regaladas a los niños para que las tuvieran como mascota, sin saber que estos animales alcanzan un tamaño de más de 30 centímetros fácilmente.

Entonces, son entregadas a centros de recuperación de especies donde son, normalmente, eutanasiadas de forma sistemática por la prohibición legal de mantenerlas.

La tortuga de orejas rojas es uno de los reptiles prohibidos.

4. Iguana verde

Las iguanas verdes (Iguana iguana) son compradas cuando son jóvenes y su longitud total no supera los 30 centímetros. En estos momentos no resultan peligrosas. Aun así, su mantenimiento en cautividad es muy complicado debido a los problemas que aparecen debido al incorrecto uso de las lámparas UV.

Los ejemplares adultos de iguana verde son otra historia. Pueden llegar a medir 2 metros de longitud y su cola actúa como un látigo que puede causar graves heridas. Por otro lado, aunque su mordedura no sea mortal, las mandíbulas son tan fuertes que podrían llegar a arrancar un dedo humano.

La iguana verde es uno de los reptiles prohibidos como mascotas.

Consecuencias de tener reptiles prohibidos como mascotas

Tener reptiles que están prohibidos por ley como mascotas puede llegar a tener consecuencias graves, tanto para el tutor como para el animal. Si una persona es denunciada por la tenencia, el animal es confiscado y pasará sus días en un centro de recuperación, hasta que un juez determine su destino: la eutanasia

Por otro lado, el tutor deberá pagar una multa que puede llegar a ascender a varios miles de euros e incluso penas de cárcel según el caso, ya que en algunas ocasiones podría ser juzgado por tráfico ilegal de especies.

Por último, los veterinarios de especies exóticas tienen prohibido atender a especies catalogadas como invasoras o prohibidas. Según la ley de distintos países, el especialista deberá poner en conocimiento a las autoridades en caso de que uno de estos animales acuda a la clínica y, probablemente, realizar la eutanasia.