Vómitos agudos en gatos: causas y soluciones

3 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
Es uno de los síntomas más comunes y también uno de los más frecuentes en urgencias veterinarias: te contamos todo sobre los vómitos agudos en gatos.

Existen ciertos comportamientos o síntomas anómalos que, como en el caso de los gatos, no tienen por qué estar relacionados con un riesgo grave para su salud. Aun así, los vómitos agudos en gatos deben vigilarse si empiezan a producirse de manera muy frecuente. En este artículo te damos más información sobre sus posibles causas y soluciones.

¿Por qué vomitan los gatos?

Antes de nada, hay que puntualizar que el hecho de que nuestro gato vomite es relativamente normal. Forma parte de procesos como la expulsión de bolas de pelo, por ejemplo. Pero si observamos que los vómitos empiezan a ser recurrentes o que ocurren después de ciertos procesos –como después de comer– debemos estar atentos y, si es necesario, acudir al veterinario.

Allí podrán darnos un diagnóstico más detallado de las posibles causas, aunque si hemos estado observando en qué tipo de situaciones se produce el vómito agudo en gatos, el tratamiento será más fácil de aplicar. Existen varios escenarios posibles que desencadenan el vómito, y vamos a listarte los más habituales:

Tu gato come inadecuadamente

Como sabemos, una alimentación balanceada y adecuada a cada animal es sinónimo de salud. Por eso, una dieta a base de productos que no son los más adecuados para él –como subproductos del pienso difíciles de digerir– le provocará malestar estomacal y dificultad para digerir los alimentos, y acabará vomitando.

Gato vomitando

Una mala alimentación también puede ser debida a que nuestro gato es alérgico o tiene algún tipo de intolerancia alimentaria. Si desconocemos el origen de esta intolerancia, y continuamos dándole el mismo tipo de alimento, su cuerpo no será capaz de procesarlo y lo rechazará.

Come demasiado, y rápido

Si tu mascota tiene el hábito de comer en exceso, lo más probable es que el vómito agudo acabe apareciendo. El proceso de ingesta y digestión en gatos es distinto al nuestro y, por lo tanto, un exceso tanto de cantidad como de velocidad de ingesta de la comida va a provocar que el sistema digestivo se sobrecargue, lo que impedirá que el alimento se digiera como es debido.

Enfermedades relacionadas con vómitos agudos

Existen ciertas situaciones inusuales cotidianas que pueden estar ocultando trastornos digestivos en nuestro felino. Los vómitos agudos son un ejemplo, ya que se encuentran entre los síntomas de enfermedades como la gastritis aguda.

En el caso de esta última, el origen de este trastorno puede ser múltiple: una mala digestión o la ingesta de alguna sustancia tóxica, por ejemplo. Y entre los síntomas más comunes de la gastritis aparecerán los vómitos agudos.

Gato devolviendo

Otras causas subyacentes del vómito pueden ser:

Soluciones a los vómitos agudos en gatos

Lo más importante es identificar el origen de los vómitos agudos, si es posible. En el caso de que esté relacionado con la alimentación, lo más importante es cambiar a una dieta adecuada que le proporcione los nutrientes que necesita y sea fácilmente digerible.

Si tu gato come demasiado rápido, una buena solución es espaciar las tomas de comida. Puedes dejar el bol de comida durante un tiempo determinado y vigilar que mastica lentamente. Pasado ese tiempo, retira el bol para evitar que se atiborre. Otra idea es fraccionar la comida en porciones más pequeñas.

En el caso de que los vómitos agudos puedan estar relacionados con enfermedades más graves es imprescindible que acudas al veterinario con urgencia. Si es posible, llevar una muestra del vómito ayudará al veterinario a identificar una posible causa, lo que acelerará el diagnóstico y el tratamiento que haya que seguir.

  • Hernández, C. A. (2010). Emergencias gastrointestinales en perros y gatos. Revista CES Medicina Veterinaria y Zootecnia5(2), 69-85
  • Zeinsteger, P. A., & Gurni, A. A. (2004). Plantas tóxicas que afectan el aparato digestivo de caninos y felinos. Revista Veterinaria15(1), 35-44.