Zarigüeya embarazada se aferra a su rescatista y no deja de abrazarla

La historia de esta zarigüeya embarazada es una muestra del buen corazón que tienen los animales y de la confianza que aún depositan en las personas.

Escrito por Genesis Romero

Última actualización: 06 diciembre, 2021

Una mujer viajaba en su auto cuando se encontró con una zarigüeya embarazada en el medio del camino. El hecho ocurrió en Fort Worth, Texas, y tuvo un final tan sorprendente que es una historia que merece ser contada.

Son muchos los casos que se dan a conocer sobre animales silvestres rescatados en regiones como esta. Conoce cómo sucedió este inesperado evento y el procedimiento que se llevó a cabo para salvarla. Nunca se sabe cuándo nos podríamos encontrar en una situación similar.

Injusta situación de una zarigüeya embarazada

Judy Obregón era la mujer que se encontraba conduciendo cuando se cruzó con este pequeño y tierno animal. De inmediato, notó que no se encontraba en buen estado y pidió ayuda.

Judy es fundadora de “Saving Animals in Danger”, donde precisamente se encargan del rescate animal, específicamente a perros que son sometidos a peleas en la ciudad. Sin embargo, en esta ocasión le pidió ayuda a una persona experta en la vida salvaje: Tabatha.

Mientras esta rescatista acudía al llamado para ponerse en acción, Obregón ayudaba al animal a trasladarse a la orilla de la carretera. Lo único que se sabía inicialmente era que la zarigüeya embarazada estaba herida. Apenas podía hacer intentos para levantar la cabeza y se esforzaba por caminar.

“Ella no es solo una zarigüeya, es un animal que Dios creó, un alma que merece respeto como todos los animales deberían hacerlo”.
-Judy Obregón-

Cuando Tabatha llegó al lugar, descubrió que la zarigüeya embarazada tenía una lesión, producto del impacto de una pistola de aire comprimido. Además, tenía seis crías en la bolsa. Durante la atención que le brindaron, el mamífero marsupial nunca intentó atacarlas ni morderlas.

Por el contrario, se aferró a Judy desde el primer momento, como si se tratara de un auténtico abrazo de agradecimiento por ser atendida tras su sufrimiento. “No intentó morderme ni una vez, sabe que estoy aquí para ayudarle, no para hacerle daño”, dijo Tabatha en relación a esto.

Todos podemos poner a salvo a un animal

De la mano de rescatistas y expertos en el área, siempre es posible colaborar para garantizar el bienestar de los animales. En el caso de Tabatha, ella se dedica a ayudar a animales salvajes como ardillas, mapaches y zarigüeyas. Y es que en ocasiones recibe a estas especies, revisa el estado de salud en el que se encuentran y luego los lleva a su hábitat natural.

En esta ocasión, la zarigüeya embarazada estuvo en observación durante varios días y, finalmente, le dieron de alta para ser liberada en una zona extensa y segura para ella. Además, le pusieron el nombre de “Ángel”.

De esta forma, la historia de Ángel tuvo un final feliz. Le garantizaron vivir en una propiedad que contaba con un estanque y un lago, en donde no habría amenazas para su vida.

“Ignorar el sufrimiento de un animal no es una opción y nunca debería serlo”.
-Judy Obregón-

El relato de este animal nos demuestra las ganas de vivir que tenía y la nobleza de su corazón al dejarse ayudar. Ningún animal merece atravesar por este tipo de situaciones como consecuencia del maltrato y cruel pasatiempo de los demás. Respetar la vida animal es parte de construir un mejor mundo.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
Una gran misión: salvó a miles de perritos de la eutanasia

Un hombre salvó a miles de perritos de la eutanasia y su iniciativa tuvo tanta fuerza que ha servido para incentivar a otros.



  • Arcangeli, J. (2014). Manejo de crías de zarigüeya (Didelphis virginiana) en cautiverio. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 15(9), 1-13.
  • Rueda, M. C., Ramírez, G. F., & Osorio, J. H. (2013). Aproximación a la biología de la zarigüeya común (Didelphismarsupialis). Boletín Científico. Centro de Museos. Museo de Historia Natural, 17(2), 141-153.