Los gatos también pueden contraer alergias

26 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Los gatos también pueden contraer alergias, uno de los síntomas más evidentes es el picor constante.

Las alergias son reacciones del sistema inmune a sustancias que por sí solas no provocan un daño en el organismo. Las alergias más comunes son al polen, ciertos alimentos, ácaros del polvo, moho, picaduras de insectos… Nuestros amigos los gatos también pueden contraer alergias: aquí te enseñamos unos cuantos signos para detectarlas.

Las alergias pueden presentarse a cualquier edad: la genética y el medio ambiente tienen un papel importante en el desarrollo de las alergias.

Alergias alimentarias en gatos

Normalmente, las alergias alimentarias son a ciertas proteínas presentes en la carne, el pescado o los lácteos. Para detectar una alergia alimentaria existen pruebas que podemos consultar con nuestro veterinario; también existen dietas de eliminación para detectar qué alimento le sienta mal a nuestro gato y retirarlo de su dieta.

Los síntomas de las alergias alimentarias suelen ir asociados a problemas de piel, tales como picor y rojeces, así como problemas intestinales como vómitos y diarrea.

Gato se rasca

Los gatos también pueden contraer alergias de piel

Los trastornos cutáneos en gatos pueden deberse a parásitos (ácaros, pulgas y garrapatas), infecciones, hongos, enfermedades de la piel o alergias. El picor es el síntoma más habitual en todas ellas; el gato puede llegar a hacerse heridas en la piel al rascarse constantemente para aliviar el picor que le provoca. Otros síntomas son:

  • Enrojecimiento de la piel.
  • Piel seca o escamosal.
  • Zonas sin pelo. La pérdida de pelo por un lamido excesivo es muy frecuente en las alergias de piel, provocado por el picor que sufre el animal.
  • Lesiones. Las heridas y costras también son habituales en las alergias que afectan a la piel y el pelo. Un exceso de rascado puede provocar úlceras en la piel; es común verlo en la zona facial y el cuello.
  • Piel inflamada.
  • Estornudos.
  • Tos.
  • Secreción ocular.
  • Descarga nasal.
  • Infecciones cutáneas. Las alergias en gatos pueden complicarse por infecciones secundarias en las zonas de piel lesionada.
Alergia en los gatos

Si observamos uno o más de estos síntomas, debemos consultarlo con el veterinario, pues podría ser una alergia, estrés o formar parte de una enfermedad que presente los mismos síntomas.

El complejo granuloma eosinofílico

El complejo granuloma eosinofílico es un término que engloba un grupo de lesiones en la piel y la boca del gato provocadas por las alergias. En este complejo se incluyen tres formas, que son las placas eosinofílicas, úlceras indolentes y granuloma:

  • Las placas eosinofílicas son zonas alopecicas, de color rosa brillante, que suelen encontrarse en el abdomen o el muslo y suelen ser muy pruriginosas con el tiempo, es decir, provocan mucho picor.
  • Las úlceras no suelen ser dolorosas y aparecen en el labio del gato.
  • El granuloma puede aparecer como pequeñas inflamaciones en la barbilla, labio inferior y almohadillas del felino.

¿Cómo tratar una alergia?

La mejor forma de tratar una alergia en gatos es retirando al alérgeno del entorno, que es lo que provoca la alergia. Pero muchas veces no es posible eliminar su presencia por completo y algunos gatos pueden llegar a padecer problemas respiratorios. En estos casos el veterinario puede recetar algún medicamento para aliviar los síntomas.

Unas buenas pautas de higiene en las pertenencias de nuestro felino, como camas y juguetes, así como una buena alimentación, son las mejores formas de prevención de los signos de la alergia.

El asma felino

El asma felino engloba enfermedades que afectan a las vías bajas del sistema respiratorio, de los bronquiolos hasta los pulmones. Consiste en un proceso inflamatorio que obstruye las vías respiratorias y dificulta el paso de aire, y también está provocado por factores ambientales como la contaminación, el humo del tabaco, moho, ácaros del polvo, aerosoles…

Los gatos siameses son unas de las razas más afectadas. Además, resulta que estos gatos también pueden contraer alergias.

La tos es otro de los síntomas que coinciden con las alergias, pero lo más llamativo de esta enfermedad es la dificultad para respirar.

  • Purina. Alergia en gatos.
  • Hillspet. Sensibilidad alimentaria y cuidado de la piel.
  • Ateuves. Presentaciones clínicas de la alergia felina.